Salones

BCN Y LA COMPETICIÓN

Barcelona se convierte en capital del motor

Automobile Barcelona y la Fórrmula 1 vuelven a coincidir en una misma semana llena de emoción.

comt
La primera carrera se disputó en 1951.  | AGENCIAS
@F1Viaplana

Este fin de semana se celebra en el Circuit de Barcelona-Catalunya el Gran Premio de España de F1, quinta prueba del Mundial, que llega en un momento crucial por el dominio que ha atesorado Mercedes en las cuatro primeras carreras. El equipo de la marca alemana ha copado las dos primeras posiciones y encara la cita con un nuevo Valtteri Bottas liderando el campeonato con un punto de ventaja sobre Lewis Hamilton. Los alicientes de cara a este GP de España de F-1 son múltiples.

Ferrari sabe que se la juega. Con un coche que es mejor que lo que exhiben los resultados tiene que darle la vuelta a la situación y este gran premio tiene que ser un punto de inflexión, tanto para la Scuderia como para un desconocido Sebastian Vettel. También Max Verstappen, que hace dos años logró aquí su primera victoria, quiere ser protagonista, al igual que un Carlos Sainz que en Barcelona siempre saca a relucir lo mejor de si mismo y que llega a la carrera de casa después de haber conseguido en Bakú los primeros puntos de la temporada.

Los gestores del trazado han preparado como es habitual un cartel de actividades complementarias muy completo, en consonancia con los aires de cambio de la F1 desde la llegada de Liberty Media y que este año, en el vigésimo quinto aniversario de su muerte, tendrá en el homenaje a Ayrton Senna y Roland Ratzenberger a su plato fuerte. Nos espera en este fin de semana un auténtico festival que aúna motor, música, espectáculo y diversión para todas las edades.

El salón y las carreras 

Barcelona se convierte en estos días en la capital mundial del motor y lo es por su implicación con el sector, tanto con el deporte, cuya máxima expresión es este GP de España de F1 y en un mes por el GP de Catalunya de MotoGP, como por la coincidencia una vez más con el Salón del Automóvil, que en esta ocasión llega a su centenario y ha sido rebautizado como Automobile Barcelona. Las sinergias entre ambos eventos son muy grandes y se aprovechan para fomentar la marca Barcelona.

La muestra de Montjuïc, que nos lleva en el recuerdo a aquellos imborrables grandes premios que se disputaban en la montaña mágica, que fue el embrión de la pasión que desprende el país hacia el motorsport, llega en su máximo esplendor, con 150.000 m2, la presencia de 45 marcas y múltiples actividades para que la gente no solo pueda ver las nuevas tendencias del mercado sino también probarlas.

La magia de Barcelona y su entorno contagia a los equipos de F1, que también desarrollan aquí y en exclusiva la pretemporada. “Barcelona es una ciudad maravillosa, mágica, con mucha implicación en la historia del automovilismo, y estamos muy contentos de estar aquí”, apuntaba Chase Carey en una entrevista que le hice hace dos años en el Hospital de Sant Pau. “Esperamos que la larga relación de la F1 con el Circuit continúe en el futuro”, remarcó. Hoy esta continuidad se ha puesto en duda porque el contrato acaba este fin de semana y todavía no se ha renovado.

La sinergia entre la Fórmula 1 y el Automobile Barcelona es total durante estos días, puesto que la competición es el banco de pruebas perfecto para inventar y desarrollar nuevas tecnologías, que no tendrían sentido si posteriormente no se les pudiera utilizar en el día a día y en este sentido la F1 se entiende como la máxima expresión de la tecnología aplicada al automóvil. Por ello, muchas de las tecnologías que se utilizan en la competición se ven repercutidas en los vehículos que se pueden comprar, posteriormente, en los concesionarios.

En 1951 se celebró el primer GP 

Barcelona, que acogió su primer Gran Premio de España en 1951 en Pedralbes, el año en el que nació el campeonato de F1, tiene una larga tradición en el sector del automóvil, tanto en lo que hace referencia a carreras como a la industria. La ciudad y sus alrededores han estado muy vinculados a la competición, pero también a la industria con fábricas tan relevantes como la de Seat y Nissan y toda la industria auxiliar que le acompaña, convirtiendo a Catalunya en un referente mundial.

El espacio que ocupa hoy el Automobile Barcelona ha sido escenario de grandes acontecimientos deportivos del mundo de motor a lo largo de su historia, como GP de F1 y motos, las míticas 24 Horas, y también últimamente hemos podido ver competir a los mejores pilotos del mundo de ralis en una superespecial del Rally Catalunya cuyas imágenes han dado la vuelta al mundo y han puesto de relieve el ADN que nos caracteriza.