Opinión

el futuro de las ciudades

BCN o el drama de la zona verde y azul

Las restricciones de tráfico y la prohibición a los coches choca con el ansia recaudatoria municipal.

coches-barcelona
Protesta contra la aplicación de la zona de bajas emisiones. | motor
@xperezgimenez

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que para los que no lo recuerden ha que constatar que no dispone de permiso de conducir (porque no se lo ha sacado), sigue en su cruzada contra el automóvil. Uy, no, perdón, no es en contra del coche, es a favor del medioambiente.

Pues eso, desde el Ayuntamiento ya preparan los números para que les salgan las cuentas de su gestión el próximo año y para ello han ideado una serie de medidas totalmente lógicas que a buen seguro redundarán en el bienestar y beneficio de todos los ciudadanos.

Además de la consabida prohibición de entrada a algunos vehículos contaminantes (aunque todos no lo sean) a la ciudad, también tienen intención de recaudar 57,2 millones de euros con el incremento de tarifas de la zona azul y la zona verde (dedicadas al estacionamiento de coches) y con la tasa turística.

La idea podría ser buena, aunque yo me pregunto si logrará el objetivo económico perseguido, porque si quieren eliminar los coches en la ciudad no se quién será el que pague una zona verde o azul. Sin coches no hay recaudación. ¿Lo han pensado?