TESLA

La nueva carpa bajo la que se fabrica el Tesla Model 3

Tesla necesitaba otra línea de ensamblaje para el Model 3 y ha construido una a partir de 'chatarra' bajo una carpa.

La nueva carpa bajo la que se produce el Tesla Model 3.
La nueva carpa bajo la que se produce el Tesla Model 3. | BLOOMBERG
@alexsoler66

Le queda a Elon Musk menos de una semana para conseguir uno de los objetivos más importantes de su empresa, alcanzar un volumen de producción del Model 3 de 5.000 unidades semanales. Hasta ahora, Tesla lo fiaba todo a una línea de ensamblaje que se quedaba corta y, para remediarlo, Musk ha tenido que montar otra en un tiempo récord para alcanzar su objetivo, tan importante para los intereses económicos de la compañía. Sin embargo, como nada en Tesla es corriente, la ha montado debajo de una carpa.

En su fábrica de Fremont, California, hace cerca de dos semanas que destaca en su paisaje una carpa bajo la que se ha montado, según palabras de Musk en Twitter, una línea de ensamblaje a partir de "chatarra" que tenían guardada en almacenes. El tiempo apremiaba y el empresario sudafricano debía actuar. El Model 3 debía ser ese vehículo que aupara a la marca hacia un estatus de fabricante de alto volumen, eléctrico, sostenible y, sobre todo, rentable. De hecho, hace dos años, cuando se empezó a hablar de la berlina asequible de Tesla, Musk dijo que fabricarían entre 100.000 y 200.000 unidades del Model 3 en la segunda mitad de 2017. Este optimismo llevó a los mercados a moverse y, finalmente, Tesla pasaría a Ford y General Motors en cuanto a valor.

Tras muchos problemas en su producción, durante el primer trimestre de 2018 solo se produjeron 9.766 unidades, una media de 750 a la semana. Esa cifra, sumada a los números rojos que la marca volvió a presentar a los inversores, provocó que Tesla volviera a ser superada por GM. De cumplir los objetivos del Model 3 depende la economía de la empresa, que está perdiendo la confianza de los inversores.

LA CARPA

El pasado día 16 de junio, Musk presentó la carpa a sus seguidores de Twitter, que rápidamente utilizaron la red social para ridiculizar la construcción. Sin embargo, el CEO y presidente de la marca la defendió a capa y espada alegando que no había tiempo para hacer otra construcción y que la línea de ensamblaje nueva no solo funciona mejor que la anterior, sino que había costado cientos de millones menos. "Decir que una línea construida con chatarra es mejor quiere decir que alguien ha tomado muy malas decisiones en la fábrica o que hay muchos problemas por ser descubiertos aún en Tesla", aseguró Dave Sullivan, analista de AutoPacific, a la agencia Bloomberg. De la nueva línea de ensamblaje salió el 16 de junio el primer Tesla Model 3 Dual Motor Performance, la variante de altas prestaciones de la berlina.

Según publica la agencia norteamericana, fuentes del ayuntamiento explican que Tesla pidió el permiso para construir la carpa el día 7 de junio. La ciudad ha emitido, de momento, el permiso para la instalación de la carpa y el equipo y aún está pendiente de emitir uno para un sistema antiincendios. Según la fuente, no hay disponible aire acondicionado. 

La empresa encargada de construirla fue Sprung, una compañía que trabajó para la NASA en los 80, y ocupa una extensión de 12750 metros cuadrados. De momento la línea de ensamblaje es manual, aunque se irán sumando procesos de automatización para aumentar el ritmo de producción.

Analistas e inversores están expectantes ante los números trimestrales que Musk presentará a principios de julio, donde no solo dará un nuevo balance económico, sino que también presentará los números de producción y se podrá comprobar si se ha llegado al objetivo, que no deja de ser un paso más hacia la cifra de 200.000 unidades en seis meses que Elon dejó caer en 2016. Tesla depende de la producción del Model 3 y, ahora, lo fía todo a una carpa.