Automoción

Seat pronostica que dentro de diez años el coche eléctrico será más barato que el tradicional

El presidente de Seat cree que los sistemas de los diésel y gasolina deberán adaptarse y los hará más caros

El presidente de SEAT, Luca de Meo
El presidente de SEAT, Luca de Meo, durante el desayuno informativo. | periodico

Sara Ledo

El presidente ejecutivo de Seat pronostica que dentro de diez años los coches eléctricos serán más baratos que los coches con un motor diésel o gasolina, pues el coste de estos últimos subirá. "Para alcanzar los objetivos de emisiones (en los vehículos tradicionales) habrá que introducir más sistemas", justificó De Meo durante su intervención en el Foro Nueva Economía.

Frente a la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, el presidente de Seat reclamó un Pacto de Estado por la automoción para impulsar el cambio al que se enfrenta el sector en plena transición energética. La electrificación, el coche conectado y el vehículo autónomo son algunos de los retos que dice deberán enfrentar "juntos" empresas y administración. "No es un tema de dinero, sino de facilitar todo esto", reconoció De Meo, que aplaudió el trabajo de la ministra de Industria, Reyes Maroto, en este sentido.

El objetivo de Seat es llegar a 2050 con una huella de cero emisiones, y para ello el primer paso son los coches de emisiones cero, es decir, los eléctricos con baterías, pero también necesitan de otras tecnologías. "Hay que respetar el principio de neutralidad tecnológica, las autoridades nos tienen que decir a dónde quieren que lleguemos pero no forzarnos a elegir", advirtió, al tiempo que recordó que de nada sirve comprarse un coche eléctrico si la carga después se hace con carbón. "Entonces lo único que hacemos es mover al otro lado el problema", advirtió.

El presidente de la multinacional calificó la industria automovilística española como un "milagro" e insistió en que la clave del futuro está en "la capacidad de trabajar juntos, con otras empresas de otros sectores y el Gobierno". "Hay que subir en la cadena de valor porque en diez años el 50% del valor de un coche estará en el software y en nuevos componentes", explicó De Meo quien aseguró que "hay una posibilidad" de que el sector, que hoy vale 120.000 millones de euros (10% del PIB), en 15 o 20 años duplique su valor. "Hay que cambiar el perímetro del negocio", propuso, señalando hacia eléctricas y telecos como Endesa, Iberdrola, Telefónica, Repsol o Cellnex que "deben ser parte de este tema", dijo. Así, el presidente de Seat planteo que de nada sirve que los fabricantes produzcan coches eléctricos si no hay infraestructura de recarga.

El 'carsharing' no es rentable

El presidente de la multinacional que el día 14 de noviembre pondrá en marcha en l’Hospitalet de Llobregat 16 vehículos para compartir de la mano de Respiro reconoció que "a día de hoy" este tipo de plataformas no son rentables. "No he visto evidencia de que las plataformas de 'carsharing' puedan ganar dinero y cuando tu no ganas dinero son estrategias que tienen la pierna muy corta", agregó De Meo.

En este sentido, el presidente de Seat en España expuso que el principal problema son los costes (parkings, servicio y vehículos sobredotados para el uso que tienen), por eso introdujo la necesidad de desarrollar vehículos específicos para esta actividad. "Cabify puede hacer muchas cosas pero no producir un coche 100% adaptado al uso que necesitan y ahí tenemos un papel los fabricantes", añadió.