Opinión

Gran Premio de España

No se puede perder el GP de España de F1

Las instituciones están obligadas a colaborar con el Circuit para mantener una prueba que nos da prestigio, imagen e ingresos.

Gran Premio de España de Fórmula 1.
Gran Premio de España de Fórmula 1. | CIRCUIT DE BARCELONA-CATALUNYA
@F1Viaplana

El futuro del GP de España pende de un hilo. No son un secreto las dificultades que tiene el Circuit de Barcelona para renovar el acuerdo con la Fórmula Uno y prolongar una relación que ya lleva 29 años ininterrumpidos, convirtiéndolo en un clásico del calendario . El problema, para dejarlo claro, no es que el trazado catalán no quiera el gran premio ni que Liberty Media prefiera ir a Holanda o Vietnam, donde irá en 2020, sino en encontrar la viabilidad financiera para poder garantizar una operación que se me antoja crucial por el enorme impacto económico, imagen, promoción y social que supone sobre el país.

Los gestores del Circuit, al igual que los que seguimos de cerca la negociación, saben que si pierden el evento será difícil recuperarlo y ello, querido lector, será un auténtico desastre para nuestro deporte. Con la demanda existente, si se cae difícilmente se levantará, ni en Barcelona ni en cualquier otro lugar de España. De hecho, sin carrera de casa, y desde el punto de vista deportivo, habrá mayores dificultades para que puedan llegar pilotos a la cúspide, los patrocinadores echarán el freno de mano y los aficionados se sentirán más cerca de otras disciplinas.

Hace tiempo, años, que se está filtreando con una operación público-privada para mantener el GP de España entre nosotros y creo que va siendo hora de que se pongan en serio con ello todos los actores que están involucrados. Es decir, que colabore en ello quien se beneficie del gran premio. Y, sobre todo, que lleguen a un acuerdo porque Liberty Media no nos van a esperar de forma indefinida.

Hay que formular –y se está trabajando en ello- una cohesión interna para afrontar los derechos de la fórmula uno, que engloben los diferentes ámbitos que se derivan del evento, y que el gran premio no se vea cuestionado cada año. Una etapa de conversaciones en las que, además de los diferentes departamentos de la Generalitat y otras instituciones catalanas, como el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona, también tiene que estar presente el Gobierno de España, que durante estos días recauda una gran cantidad adicional de IVA.

El Gran Premio es solo una de las partes del Circuit, quizás la más importante porque proporciona prestigio, nombre e ingresos, pero a su vez es la que genera más gastos. La idea de los gestores sería separar el gran premio del resto de la explotación del Circuit, con lo que podrían acoger nuevos socios de viaje entre los sectores públicos y privados que tienen vinculación con él. Se trabaja en ello, pero no es fácil y se hace a contra reloj.