Opinión

24 horas de le mans

Le Mans: Emoción solo para dos

Fernando Alonso luchará este fin de semana por conseguir su segundo triunfo en la mítica carrera de resistencia francesa.

le-mans
Foto de familia de todos los pilotos participantes en las 24 Horas de Le Mans. | motor
@quiqueautosport

Un año más, y ya van ochenta y seis ediciones, nos acercamos a las 24 Horas de Le Mans que se disputarán este fin de semana en el mítico y legendario circuito de La Sarthe para regocijo de las decenas de miles de aficionados que durante esos días, y como si de una procesión se tratara, colapsarán esta ciudad francesa.

Con 62 coches en pista esta vez, la carrera de resistencia gala, y como en la edición pasada, volverá a tener en los dos coches oficiales de Toyota los máximos y únicos protagonistas. Si no se produce una hecatombe, los TS050 Hybrid de la marca japonesa marcarán la pauta y, de paso, uno de los dos equipos se asegurará el Campeonato del Mundo de Resistencia. El resto de los LMP1 presentes se resignarán a pelear únicamente por el tercer peldaño del podium.

Ya lo vimos hace unos días en la jornada de test previa a la carrera en la que Fernando Alonso, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima fueron los más rápidos sacando casi dos segundos al primero de los prototipos privados que fue un Rebellion. Estamos ante unas diferencias inalcanzables que nos dan una idea de lo que puede pasar en el trazado francés desde las tres de la tarde del próximo sábado.

Por tanto, carrera sentenciada al igual que ya vimos el año pasado y carrera para los verdaderos adictos a unas 24 Horas de Le Mans que son únicas. El ambiente fuera de la pista es inigualable y merece la pena seguirla porque en La Sarthe puede pasar de todo.

Aunque estoy vendiendo la piel del oso antes de cazarlo, no quiero decir que ganar en Le Mans sea un juego de niños. Es una carrera bestial, dura como ninguna, y capaz de comerse al más preparado. Por tanto, un triunfo allí sigue valiendo su peso en oro.

Antes de terminar, no quiero olvidar a otros dos españoles que estarán este fin de semana en Le Mans. Me refiero a un clásico ya como es el caso de Antonio García que vuelve a ser favorito dentro de una de las categorías más animadas como es la de los GT. Oficial de nuevo con Corvette, junto al bravo piloto madrileño estará también Miguel Molina, en su caso conduciendo un Ferrari