TESLA

La guerra comercial provoca el desplome de Tesla

El valor de la firma ha caído más de 6.000 millones en una semana y los analistas no prevén que la situación mejore.

Tesla Model 3.
Tesla Model 3. | TESLA
@alexsoler66

Tesla está pasando por serias dificultades a raíz, entre otros problemas, de la reavivada guerra comercial entre China y Estados Unidos y de una nueva opinión negativa procedente de Consumer Reports, una revista dedicada a las pruebas de productos y orientada a la investigación y la educación pública que goza de gran prestigio.

Desde el pasado 16 de mayo, el valor de Tesla en la bolsa de Nueva York ha caído un 15,42%, lo que supone un valor de 35,13 dólares por título. De este modo, la caída de la firma durante la última semana ha sido de 6.209 millones de dólares. Con todo, sus acciones valen ahora 192,73 dólares, 186,84 dólares menos que el pasado 6 de agosto de 2018, el día de su máxima cotización del último año.

Cotización de Tesla de la última semana. | MOTOR

¿Por qué cae Tesla?

La guerra comercial entre Trump y Xi Jinping, presidente chino, ha llevado a las marcas que utilizan componentes del otro país o que venden en él, como es el caso de Tesla, a sufrir una subida del precio de dichos coches y componentes. Además, la marca de Elon Musk depende fuertemente del mercado chino, el más grande del mundo tanto para vehículos de combustión, como para eléctricos.

En ese sentido, para empeorar las cosas, Morgan Stanley revisó a principios de semana a la baja sus previsiones para el valor de las acciones de Tesla, asegurando que podrían hundirse hasta los 10 dólares, 182 menos que los actuales, algo que supondría dejar su valor en apenas 1.760 millones de dólares, una cifra muy lejana a los más de 34.000 millones actuales. El problema, en este caso, es principalmente la demanda. La compañía se marcó el objetivo de vender 360.000 unidades este año, pero analistas de Loup Ventures han declarado en la agencia Bloomberg que esperan que sean, como mucho, 310.000, un 10% menos de lo esperado.

Las razones expuestas por Morgan Stanley y por Loup Ventures se centran sobre todo en las más que probables represalias que China tome con Estados Unidos imponiendo aranceles sobre varios bienes importados desde el país americano. Aun así, la marca californiana espera esquivar en un futuro próximo la mayoría de aranceles sobre los biene estadounidenses gracias a la fábrica que está construyendo en Shanghái, aún en construcción.

Malas valoraciones para el Autopilot

Por otro lado, y en un sentido menos macroeconómico, Consumer Reports ha vuelto a valorar negativamente aspectos de sus vehículos. En mayo de 2018, una de sus valoraciones motivó la mejora del sistema de frenada del Model 3. Ahora, la prestigiosa publicación estadounidense ha criticado el sistema Autopilot de Tesla.

Según Consumer ReportsTesla ha actualizado recientemente el sistema Autopilot para permitir a sus modelos compatibles cambiar automáticamente de carriles. Como siempre, la firma estadounidense sigue advirtiendo que el Autopilot es un sistema de asistencia a la conducción y, en ningún caso, un sistema de conducción autónoma, por lo que el conductor debe estar atento a la carretera. No obstante, según encontró la publicación, el sistema no funciona bien y se queda muy lejos de cumplir lo prometido realizando cambios de carril peligrosos e incluso adelantando otros vehículos, según explica Cosumer Reports, "violando las leyes deferales forzando al conductor a prevenir que el sistema tome malas decisiones".

Según explica la publicación, Tesla asegura que sus sensores y cámaras pueden detectar vehículos acercándose a gran velocidad mejor de lo que lo hace un humano, aunque, según su prueba, esta afirmación "es lo opuesto a la verdad en la práctica".

Tesla no pasa por su mejor momento, principalemente por las tensiones comerciales entre su país, donde de momento produce todos sus coches, y China, el mercado más importante del mundo donde necesita explotar para ser rentable. Las estimaciones de los analistas, además, no son optimistas.