Seguridad vial

Más de la mitad de los conductores admiten distraerse con el móvil

Los conductores españoles se distraen más que los europeos también con el GPS y los ciclistas.

Usar el teléfono aumenta el riesgo de sufrir un accidente.
Usar el teléfono aumenta el riesgo de sufrir un accidente. | AGENCIAS

Agencias

Más de la mitad (56%) de los conductores españoles admiten que su teléfono móvil es la mayor distracción al volante, según un estudio elaborado por Liberty Mutual Insurance, casa matriz de Liberty Seguros, que ha realizado una comparativa con FranciaIrlandaPortugalReino Unido y Estados Unidos.

Tal y como revela el estudio, basado en las respuestas de más de 8.000 ciudadanos de estos seis países, los españoles se distraen con los Smartphones en mayor medida que los portugueses (50%) y, sobre todo, que los estadounidenses (29%), Francia (27%), Irlanda (25%), e Inglaterra (18%).

También son los españoles los que más se distraen con el navegador: un 21% lo mencionan como factor de distracción al volante, frente al 17% que registra Portugal, el 13% de Francia y Reino Unido, y el 10% en Irlanda.

Los niños también distraen

El estudio también contempla el peligro de las distracciones cuando van acompañantes en el coche. Así, muestra que son los niños quienes generan mayores distracciones a los conductores españoles (23%), más que un amigo, pareja o familiar (13%). Esto es así de forma destacada en Francia, donde 1 de cada 4 se muestra preocupado por esta distracción o Irlanda, donde un 24% también considera que los niños como acompañantes distraen.

Los resultados también han arrojado, con alta unanimidad en los cinco mercados europeos, que los ciclistas constituyen uno de los principales focos de distracción, siendo en España un 35%, un 39% para los ingleses, y un 38% para Francia e Irlanda. En Estados Unidos, en cambio, esta cifra llega sólo a un 19%.

Para los conductores españoles los propios peatones funcionan también como fuente principal de distracciones mientras se está conduciendo (27%), aunque es en Francia donde se perciben como más peligrosos (40%), registrando cifras más bajas en el resto de los mercados: Irlanda (23%), Inglaterra (21%), Portugal (19%) y Estados Unidos (15%).

Consecuencias de las distracciones

Dentro del análisis, hay un apartado dedicado al riesgo que supone la conducción cuando se va con prisa. Así, un tercio (33%) de los conductores españoles admite acelerar cuando esto ocurre, aunque son los que menos probabilidades tienen de caer en conductas de riesgo en comparación con Francia (44%), Irlanda (42%), Portugal (42%) y Estados Unidos (55%).

De hecho, los resultados del estudio sugieren que los conductores españoles tienen menos probabilidades de cambiar su forma de conducir cuando van con prisa (32%), en comparación con el Reino Unido (35%), Irlanda (26%), Francia (22%), Portugal (21%) y Estados Unidos (24%).

Por último, en España solo un 3% realiza acciones paralelas al volante, tales como comer o maquillarse, cuando se va con prisa, mientras que en Irlanda esta cifra se cuadriplica (12%).