Adelantos

SALÓN DE PARÍS

Skoda presenta el Vision RS, un deportivo compacto que llegará en 2019

Combinará los 102 CV de un motor eléctrico con los 150 de bloque TSI de 1.5 litros.

Skoda Vision RS, presentado en el Salón de París.
Skoda Vision RS, presentado en el Salón de París. | SKODA
@xperezgimenez
@TelvaSV

El Salón de París arranca este jueves 4 de octubre y las marcas ya lo tienen preparado para mostrar sus novedades de cara al futuro próximo de sus propuestas. Skoda llega a la cita parisina con un nuevo prototipo, el Vision RS, del cual ha ido adelantando detalles antes del evento, como unos primeros bocetos y sus prestaciones.

Tras su presentación, Skoda muestra un compacto deportivo híbrido basado en la plataforma MQBA0 del Grupo Volkswagen que llegará en 2019 como modelo de producción para sustituir al Spaceback, un compacto situado entre el Fabia y el Octavia en su oferta. Como argumentos principales contará con un diseño atrevido y deportivo y un propulsor dinámico de 245 CV de potencia y unas emisiones contenidas de 33 g/km.

Propulsor PHEV

Skoda ha apostado por hacer que su prototipo deportivo sea un híbrido enchufable (PHEV) que combine un motor eléctrico de 102 CV con un bloque TSI de 1.5 litros y 150 CV. El motor eléctrico se alimentará de una batería de iones de litio de 13 kWh de capacidad que le permitirá, incluso, circular 70 kilómetros en modo 100% eléctrico. Además, el Vision RS ofrecerá dos modos de cargar su batería, mientras se conduce, utilizando el exceso de energía producido por el motor de combustión, y en un punto de carga o enchufe doméstico. Mediante un punto de carga, el vehículo tardará dos horas y media en cargarste totalmente.

Con todo, el Vision RS desarrollará 245 CV de potencia que le permitirán acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en  7,1 segundos y recuperar de 80 a 120 km/h en 8,9 segundos. Pese a sus notables prestaciones, su motorización PHEV le permitirá contener sus emisiones presentando una media de 33 gramos por kilómetro.

Color blanco y materiales veganos

El Vision RS se muestra como un compacto con un diseño deportivo donde abundaran elementos como la fibra de carbono en componentes como los retrovisores, las tomas de aire y el difusor trasero. Con una silueta atlética a partir de líneas rectas y marcadas, la firma checa afirma haber trabajado en la aerodinámica para reducir la resistencia del aire con modificaciones en elementos como los retrovisores, inspirados por sus modelos de competición, y sus llantas ligeras de 20 pulgadas. El compacto deportivo de Skoda medirá 4,35 metros de largo, 1,81 de ancho y 1,43 de alto. Su distancia entre ejes será de 2,65 metros y la capacidad de carga del maletero será de 430 litros, 15 más que el Spaceback, el modelo que sustituirá.

El habitáculo destacará por su minimalismo y sus materiales respetuosos con el medioambiente. En primer lugar, el conductor encontrará asientos deportivos en Alcántara utilizando una tapicería de carbono hecha al 100% con hilo de poliéster reciclado, siendo el primero de los muchos elementos del interior creados a partir de materiales sostenibles, como las alfombrillas, que son de tejido de carbono de Piñatex. Para realzar su carácter 'racing', se ha añadido un volante deportivo y, además, portará banderas checas en los refuerzos laterales de los asientos para conmemorar los 100 años de la fundación de Checoslovaquia, la república centroeuropea que se fundó en octubre de 1918 y se escindió de forma pacífica en la República Checa y Eslovaquia.

Como ya es habitual en los vehículos nuevos, no faltarán las últimas tecnologías en conectividad y seguridad. Skoda lo define como "el siguiente paso hacia el futuro digital, donde los conductores y los vehículos estarán comunicados vía Internet de forma permanente". Mientras la marca mantiene su sistema de infotainment Skoda Connect, añade Alexa, de Amazon, a sus servicios, aplicación con la que, desde casa, el conductor podrá saber cuánto combustible queda en el depósito, si las puertas estan bien cerradas o cuándo se debe ir a pasar una revisión. De momento, el servicio estará disponible en alemán e inglés, pero llegarán el francés y más adelante el español para el resto de clientes. El vehículo checo estará conectado a Internet a partir de la conexión que establezca con el Smartphone de su conductor mediante su puerto de carga inalámbrica.
.