Salones

MOVILIDAD ELÉCTRICA

El Salón de Ginebra y el futuro del sector del automóvil

Los avances tecnológicos, las políticas medioambientales y los esfuerzos políticos nos precipitan a un futuro eléctrico.

Salón del Automóvil de Ginebra
Presentación del nuevo I.D. Vizzion Concept de Volkswagen. | MARTIAL TREZZINI

La industria del automóvil avanza hacia un futuro eminentemente eléctrico. En esta afirmación están de acuerdo prácticamente todos los fabricantes del mundo, que ya hace años que trabajan para desarrollar la tecnología que equiparán estos vehículos del futuro. Además, el coche eléctrico ya no es cosa del futuro, sino del presente, y otras muchas marcas también trabajan a diario para resolver los principales problemas actuales de la movilidad eléctrica, el precio, el tiempo de carga y la baja autonomía de la mayoría de modelos disponibles.

El cambio de tendencia ya ha llegado a los grandes salones de la industria de la automoción, que se han inundado de vehículos eléctricos, híbridos, híbridos enchufables y prototipos que muestran la visión de las marcas del futuro del sector, además de ruedas de prensa y charlas sobre la introducción de las nuevas tecnologías en los turismos. Los continuos y veloces avances tecnológicos se suman al endurecimiento de las políticas medioambientales y a los esfuerzos de muchos gobiernos para promocionar la movilidad eléctrica y sostenible. Es por eso que el porcentaje del segmento eléctrico aumenta muy lentamente cada año y solo hará que aumentar, hecho que porpicia las enormes inversiones de los fabricantes en este ámbito.

ELÉCTRICOS, HÍBRIDOS Y PROTOTIPOS EN GINEBRA

Hay marcas, como Mercedes, que apuestan fuertemente por la electrificación y quieren empezar a dominar desde ya el segmento. Los planes de la firma de la estrella son muy ambiciosos en este sentido, tal y como adelantó Motor Zeta, e incluso están revisando su participación en salones convencionales, como el de Detroit, en favor de las muestras tecnológicas, con un nuevo tipo de cliente potencial, como el CES de Las Vegas. 

Esta semana, en el Salón de Ginebra, el evento más importante del mundo, grandes novedades han llegado en cuanto a eléctricos, híbridos y prototipos, que solo hacen que confirmar que los eléctricos ya no son cosa de un futuro lejano, sino que ya están aquí. Estos son algunos ejemplos.

JAGUAR I-PACEJaguar ha esperado hasta el Salón de Ginebra para presentar su primer modelo eléctrico puro, un SUV de altas prestaciones. Esta apuesta es la primera muestra de que los eléctricos ya son una realidad. De hecho, este vehículo puede satisfacer las necesidades diarias de la mayoría de conductores, gracias a una autonomía de 500 kilómetros, a la altura de coches consagrados como el Tesla Model S, una potencia equivalente a 400 CV, un espacio y habitabilidad adecuados para toda la familia y buenas capacidades off-road.

HYUNDAI KONA EV: Igual que como pasa con el Jaguar I-Pace, el Kona EV es otro de los nuevos pesos pesados en el segmento eléctrico. Siguiendo con el gran trabajo realizado previamente con modelos como el Ioniq y el Niro, vehículos que han posicionado a Hyundai como una de las marcas referentes en este segmento, junto con Nissan, Renault, Smart o Tesla, el Kona EV llega para ofrecerse en dos versiones de diferentes autonomías, de 300 y 400, con todas las comodidades típicas de un SUV.

VOLKSWAGEN I.D. VIZZION: El I.D. Vizzion es un prototipo que Volkswagen ha mostrado en el Salón de Ginebra. Este modelo forma parte de la mayor ofensiva de producto y tecnología de Volkswagen, que espera producir más de 15 modelos eléctricos sobre su nueva plataforma modular eléctrica para el año 2025. El I.D. Vizzion es una berlina basada en esta plataforma (MEB) tan larga como el Passat y con un espacio interior enorme. Este vehículo redefine concepto de vehículo con nuevos materiales para crear un espacio en el que relajarse, leer o trabajar, pues, además de prometer 650 kilómetros de autonomía y carga rápida del 80% en 30 minutos, el I.D. Vizzion tendría la tecnología necesaria para ofrecer el nivel 5 de autonomía, el máximo.

RENAULT EZ-GO: Un ejemplo de cómo conciben algunas marcas el futuro, eliminando el concepto de coche en propiedad en favor del 'carsharing'. El EZ-GO es un prototipo que se ajusta a esa visión con un nivel 4 de conducción autónoma, que permitirá su uso sin conductor, y con un espacio interior más similar al de un salón, donde varias personas suban y disfruten del viaje trabajando o, simplemente, mirando por la ventana. No faltan la conexión Wi-Fi ni varios puertos donde conectar el móvil o cualquier aparato.

Otros eléctricos y prototipos en el Salón de Ginebra son el Nissan IMx Kuro, Toyota I Ride Concept Car o el Aston Martin Lagonda.

EL FUTURO DEL SECTOR

Como ha ido adelantando Motor Zeta, cada vez hay más países que están anunciando la fecha en la que dejarán de vender vehículos de combustión, como Francia, que lo hará en 2040, o Holanda, que hará lo propio en 2030. Incluso Baleares ha propuesto fechas en las que dejará de vender vehículos con motores diésel y gasolina. Es por eso que los fabricantes se han puesto las pilas para empezar a desarrollar híbridos y eléctricos. Además, la preocupación por la contaminación por parte de los ciudadanos y las nuevas restricciones en algunas ciudades hacen que los compradores se empiecen a plantear la compra de eléctricos. No en vano, según un estudio de Clicars.com, nueve de cada diez españoles pensarían en comprarse un eléctrico si no fueran tan costosos, un 42% de los mismos no dudaría en hacerlo si pudiera económicamente, citando la falta de infraestructura de carga, el precio y la baja autonomía como principales problemas.

Además, a medida que los vehículos utilizan más avances tecnológicos, aparecen más problemas, como el de la obsolescencia programada cuando se empiecen a recibir actualizaciones mediante Internet, tal y como pasa con los teléfonos móviles y el de su valor en mercados de ocasión, pues la tecnología se devalúa mucho más rápido que un vehículo actual debido, precisamente, a la rapidez con la que un sistema queda desfasado y superado por otro.

Además, habrá que tener en cuenta las nuevas formas de movilidad que están surgiendo y los cambios de mentalidad de los nuevos consumidores, que empiezan a ver con buenos ojos alternativas como el carsharing, la bicicleta y otros sistemas viables gracias a la tecnología móvil por delante de la opción de comprarse un coche en propiedad.