Historia

Opel

Estos son los prototipos más destacados de la historia de Opel

Con motivo de su 120 aniversario, repasamos sus aportaciones más importantes a la historia de la automoción.

Varios de los prototipos de Opel.
Varios de los prototipos de Opel. | OPEL

Claudia Rubio

Desde que en 1965 se presentó en el Salón de Frankfurt el pionero Opel Experimental GT, la firma alemana ha logrado posicionarse como una gran creadora de concept cars. A lo largo de los años, Opel ha ido presentando decenas de modelos únicos, unos ejercicios de estilo sobre las ideas más innovadoras y futuristas de sus ingenieros y diseñadores, que han conseguido marcar las pautas de la época y anticipar las tendencias para el futuro de la automoción.

Durante los años 60 y 70 del pasado siglo, los prototipos de Opel fueron elegantes y emocionales coupés. No obstante, con la llegada de la primera crisis del petróleo en 1973 y con el nacimiento de una consciencia por la protección medioambiental, los ingenieros y diseñadores de la compañía orientaron su creatividad a otras cuestiones menos glamurosas, como el consumo de combustible, la aerodinámica y la eficiencia del vehículo.

Con motivo del 120 aniversario de Opel, a continuación repasamos algunos de los prototipos más destacados de la firma alemana y sus aportaciones a la historia de la automoción.

1965: Opel Experimental GT

Este concept car fue diseñado por Erhard Schnell, responsable también del Corsa A y del exitoso Calibra. Tras su presentación en 1968, el Opel Experimental GT se convirtió en el primer concept car europeo en pasar a la producción en serie y en un modelo a imitar por la industria del automóvil.

Se trata de un biplaza que revolucionó el mundo de los coupés deportivos gracias a una serie de elementos estructurales y de diseño inusuales para la época como, por ejemplo, sus originales faros escamoteables, su ausencia de maletero trasero y su motor de 1,9 litros y 90 caballos de potencia capaz de alcanzar los 185 kilómetros por hora.

Sin embargo, fue su forma de botella la que convirtió al Opel Experimental GT en una leyenda de la automoción y en un objeto de deseo de todos los aficionados a los deportivos.

1969: Opel CD

Opel presentó este concept car basado en la tecnología del Opel Diplomat en 1969. Este prototipo llamó la atención por la espectacularidad de su diseño, creado por el equipo de Diseño de George Gallion.

El Opel CD ofrecía un panel de instrumentación y un juego de pedales capaces de acercarse al conductor por sí mismos, no como en el resto de coches, en los que el conductor tiene que encontrar la distancia más adecuada desplazando su asiento.

1975: Opel GT2

Los elementos más llamativos de este prototipo presentado en 1975 fueron su forma de cuña futurista, que le proporcionaba un desarrollo aerodinámico sobresaliente y sus puertas deslizantes con rieles ocultos. No obstante, lo realmente futurista del prototipo estaba en su interior, que escondía los asientos deportivos construidos con componentes individuales de plástico y espuma, un habitáculo modular intercambiable con pantallas digitales y un ordenador.

1981: Opel Tech 1

Este prototipo que se presentó en el Frankfurt Motor Show en 1981, dio mucho que hablar por lo avanzado que era. El Opel Tech 1 reflejaba la nueva preocupación por el medio ambiente a través de nuevas soluciones para las emisiones contaminantes, el ruido, el consumo de energía y la seguridad.

Los ingenieros de la marca lograron con el Opel Tech 1 un coeficiente aerodinámico de solo 0,235, lo que le permitió influir en los futuros Opel Kadett E de 1984, Opel Omega de 1986 e incluso en algunos modelos de otras marcas.

Lo más revolucionario de este modelo era su interior, puesto que permitía controlar todas las funciones del coche (menos los frenos, el acelerador y el embrague) a través de los instrumentos digitales y las teclas tácticas electrónicas situadas en torno al conductor.

1983: Opel Junior

El Opel Junior que se presentó en 1983 en el Frankfurt Motor Show medía 3,41 metros de longitud, incluía un habitáculo muy modulable y presentaba un diseño exterior arriesgado que no dejó a nadie indiferente. Este modelo ofrecía un sinfín de ideas inteligentes en su interior, como instrumentos fácilmente intercambiables, fundas en los asientos que podían convertirse en sacos de dormir y un sistema de navegación asombrosamente visionario.

