Movilidad

MOVILIDAD

El RACE pretende reducir de forma sostenible la siniestralidad vial

El club considera positivos los avances, pero exige mayores esfuerzos para conseguir unos mejores resultados.

Atasco en autopista.
Atasco en autopista. | AGENCIAS
@Gemmagf_

En 2018 hemos vivido una reducción del 1,5% del número de fallecidos en carretera, con un registro total de 1.180 (18 menos que el total del año pasado), según ha informado Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, acompañado de Pere Navarro, director general de Tráfico. Algo de lo que, sin duda, podemos estar contentos y algo que el Real Automóvil Club de España (RACE) ve como positivo. Sin embargo, el mismo club también considera que aún queda mucho por hacer y que no debemos conformarnos con estos resultados. Por ello, el RACE ha solicitado un plan de medidas urgentes, con las que pretende reducir de forma sostenible la siniestralidad vial que aún se vive en las carreteras del país.

Asimismo, el RACE ha señalado que "valoramos de forma positiva pero insuficiente la reducción de los muertos por accidentes de tráfico en vías interurbanas, ya que debemos trabajar de forma coordinada hacia objetivos mucho más ambiciosos, como los fijados por la ONU, y llevar al centro del debate político y social este grave problema, una vez probada la relación existente entre una mayor preocupación sobre el tema y la reducción en el número de accidentes".

Así pues, algunas de las medidas que el RACE espera que puedan servir para seguir reduciendo la siniestralidad, y que deben ser implementadas de forma prioritaria son:

Mayor prioridad política. Situar el problema de la seguridad vial entre los elementos principales de la agenda política nacional puede salvar vidas.

Incentivos para la renovación del parque automovilístico.

Elaboración de un mapa de ubicación de radares, de forma preventiva, conforme a los estudios de carreteras y su siniestralidad.

Fomentar la circulación por las vías de alta capacidad, ya que son las más seguras, aumentar la inversión en carreteras secundarias, así como desarrollar un plan de infraestructuras separadas y protegidas en aquellas vías frecuentadas por usuarios vulnerables, sin que suponga un prejuicio para los automovilistas y motociclistas.

Desarrollar un plan de mejora de la formación vial de todos los usuarios, incluyendo un desarrollo específico para las empresas.

Intensificar las campañas de concienciación en prevención de accidentes, dirigida a todos los usuarios de la vía, incluyendo los vulnerables.

Trabajar en la mejora de la convivencia vial y sin riesgos, con derechos y obligaciones.

Mayor inversión en investigación vial, para conocer las causas de los siniestros, y definir la base de las políticas viales.