Salones

PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Un siglo de movilidad cargado de evolución

Con motivo del centenario del Salón del Automóvil repasamos los cambios de la industria y también de las ciudades.

siglo
Cien años de evolución  | SEAT

Laura Parada Vila

El Salón del Automóvil de Barcelona cumple 100 años de historia en el que se han producido cambios tanto en la industria como en las ciudades. El mercado ha desarrollado nuevas tecnologías y se ha pasado de un panomara en el que los vehículos solo eran un medio de transporte, con ciudades más llenas de bicicletas y peatones, a un contexto en el que predominan los vehículos y los patinetes eléctricos. 

Hace 113 años se produjo la primera gran revolución en el sector de la automoción, la matriculación del primer vehículo a motor en España y revolucionó el panorama que se vivía en las ciudades. Poco a poco la industria se fue consolidando y empezaron a aparecer las primeras fábricas automovilísticas, como Seat. En 1964 había conseguido matricular 300.000 unidades gracias, en gran parte al Seat 600 que revolucionó el panorama de la época. 

En cien años de historia, no solo los vehículos han evolucionado considerablemente, si no también todas las infraestructuras que rodean a la industria. Hace un siglo, los coches repostaban en farmacias o droguerías, ahora el futuro pasa por las recargas eléctricas. 

Evolución y cambios en las ciudades 

Las ciudades también han evolucionado al mismo ritmo que la industria de la automoción. Los avances tecnologías que se han introducido en los vehículos ha obligado a adaptarse a marchas forzadas a este nuevo panorama. Un ejemplo de esta evolución es la Avenida Diagonal de Barcelona. Hace 100 años era una simple carretera sin apenas asfalto por la que no pasaban vehículos. En 2019 es una de las arterías principales de la ciudad condal por la que circulan más de 85.000 coches diarios. 

Otro elemento que se ha integrado en las ciudades y ya forma parte de su estética habitual son los semáforos. En el cruce de la Gran Vía y la calle de Alcalá en Madrid se situó el primer semáforo de España en el año 1926. Tres años más tarde este sistema llegó a Barcelona en la intersección de las calles de Balmes y Provenza, donde también se instaló el primer paso de peatones de la ciudad. Hoy en día, Barcelona cuenta con más de 36.000 semáforos y más de 11.000 pasos de peatones. 

La convergencia entre vehículos y peatones se traduce en nuevos sistemas tecnológicos que garanticen la seguridad de todos en las ciudades. Y el futuro pasa por el nuevo sistema 5G que permite intercambiar y compartir datos para tener en cuenta todos los elementos que pueden afectar a la conducción.