Opinión

El análisis: Estrategia polémica en Singapur

Análisis del Gran Premio de Singapur de Fórmula 1

Vettel se reivindica y en el box de la Scuderia 'arde Troya'

Leclerc y Vettel en el podio de Singapur
Leclerc y Vettel en el podio de Singapur | efe
@F1Viaplana

1. Una decisión estratégica polémica

Estrategia polémica. Charles Leclerc encajó, de puertas hacia afuera, con gran elegancia o diplomacia, sin poner el grito en el cielo, la decisión estratégica de Ferrari que, a la postre, le costó una carrera que a priori tenía ganada. De puertas hacia adentro, como se dice vulgarmente, ardió Troya. El monegasco, que había ganado las dos últimas carreras y marcado las tres últimas poles, pidió al equipo infructuosamente que le devolviesen la posición y cuando acabó la carrera pidió explicaciones... A puerta cerrada. Leclerc está convencido que se la jugaron.

En los equipos se sigue la norma, no escrita, que quien va delante escoge estrategia. A él le pidieron que ralentizara el máximo la carrera para que los Mercedes no le pudieran hacer un undercut y, en esta tesitura, llamaron a Vettel a boxes. El alemán no solo superó a Hamilton por la maniobra, que entonces era segundo, sino que también le ganó la posición a Leclerc. La decisión les explotó en las manos y ya no podían hacer nada para subsanarlo, ya que no podían pedirle a Seb que se dejara pasar... pese a que Charles lo pidió por activa y pasiva.

2 . La cara más fuerte de Ferrari

La cara más fuerte de Ferrari. La Scuderia empezó la temporada como un fuerte aspirante al título, pero después, poco a poco, la euforia se diluyó porque los Mercedes arrasaron en la pista. De hecho, no solo Hamilton y Bottas estaban por delante, sino que Verstappen y Red Bull llegaron al paréntesis estival por delante. Ello fue producto de los errores de los pilotos, los fallos de gestión del equipo, la falta de fiabilidad del coche, pero sobre todo porque el monoplaza no era competitivo y en especial desde que el campeonato aterrizó en Barcelona.

El continuo desarrollo aerodinámico que han mantenido los de Maranello ha aportado un rendimiento extra al coche, permitiéndoles ganar las tres últimas carreras y culminar ello con el doblete de Singapur. Ferrari ha tenido problemas en pistas de alta carga aerodinámica, después de que priorizaran en el diseño la eficiencia pero en esta última cita parece que ello ha sido subsanado. Leclerc consiguió dos victorias consecutivas en Italia y Bélgica, pero se trataba de circuitos donde la potencia era clave, pero las características de Singapur eran opuestas.

3. Sebastian Vettel se reivindica

Sebastian Vettel se reivindicó en Singapur. El alemán, que estaba cuajando la peor temporada desde su debut en la Fórmula 1, fuertemente criticado en Italia y con Charles Leclerc pasándole por encima como un ciclón, consiguió una victoria de prestigio, un triunfo que le tiene que devolver la confianza y levantar el vuelo de cara a las últimas carreras. Tras el fracaso de Monza, el último episodio a una temporada repleta de decepciones y errores, donde ni tan siquiera llegó a los puntos, se reivindicó por todo lo alto en una carrera inmaculada, sin el más mínimo error y aprovechando con maestría todas las oportunidades que se le presentaron.

Después de estar en el punto de mira y en el blanco de feroces críticas durante todo el año, Seb sumó en Marina Bay su primer triunfo desde el GP de Bélgica de la pasada temporada y lideró el primer doblete de la Scuderia desde el GP de Hungría del 2017. El trompo de Bahrein, la sanción de Canadá, los errores de cálculo de Silverstone y Monza, quedan hoy en segundo término y hace pensar que el éxito será de gran ayuda para recuperar su mejor versión.