SIGUEN LOS PROBLEMAS

Tesla se enfrenta a una investigación criminal en Estados Unidos

El Departamento de Justicia también busca, después de hacerlo el SEC, indicios de fraude por el tuit de Musk en agosto.

Tesla está siendo investigada por el Departamento de Justicia.
Tesla está siendo investigada por el Departamento de Justicia. | MOTOR
@alexsoler66

El pasado siete de agosto, Elon Musk publicó un mensaje en Twitter en el caul confirmaba sus intenciones de recomprar Tesla y sacarla de los mercados a un precio de 420 dólares por acción y en el que aseguraba que tenía la finaciación. Ese mensaje, con unas intenciones que terminaron por desaparecer poco después, disparó el valor de la empresa en bolsa, alcanzando cifras históricas. Tras la sorpresa inicial, y viendo que ni Musk ni Tesla se movían, su valor empezó a caer en una tendencia negativa que aún no ha cesado y que se ha agravado tras tres nuevas dimisiones de directivos de la compañía en septiembre.

Sin embargo, el tuit de Elon no quedó en una anécdota, ya que el SEC, el controlador del mercado estadounidense, ha estado investigando a la empresa, ese mensaje y la veracidad del mismo para descartar cualquier tipo de fraude y manipulación de los mercados. Asimismo, según han confirmado fuentes, a las cuales se les ha preservado el anonimato, a Bloomberg, el Departamento de Justicia (DOJ) de Estados Unidos también está investigando a Tesla por lo mismo.

Investigación por fraude

Los fiscales federales abrieron una investigación por fraude a Musk por el mensaje publicado en la red social, especialmente por la parte en la que aseguraba la financiación, que después se demostró que no era cierto y que esa afirmación se basaba en unas reuniones previas con el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí (PIF).

En un comunicado lanzado este mismo martes, la compañía admitió que, después del mensaje de Elon Musk, fue contactada por el DOJ, que requería documentos para investigar el caso. "Tesla ha cooperado y respondió a su requerimiento", afirma la empresa en el comunicado. "No hemos recibido ninguna citación ni ningún otro proceso formal. Respetamos el deseo del DOJ de recabar información sobre el caso y creemos que el problema debería ser resuelto rápidamente en cuanto revisen la información que han recibido", añade.

La investigación criminal aún se encuentra en sus primeros pasos y, como confirman desde la agencia Bloomberg, podría durar meses, ya que tanto las investigaciones del DOJ, como las del SEC, suelen llevar ese tiempo. Además, muchas veces terminan con los fiscales negándose a presentar cargos.

Investigaciones previas

Según adelantó la misma agencia Bloomberg, citando de nuevo a fuentes cercanas al asunto, sin mencionar su nombre, poco después del tuit de MuskTesla ya estaba siendo investigada por el SEC, aunque no por fraude. Entonces, el controlador del mercado estadounidense buscaba indicios de que Tesla había emitido objetivos de producción y ventas engañosos. Aunque esta información no ha sido confirmada, Autonews expone que a veces el SEC busca indicios de que los líderes de las compañías mienten intencionadamente a los inversores sobre el estado de sus empresas.

La privatización de Tesla, paso a paso en Motor Zeta.

Este martes, día en el que Bloomberg adelantó la investigación del DOJTesla cayó un 3,35% en bolsa cerrando con un valor por acción de 284,96 dólares, aunque durante el día llego a caer hasta los 275,50 dólares por acción. El día que se dispararon por el tuit de Musk se alcanzaron casi 380 dólares por título.

El PIF invierte en un rival

El PIF, que según Elon Musk estaba interesado en apoyar la privatización de la compañía californiana, acaba de llegar a un acuerdo con Lucid Motors, otra marca californiana de coches eléctricos. Según ha anunciado la misma Lucid Motors, el PIF ha puesto a disposición de su compañía 1.000 millones de dólares, 856 millones de euros, para acelerar y financiar el lanzamiento de su primer vehículo eléctrico, el Lucid Air, esperado para 2020. Entre sus proyectos previos, la marca debe completar el desarrollo del vehículo y construir una nueva fábrica en Casa Grande, Arizona.

De momento, del Lucid Air solo se conoce un prototipo de berlina premium de 600 CV obtenidos gracias a dos motores eléctricos dispuestos uno en cada eje. Aunque sin vehículos aún en las carreteras es difícil considerar a Lucid Motors un rival legítimo para Tesla, el PIF, que Musk consideró que podría apoyar la privatización de su empresa, muestra que realmente sí estaba interesado en los coches eléctricos de Silicon Valley, aunque ha terminado apoyando a otra empresa.