COCHE COMPARTIDO ELÉCTRICO

La solución de Renault y el Grupo PSA para el carsharing eléctrico en París

Las empresas francesas aprovechan la caída de Autolib en la capital para introducir sus propios servicios.

Renault Zoe de Zity en Madrid.
Renault Zoe de Zity en Madrid. | MOTOR
@alexsoler66

El pasado junio, el ayuntamiento de París canceló el contrato con Autolib, el proveedor de 'carsharing' eléctrico en la ciudad, controlada por la empresa Bolloré SA, tras declarar que la compañía esperaba pérdidas por más de 300 millones de euros durante los próximos años. Autolib cuenta con más de 4.000 eléctricos operativos y, pese a que los clientes se quejan de la falta de mantenimiento de sus vehículos y de sus malas condiciones, han asegurado que trabajarán para mantener el servicio operativo.

Bolloré, que también opera en ciudades estadounidenses con éxito, como en Indianápolis o Los Angeles, pidió al gobierno local ayuda para cubrir un proyecto que comportaría un déficit anual de 46 millones de euros hasta 2023 para construir una infraestructura de carga suficiente para que los parisinos tuvieran total libertad con sus vehículos, ya que uno de sus problemas eran las escasas opciones más allá del centro. Sin embargo, el ayuntamiento, con la alcaldesa Anne Hidalgo a la cabeza, rechazó el proyecto mencionando que tenía ofertas de operadores como Renault, el Grupo PSA o Daimler para seguir apoyando el coche compartido eléctrico.

RENAULT Y EL GRUPO PSA

Han sido precisamente Renault y el Grupo PSA, empresas francesas, las compañías que ya han anunciado que lanzarán servicios de movilidad compartida eléctrica en París, aprovechando la oportunidad que les ofrece la cancelación de Autolib. En primer lugar, el Grupo PSA aunció Free2Move París, con una flota de 500 eléctricos de las marcas Citroën y Peugeot. Este servicio permitirá a los usuarios recoger un vehículo en una ubicación y dejarlo en cualquier otro dentro de un área previamente establecida.

Por otro lado, Renault quiere aprovechar su experiencia con Zity, que opera en Madrid desde finales de 2017 con 500 Zoe y cuenta ya con más de 100.000 usuarios. En París, la idea es ofrecer dos tipos de servicios, los viajes con chofer y la movilidad compartida. Para ello, la empresa del rombo desplegará progresivaente 2.000 unidades de modelos como el Zoe, el Twizy, el Kangoo Z.E y Master Z.E desde septiembra hasta finales de 2019. Su oferta se concentrará entre la capital francesa y sus alrededores y, de momento, la empresa no ha confirmado que toda su flota vaya a ser totalmente eléctrica o si combinará sus vehículos sostenibles con otros modelos tradicionales.