TESLA

La privatización de Tesla, paso a paso

Las primeras reuniones en las que se habló de sacar a Tesla de la bolsa datan de principios de 2017.

Elon Musk, presidente de Tesla.
Elon Musk, presidente de Tesla. | MOTOR
@alexsoler66

El pasado 7 de agosto fue un día convulso en la bolsaElon Musk, presidente y CEO de Tesla dejaba un mensaje en Twitter que hacía que sus acciones se dispararan en los mercados subiendo más de un 13%. "Estoy considerando privatizar Tesla a 420 dólares. Financiación asegurada", decía el sudafricano en la red social. Después, el caos. Sus acciones subieron tanto y la información era tan escasa que el SEC, el regulador del mercado estadounidense, suspendió su cotización esperando algún tipo de comunicación por parte de la empresa.

Sin embargo, la historia de la privatización de Tesla empezó mucho antes de que Musk agarrara su teléfono y lanzara ese mensaje, unas palabras que, como ha admitido en una reciente entrevista en el The New York Times, nadie revisó. De hecho, la idea de recomprar toda la empresa y sacarla de los mercados lleva rondando por la cabeza de Musk desde principios del año pasado, cuando se reunió, por primera vez, con el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí (PIF).

Estos son los hechos desde 2017 hasta julio de 2018, un período dominado por reuniones en las que se expondría la idea pero no se llevarían a cabo charlas más serias sobre el tema.

Sin embargo, tras la reunión del 31 de julio con el director del PIF todo cambió. Elon Musk, como admitió él mismo más tarde, entendió que podía dar el siguiente paso porque parecía que el trato podría materializarse. Entonces, el mismo día 2 de agosto Elon notifica a sus ejecutivos de que quiere sacar a la marca de los mercados pagando un precio por acción de 420 dólares, un 20% más de lo que cerraron el día 1 tras la presentación de resultados y su disculpa a los analistas.

Según las informaciones que llegan desde Estados Unidos, la citación del SEC reclamará a Musk más información sobre el estado de la operación y su viabilidad. El The New York Times, citando fuentes cercanas al asunto, explica que una de las opciones que baraja Musk para llevar a cabo la recompra de Tesla es que SpaceX, su compañía aeroespacial entrara como inversor y comprara parte de la empresa. 

Son momentos convulsos en Tesla y Elon Musk, acostumado a grandes retos, tiene otro por delante. Según la entrevista concedida por el CEO en el rotativo estadounidense, este ha sido "el año más difícil y doloroso de su carrera". Además, ha admitido que sus amigos más cercanos están preocupados.