Volvo

La hibridación ligera llega a los Volvo XC60 y XC90

Ambos reciben variantes MHEV diésel y gasolina y el XC90 abandona la combustión tradicional.

Volvo XC60.
Volvo XC60. | VOLVO
@alexsoler66

Apenas unos días después de la presentación del XC40 Recharge, su primer coche eléctrico, Volvo suma nuevas versiones electrificadas a la gama de los SUV XC60 y XC90 con sistemas de hibridación ligera de 48 voltios. Estos vehículos, conocidos como 'Myld-hybrid' o MHEV, se valen de un sistema eléctrico de 48 voltios para asistir al motor de combustión en algunas funciones y así reducir ligeramente sus emisiones y su consumo. Con todo, estos MHEV poseen la etiqueta 'ECO' de la DGT.

En Volvo, las versiones MHEV de sus coches se llamarán 'B' (procedente de 'Battery') y, en el caso del XC60 y del XC90, estarán disponibles con mecánicas tanto diésel como gasolina. En el caso del más grande, con la introducción de estas motorizaciones abandona la combustión tradicional, apostando solo por mecánicas MHEV o PHEV (híbridos enchufables).

Volvo XC60

En el caso del SUV mediano de la firma sueca, las variantes de acceso a su gama seguirán siendo motores de combustión. No obstante, a partir de 52.160 euros, el XC60 ofrecerá sus tres versiones 'B' en tres de sus cuatro acabados, ya que el acabado Polestar Engineered monta un motor híbrido enchufable de altas prestaciones.

Entre las opciones 'B' habrá dos diésel y una gasolina. Las opciones diésel pasan por la variante 'B4 diésel', que monta un motor diésel de 197 CV y un pequeño motor eléctrico de 10 kW (14 CV) para un total de 211 CV y un consumo declarado de 5,4 litros cada 100 kilómetros; y por la 'B5 diésel', con un motor diésel de 2.0 litros y 235 CV y el mismo propulsor eléctrico que el 'B4' para un total de 249 CV y el mismo consumo homologado que su hermano menos potente. Las emisiones de ambos motores son de 142 gramos por kilómetro de CO2.

La versión gasolina, 'B5 gasolina', combinará un motor de gasolina de 2.0 litros y 250 CV con el mismo propulsor eléctrico que los diésel para un total de 264 CV de potencia, que declarará un consumo de 7 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de 160 gramos de CO2 por kilómetro. Las tres mecánicas se asociarán a una caja de cambios automática de ocho relaciones y tendrán tracción total. Su horquilla de precios pasará desde los 52.160 euros hasta los 62.176 euros.

Volvo XC90

En el caso del SUV grande, Volvo ha optado por agarrar sus motores gasolina y diésel más potentes y combinarlos con el motor eléctrico de 14 CV para crear, de nuevo, las versiones 'B5 gasolina' y 'B5 diésel'. En este caso, sin embargo, la marca sueca ha eliminado la versión diésel menos potente para ofrecer el XC90 solo con mecánicas híbridas sumando las dos variantes 'B' y la 'T8 Twin' (híbrida enchufable) de 390 CV en total.

En ese sentido, el XC90 'B5 gasolina' entregará un total de 264 CV a partir de un motor de gasolina de 2.0 litros y 250 CV y el sistema eléctrico de 14 CV y el 'B5 diésel' ofrecerá 249 CV a través del propulsor diésel de 2.0 litros y 235 CV y el motor eléctrico de 14. De nuevo, la transmisión automática de ocho relaciones y la tracción total serán la norma. Sus precios oscilarán entre los 68.650 euros y los 78.169 euros. La versión híbrida enchufable arranca en los 86.058 euros.