1999: Opel G90 Concept

Con la aprobación en Europa de una nueva y estricta normativa de emisiones, los departamentos de ingeniería y diseño avanzado de Opel se pusieron a trabajar en el futuro coche compacto más limpio. El resultado llegó en 1999 con el Opel G90 Concept, cuyo nombre hacía referencia a sus emisiones de CO2, de tan solo 90 gramos por kilómetro. Esto fue posible gracias a la eficiencia de su compacto motor de gasolina de tres cilindros y a una carrocería en la que el peso reducido y la aerodinámica eran las principales características.

2001: Opel Frogster

Pasados dos años de la presentación del Opel Junior, la compañía alemana decidió desafiar otra vez las reglas de los coches pequeños convencionales con el nuevo Frogster. Entre sus innovadoras soluciones, llamaron mucho la atención su firme persiana eléctrica que servía de techo, sus cuatro asientos abatibles individualmente y su impresionante versatilidad, ya que pulsando un botón el conductor podía convertir el vehículo en un roadster, un descapotable o una pick-up.

2003: Opel Insignia

En el Salón de Frankfurt de 2003Opel presento un prototipo completamente nuevo de vehículo de lujo, con grandes dimensiones y un increíble motor que desarrollaba 344 caballos de potencia. El lenguaje de diseño de este concept car tuvo un impacto muy grande en los siguientes modelos de producción de la firma alemana, llegando a dar nombre a la nueva generación del modelo tope de gama de la marca a partir de 2008.

El Opel Insignia contaba con unas elegantes líneas de diseño progresivo y con ciertas innovaciones como la iluminación con tecnología LED, el sistema de suspensión hidro-neumático y el mecanismo tipo pantógrafo para las puertas correderas traseras.

2007: Opel Flextreme

Este prototipo de Opel fue todo un hito en el desarrollo de la propulsión eléctrica. El Opel Flextreme disponía de un motor 1.3 turbodiésel Ecotec que alimentaba el motor eléctrico encargado de mover el eje delantero, dotando al coche de una potencia de 120 kW y un par máximo de 320 Nm. No obstante, el Flextreme no se puede considerar un híbrido, puesto que su motor de combustión no estaba conectado con las ruedas del vehículo, sino que únicamente se dedicaba a producir electricidad para aumentar la autonomía del coche.

Este prototipo fue diseñado para emitir 40 gramos de CO2 por kilómetro. Por otro lado, su diseño frontal inspiró el del Opel Ampera, que fue lanzado al mercado en 2011 y elegido Coche del Año en Europa en 2012.

2011: Opel RAK

Este concept car se convirtió en el primer prototipo eléctrico biplaza de Opel. El RAK fue un vehículo experimental pensado para seducir a un público joven y urbano, por lo que presentaba un diseño muy atractivo. Su frontal también recuerda al Opel Ampera, aunque el resto del coche es funcional y futurista. Este prototipo contaba con una autonomía de unos 100 kilómetros y una velocidad máxima de 75 kilómetros por hora.

2013: Opel Monza

Para dar respuesta a la nueva movilidad urbana, los ingenieros y diseñadores de Opel decidieron en 2013 mostrar en el Salón de Frankfurt un increíble coupé con puertas ala de gaviota y un gran espacio interior para sus cuatro ocupantes. El prototipo Monza, denominado así en homenaje al coupé fabricado por la compañía alemana entre 1978 y 1986, medía 4,7 metros de carrocería, 1,31 metros de altura y pesaba 1.300 kilogramos. Además, equipaba lo último en tecnología: imágenes proyectadas en 3D y 18 proyectores LED que se mostraban en una pantalla multifuncional configurable y gobernable por órdenes táctiles y vocales. 

2016: Opel GT Concept

Este prototipo se convirtió en una nueva muestra de la fortaleza innovadora de Opel. Inspirado en el Opel GT de serie de la década de 1960, este concept car deportivo fue a la vez un modelo innovador y clásico. Se presentó en 2016 sin marcos en las puertas ni limpiaparabrisas y con unos nuevos botones ocupando el lugar de las manillas de las puertas, para la apertura eléctrica de las mismas. Asimismo, los retrovisores se sustituyeron por cámaras situadas en los pasos de rueda delanteros.

En cuanto al motor, situado en una posición delantera- central, era un tricilíndrico turboalimentado de un litro del nuevo Opel Astra, aunque en una versión de 145 caballos y 205 Nm, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo ocho segundos y a una velocidad máxima de 215 km/h.

2019: Opel GT X Experimental

Este concept car parte de una filosofía basada en los principales valores de Opel: alemán, accesible y emocionante. El Opel GT X Experimental es un SUV compacto completamente eléctrico de 4,06 metros y cinco puertas. El vehículo está impulsado por una batería compacta de ion-litio de 50 kWh de última generación con carga inductiva y con unas funciones de conducción autónoma de nivel.