Opinión

la moda de ir en 'contra'

Emisiones, diésel, demandas, muchos intereses o el tiro por la culata

El interés por desprestigiar al diésel se topa con la realidad de aumento de las emisiones de CO2.

@xperezgimenez

Hace una semana me sorprendí leyendo una información en la que desde la, a mi modo de ver mal llamadaAsociación de Afectados por Volkswagen denunciaban que las situaciones derivadas del llamado ‘dieselgate’ generaban 63.000 toneladas de contaminación extra al año. Una afirmación que llega, casualmente, en la última semana para que finalizara el plazo para adherirse a la macrodemanda europea contra la marca por parte de los  afectados por la manipulación de software que enmascaraba el nivel de emisiones de CO2 en los vehículos diésel. Mucho ruido, casual.

También es casual que no se informe de las medidas que desde la marca alemana están llevando a cabo para resolver un problema que han reconocido. La gran mayoría de los coches están revisados y son perfectamente legales y, sobre todo, excelentes para circular. No obstante, todas esas casualidades no me sorprenden. Sobre todo en un país donde lo que prima es ir ‘en  contra’ de otros. No escuchamos ni llegamos a acuerdos, solo vamos en contra. En todo. Las curiosidades no lo son tanto y ‘la demanda’ es un gran negocio.