Salones

AUTOMOBILE BARCELONA

Un salón para la innovación

En estos 100 años de historia el salón ha servido para acercar los grandes avances tecnológicos al público de BCN

1933 salon automovil barcelona mercedes-benz tipo 170
Mercedes-Benz presentó en 1933 el primer coche con suspensión independiente. | periodico
@xperezgimenez

Una rudimentaria calefacción, los frenos de disco, el limpiaparabrisas mecánico son inventos de los albores del automóvil, soluciones que con los años han ido evolucionando. Como es el caso del cinturón de seguridad, cuya primera patente data de 1903, desarrollado para la aviación y no incorporado en la automoción hasta mediados de siglo. Todo iría cambiando y el Salón de Barcelona iba a ser testigo de ello.

Coincidiendo la edición de 1919, por ejemplo, Citroën presentó el primer modelo fabricado en serie en Europa, el Type A, con asientos acolchados, encendido eléctrico y unas suspensiones innovadoras que proporcionaban un mayor confort sus ocupantes.

Suspensión independiente

Mercedes fue otra de las marcas pioneras. En 1933 presentó el 170, el primer coche equipado de serie con suspensión independiente (gracias a su eje oscilante). Al año siguiente mostraron el 500K Roadster que ya contaba con frenos hidráulicos, limpiaparabrisas eléctricos y cierre centralizado.

El impass provocado por la Segunda Guerra Mundial también acumuló algunos inventos y en los años Ford, Volvo y Chrysler equipados con el cinturón de seguridad de dos puntos de anclaje a sus modelos. En 1957 Volvo los incoporó en los asientos traseros y el de tres puntos de anclaje llegó en 1959

Llega el ABS

Tras la contienda mundial, en la edición de 1966, los coches ya llevaban cinturones. En 1967 Dodge mostró el modelo Presidente que incorporaba radio teléfono (en los años 80 Telefónica presentaría un prototipo), cinta grabadora, máquina de escribir, mesita de trabajo y bar. Ese mismo año el Jensen FF fue el primer coche en llevar sistema antibloqueo de frenos (ABS), un invento que se perfeccionó y en 1978 Mercedes lo montó en el Clase S. En 1967 llegaría el airbag, perfeccionando la idea de 1955. Mercedes se hizo con la patente y en 1980 se presentó a bombo y platillo en sus modelos junto con el tensor del cinturón de seguridad

El ABS también fue protagonista en el salón de Barcelona. / AUTOMOBILE BARCELONA

Citroën presentó en 1972 en Barcelona la suspensión hidroneumática asociada a su modelo GS. Cuando llegó en el CX este también estrenó instrumetación digital y aire acondicionado. Para la edición de 1975 Volvo mostró los resultados de sus primeros ‘crashtests’ y Mercedes incoporaría ese año en el W123 (predecesor del actual Clase E) los primeros sistemas de seguridad pasiva como la columna de dirección deformable y zonas de absorción de impactos. 

El control de estabilidad también fue protagonista en Barcelona. Fue en la década de los 90 cuando se presentó de forma masiva, aunque las marcas llevaban investigando en él desde los años 50. Mercedes lo incorporaba ya de serie en todos sus modelos. 

La electrificación llama a la puerta

En 2001 la revolución de la electrificación se mostró en Barcelona con el Toyota Prius. Mercedes presentó su primer hibrido (S400 Hybrid) en el salón del año 2009. Allí también estuvieron el Honda Insight, el Toyota Prius (tercera generación) y el Lexus RX450h. En 2011 el coche eléctrico estrenó espacio en Barcelona, con el primer Ford Focus eléctrico, el Renault Fluence, el Nissan Leaf, la Nissan eNV200 y prototipos como el Nissan Esflow.

La idea que introdujo el Dodge Presidente (el móvil) pasaría a ser el protagonista definitivo del automóvil moderno. La incorporación de transmisión de datos (2G, 3G, 4G y el 5G) interconectó al coche con infraestructuras, otros coches para ganar eficiencia y seguridad, y con la evolución de los terminales, el mundo se abrió a nuevas posibilidades de comunicación.

Ya en 2015, la conectividad contaba con su propia zona denominada Connected Car, apoyada en gran parte por el Mobile World Congress, donde se mostraban los últimos avances en este campo. Al año siguiente, en 2017, ya como Automobile Barcelona, este área evolucionó a Connected Street. La conducción autónoma está a la vuelta de la esquina y la edición del Centenario nos transportará a una nueva era con las primeras pruebas en el mismo salón