BMW M850I XDRIVE

BMW presenta el nuevo Serie 8, una berlina deportiva y lujosa

BMW resucita el Serie 8 tras dos décadas para situarlo directamente en lo más alto de su oferta.

Nuevo BMW Serie 8.
Nuevo BMW Serie 8. | BMW
@alexsoler66

En mayo de 2017BMW presentó en Italia, en el Concorso d'Eleganza Villa d'Esteel prototipo con el que resucitaba el Serie 8, la berlina más grande y lujosa de la marca. Allí, la firma bávara sentó las bases de una nueva pauta de diseño para sus vehículos, un concepto que, como afirmó entonces Adrian van Hooydonk, jefe de diseño de BMW, era una reinterpretación fresca de sus rasgos icónicos de diseño.

El 15 de mayo de 2018, BMW adelantó que presentaría el Serie 8 definitivo, para producción, en Le Mans, antes de la prueba de resistencia más famosa del mundo, Las 24 Horas de Le Mans. Dicho y hecho. Los bávaros ya tienen un nuevo buque insignia, el nuevo Serie 8 vuelve tras casi dos décadas de ausencia para situarse en lo más alto de la oferta de BMW.

BMW M850I XDRIVE

El modelo presentado por BMW es el tope de gama, el M850i xDrive. Su diseño bebe directamente del concept presentado en el Concorso d'Eleganza Villa d'Este, con un capó muy largo, un trasero corto y unas líneas tan fluidas como musculadas, que le otorgan un carácter muy agresivo. Sus medidas son 4,84 metros de largo, 1,90 de ancho y 1,34 de alto, con una distancia entre ejes de 2,82 metros.

El frontal también sigue la línea del prototipo, con su tradicional parrilla, pero de dimensiones más grandes, y unas entradas de aire enormes para refrigerar el motor que esconde bajo el capó. Los grupos ópticos, tanto traseros como delanteros, adoptan una forma muy delgada y estilizada e incorporan tecnología LED con iluminación adaptativa. El sistema Selective Beam, con iluminación de hasta 600 metros, se podrá equipar como extra.

Su trasero es la culminación de este aire más musculoso y agresivo que la marca ha querido darle al coche, con dos salidas de escape enormes integradas en el gran difusor trasero. Contrastando con los faros traseros, muy finos, destaca un hueco de matrícula muy grande y un montón de líneas que terminan por esculpir una zaga que no dejará indiferente a nadie.

Todas las líneas y formas que conforman la silueta tienen una razón de ser y parten del trabajo aerodinámico que los ingenieros de BMW han hecho para conseguir la mayor carga posible. El vehículo, además, incorpora una sistema de control activo de las entradas de aire y sus conductos laterales para reducir la resistencia aerodinámica. Opcionalmente, se podrán añadir elementos en plástico reforzado con fibra de carbono, como las rejillas de las tomas de aire, el alerón trasero o el difusor delantero, entre otros.

UN INTERIOR MUY LUJOSO

Contrastando con el exterior, lleno de líneas y formas, el interior se muestra muy estilizado y bien proporcionado, con todos los elementos orientados hacia el conductor para una experiencia de conducción más segura y depurada. En el habitáculo destaca, de entrada, el cuadro de instrumentos totalmente digital gracias a una pantalla de 10,25 pulgadas personalizable. Además, en la consola central se añade otra pantalla más para el sistema de infoentretenimiento en la zona superior y los demás controles en la zona inferior. Opcionalmente, se podrá optar por una palanca de selector de marcha de cristal, aumentando el carácter lujoso de esta berlina.

En cuanto al apartado tecnológico, el Serie 8 equipará lo último disponible desarrollado por la marca bávara. Sistemas como el Driving Assistant Professional, control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop & Go, asistente de control de carril, información de distancia de seguridad y alerta por cambio involuntario de carril, entre otros muchos, ayudarán al conductor a ir seguro por la carretera. Destaca el nuevo Asistente de Marcha Atrás, que hará que el vehículo recorra una distancia en marcha atrás hecha previamente hacia delante hasta 80 metros. Su apuesta de conectividad nada tiene que envidiar a la tecnológica, ofreciendo la app BMW Connected Drive para Smartphone para arrancar el motor y decidir aspectos como la climatización desde el teléfono.

OFERTA MECÁNICA

El BMW M850i xDrive ofrecerá dos motores, uno de gasolina y uno diésel. El gasolina será un V8 de 4.4 litros y dos turbos situados entre los cilindros que desarrollará 530 CV de potencia y 750 Nm de par máximo. Este motor mandará toda su fuerza a las cuatro ruedas mediante una caja de cambios automática de ocho marchas y será capaz de hacer el 0 a 100 en solo 3,7 segundos. Con todo, su consumo medio será de 10,5 litros cada 100 kilómetros.

La contrapartida será su motor diésel, versión 840d xDrive Coupé, con un motor turbodiésel de 3.0 litros y seis cilindros que ofrecerá 320 CV y 680 Nm de par motor. Será capaz de realizar el 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y su consumo medio se situará entre 6,2 y 5,9 litros cada 100 kilómetros.