Salones

ENTREVISTA A FERMÍN SONEIRA

Fermín Soneira: "Tendremos doce eléctricos en los próximos 18 meses"

El grupo Volkswagen ha anunciado esta revolución en el Salón del Automóvil de Barcelona.

Fermín Soneira, Vicepresidente Global de Marketin de Producto de Audi.
Fermín Soneira, Vicepresidente Global de Marketin de Producto de Audi. | LAURA PARADA

Laura Parada Vila

El Grupo Volkswagen ha anunciado en el Salón del Automóvil de Barcelona que lanzará 20 modelos eléctricos para 2022. Concretamente, Audi lanzará cinco, a los que se sumarán siete híbridos enchufables. El primer vehículo 100% es el e-tron. Este mismo año se unirá a él, el e-tron Sportback. El vicepresidente Global de Marketing de Producto de Audi, Fermín Soneira, analiza el nuevo panorama del sector en el que los modelos electrificados son los gran protagonistas.

¿Cuál es la oferta que prepara Audi en este nuevo contexto de movilidad?

Tenemos una oferta enorme. Tendremos 12 modelos electrificados en los próximos 18 meses, cinco eléctricos puros, siete híbridos enchufables, eso quiere decir que cada seis semanas de media habrá un nuevo eléctrico en el mercado de Audi. La gran ventaja de estar en el grupo Volkswagen, por una parte es  tener acceso a la plataforma del Grupo Volkswagen MEB. Y por otra parte compartir sinergias entre compañeros.

¿Esto supondrá un cambio en la filosofía que transmite Audi?

Por una parte el ADN de la marca permanece intacto. Lo que Audi representa y cómo nos conocen los clientes no cambia porque vayamos hacia el camino de los eléctricos. Evidentemente los vehículos eléctricos, tanto por su tecnología como por su tipo de uso, requieren de ofertas nuevas para el cliente que antes no existían, por lo que nos estamos preocupando por ello. Por ejemplo en las estaciones de recarga ultra rápida. Audi con otras marcas está invirtiendo en Europa. Para el año que viene queremos tener 400 para que el cliente pueda cargar en menos de 30 minutos la batería del e-tron hasta el 80%. Este tipo de cosas no eran el foco de Audi hace un par de años, pero ahora en esta nueva etapa, también nos preocupamos en lo que nuestros clientes van a necesitar más allá del coche.

¿Que se necesita para que la implantación del coche eléctrico vaya a la velocidad del mercado?

Lo que hace falta es trabajo en equipo. Las administraciones a todos los niveles y los fabricantes tenemos que apostar por esta transformación al igual que la inversión privada. Pero por el momento la infraestructura a nivel europeo es insuficiente y es necesario un plan.

¿Cómo se plantea el plan de marketing de estos 18 nuevos vehículos sin contar con una estructura que se adapta a ellos?

La estructura va a ir creciendo. Yo creo que será una curva exponencial y podemos romper con el círculo vicioso de que como no hay vehículo eléctrico no hay inversión privada y viceversa. Ahora tenemos el vehículo eléctrico y estoy seguro de que también aumentará la inversión.

¿Cómo es el nuevo cliente de Audi ante este panorama?

El cliente de Audi sigue siendo el mismo perfil. Hay clientes que están preocupados por la electromovilidad, pero también gracias a que Audi va a tener la mayor oferta y más rápida del mercado, es probable que clientes que no vean ofertas en otras marcas valoren comprar Audi. Y la forma de aproximarnos a los clientes no va a cambiar. Queremos que los clientes reconozcan la calidad de nuestros modelos. Queremos decirle que el mismo Audi que conocen puede ser ahora eléctrico.

¿Cómo van a integrar toda esta tecnología en el nuevo mercado?

Parece que el único futuro es el eléctrico y para nada. Con una gran ofensiva de producto y con 30 modelos eléctricos hasta el 2025, contamos que las ventas de eléctricos sea un tercio, por lo que queda dos tercios. Desde el grupo seguimos innovando en todos los campos. Nos tenemos que acostumbrar a la diversidad, no hay tecnología mala por sí misma, y depende de lo que necesitamos hace que una tecnología se adapte mejor a nuestras necesidades.

¿Cómo ve al cliente de audi en 2030?

Personalmente pienso que la pasión por el automóvil no desaparecerá sino que la necesidad de movilidad seguirá creciendo al igual que el componente emocional hacia un vehículo que no va a desaparecer. Seguramente habrá otros tipos de usos, pero lo que es intrínseco al automóvil se mantendrá.

¿Cuando veremos en circulación al coche autónomo?

El problema es legalizar la tecnología en los países. Una de las dificultades es que no existe homogeneidad legal, incluso dentro de Europa. Hablando en concreto del coche autónomo, hemos pecado nosotros de eufóricos al transmitir un mensaje que pueda hacer pensar que de un día para otro podríamos gestionar un coche autónomo. Gradualmente se introducirá el grado de autonomía de los coches. En 23-25 años daremos un paso adelante. Pero lo más difícil es poder legalizarlo. Por ejemplo la WLTP es un concepto global, pero actualmente solo se implementa en Europa. Estados Unidos y China tienen un homologación a parte. Hace falta una normativa a nivel mundial.