Movilidad

cazadores de velocidad

Ante ustedes, los radares fijos de velocidad que más multan en España

El dispositivo que más multa en España está en el kilómetro 417,5 de la N-4 en la provincia de Córdoba.

Radar fijo de tráfico.
Radar fijo de tráfico. | pse wst sh cmm
@xperezgimenez

Inmortalizar nuestro paso por la carretera no es algo que sea necesario. Sin embargo, somos muchos los que alguna vez hemos sido 'retratados' (como diría Josep Pedrerol en su tertulia futbolera) por los dispositivos que captan la velocidad excesiva y que están repartidos por las vías de nuestro país. El uso del radar (ya sea en versión cinemómetro portátil o fijo) es algo que se ha popularizado entre las administraciones, ya sea para velar por la seguridad o, también, para recaudar. Seguro que más de uno ha tenido alguna 'receta' por ir a una velocidad inadecuada a la vía, que creo que es la definición correcta ya que el exceso de velocidad siempre puede ser interpretable.

Texto Alternativo
Cartel de aviso de zona controlada por radar | JOSEP GARCÍA

Desde la asociación independiente Automovilistas Europeos Asociados (AEA) se publica cada año un informe en el que aparece la actividad de los dispositivos fijos de control de velocidad de las carreteras españolas. En la edición de este año del informe, hecho público esta pasada semana, se analiza el comportamiento de los distintos dispositivos y el resultado muestra que el radar que más multó durante el 2016 fue un radar fiojo instalado en el kilómetro 417,5 de la carretera A-4 situado en la provincia de Córdoba. El radar fotografió por superar la velocidad permitida a 80.582 conductores, lo que supone una media de 220 'infractores' diarios. Este dispositivo está situado en bajada, y la velocidad permitida cambia varias veces en pocos metros, por lo que es difícil pasar indemne.

ANDALUCIA, LA QUE MÁS MULTA

Este radar es el más activo y es la comunidad de Andalucía en la que hay más dispositivos que figuran en la lista de los 10 más activos de España. El segundo radar que produce más destellos es el situado en Málaga, en el kilómetro 10,4 de la carretera MA-20, que impuso el pasado año 36.022 denuncias. El tercero es uno del kilómetro 202 de la N-240 en la provincia de Huesca (33.734 denuncias), el cuarto está en Jaén, en la A-44 rondando el kilómetro 76, que impuso 31.526 denuncias. El quinto está en el kilómetro 17,7 de la RM-19  en Murcia (29.425 denuncias). 

Texto Alternativo
Un vehículo pasa por delante de un radar | ALBERT BERTRÁN

El sexto también está en Málaga (28.537 denuncias), concretamente en el kilómetro 256,7 de la A7, mientras que el séptimo radar es el situiado en el kilómetro 59,2 de la N-IV en Segovia (28.127 denuncias). El octavo está en Castellón, en la AP-7 kilómetro 390,6 (26.398 denuncias), el noveno en Sevilla (con 26.324 denuncias), en el kilómetro 29,1 de la A-92, y cierra el top 10 con 25.727 denuncias el situado en la A-1, kilómetro 234,4, en la provincia de Burgos. En el informe también se señala que el radar que más multó en Valencia llegó a las 26.398 denuncias, mientras que el 'rey' de la comunidad de Madrid envió 18.154 denuncias por exceso de velocidad. 

'POSTALES' DE BARCELONA

Los radares de Catalunya y del País Vasco, que seguramente andarán a la par del resto de España, no figuran en este informe ya que las dos comunidades tienen transferidas las competencias de tráfico. En Catalunya, hemos sabido que se sanciona diariamente a unos 2.245 conductores en alguno de los 233 cinemómetros fijos o en los 13 que tiene el Ajuntament de Barcelona, lo que supone una media de ingresos anual de 34,8 millones de euros para la Generalitat (que tiene las competencias de Trànsit) y de 7,1 millones para el ayuntamiento barcelonés.

Texto Alternativo
Un Click de Playmobil con un radar de trípode | MARINA VILANOVA

En Catalunya, con datos 2015-2016 que no figuran en el informe de AEAel radar más prolífico es el de Castell Platja d'Aro, en la C31, que en cinco años recaudó 12,7 millones de euros con 192.066 multas (el año pasado impuso 26.678 sanciones por un importe de 1.191.830 euros). Sin embargo, la ciudad de Barcelona ocupa un lugar preferente en cuanto a sanciones. Según los datos disponibles, el radar de la entrada de la ciudad por la Gran Via (C-31 desde Besós) puso entre junio de 2015 y junio de 2016 un total de 46.889 sanciones. Los dos que le siguen son el de la Diagonal llegando del Llobregat (31.202 multas) y el de la Meridiana (llegando del Vallès) con 26.951 sanciones. 

Para saber bien dónde están y lo que hay que conocer sobre su ubicación basta con entrar en las pàginas de Trànsit y de la DGT. Allí está detallada la información de dónde están los radares fijos, así que mejor consultarlo antes de hacerse el Fittipaldi. Avisados estamos. Lo de los radares móviles ya es harina de otro costal.