Movilidad

Silence

Silence presenta el programa Battery Swap en el Smart City Expo

La firma de motos eléctricas propone crear estaciones para intercambiar baterías a cambio de una suscripción.

Silence permite la extracción sencilla de la batería.
Silence permite la extracción sencilla de la batería. | SILENCE
@alexsoler66

Silence ha presentado en el Smart City Expo World Congress de Barcelona su nuevo programa Battery Swap, con el que pretende redefinir el modo en el que se cargan las baterías. En su modelo S01, a la venta para particulares, la batería incorpora un sistema de extracción patentado por la compañía que permite extraerla de la moto para transportarla a casa y ser recargada en el hogar del usuario.

De hecho, el programa Battery Swap, que arrancará durante 2020, se basa en este sistema de extracción y propone varios objetivos. En primer lugar, tratará de solventar el problema de la falta de infraestructura de carga pública y privada, permitiendo al cliente particular cargar su moto en casa. No obstante, el objetivo más ambicioso de este proyecto será, como ha explicado Carlos Sotelo, CEO de Silence, en exclusiva para EL PERIÓDICO, "crear una fórmula en un futuro cercano que permita vender motos y no baterías".

Alquiler e intercambio de baterías

En ese sentido, Sotelo detalla que "intentaremos poner en marcha, durante 2020, unas estaciones de intercambio de baterías en las ciudades". La propuesta es que el usuario llegue a estas estaciones y cambie su batería agotada por otra recargada y pueda continuar la marcha al más puro estilo repostaje en gasolineras, reduciendo drásticamente el tiempo de recarga.

Asimismo, la compañía explica que con el programa Battery Swap el usuario "no es propietario de la batería, sino que paga una suscripción, un alquiler mensual que costará, incluida la recarga, en torno a 20 euros mensuales". Como admite Sotelo "este sistema permitirá vender una moto eléctrica a, por ejemplo, 4.000 euros en vez de 6.000, haciéndonos competitivos frente a los rivales de combustión".

Consolidación del negocio

Silence nace en 2011, pero no es hasta 2014 cuando la compañía lanza el modelo S02, destinado a flotas de empresas. En 2019, la firma alcanza otro hito al lanzar el S01, el modelo para particulares. "Hace tres meses que lanzamos la moto y ya hemos vendido 700 unidades" concreta Sotelo, que añade que "actualmente estamos probando una nueva moto de tres ruedas con sistema de balanceo, aunque aún está en fase de prototipo".

Silence no ha parado de crecer durante los últimos años. "Hemos multiplicado las ventas durante los últimos tres años. En 2017 fabricamos 1.000 motos, el año pasado hicimos 3.000 y este año haremos casi 10.000", expone el CEO de la compañía, que adelanta que "este año facturaremos 35 millones de euros y será el primero en el que la empresa acabe con números negros".