CICLO WLTP

Los fabricantes se apresuran a adaptarse a la normativa

Se estima que existen unas 100.000 unidades que tienen que matricularse antes del 1 de septiembre.

Vehículo diésel
Vehículo diésel | AGENCIAS
@Gemmagf_

El futuro del diésel es el debate de actualidad, y no exento de polémica. Por un lado, el Gobierno promete liquidar de manera progresiva las ventajas fiscales para este combustible. Por el otro, los fabricantes de vehículos necesitan dar salida a miles de vehículos con motores diésel que van a quedar alejados de la nueva normativa de medición el próximo día 1 de septiembre, cuando entrará en vigor un nuevo sistema de test de homologación WLTP, que ofrecerá resultados más realistas y hará que muchos vehículos salten de tramo impositivo porque sus emisiones y consumos serán más altos.

Y es que, según Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), “es un problema de entre 80.000 y 100.000 unidades”, incluyendo pequeñas furgonetas comerciales, de las que “en torno al 50% son diésel”. Todos ellos, son vehículos que no cumplen los estándares del nuevo sistema de test de homologación WLTP. La patronal de fabricantes Anfac, ha señalado que “la normativa europea permite, para gestionar el stock de los vehículos que no cumplan con la normativa, la posibilidad de continuar matriculándolos durante un año más con un límite de volumen”. No son coches obsoletos para nada, sencillamente que van a tener que adaptarse a una nueva norma más estricta. Algunos incluso consideran que demasiado.

Todas estas unidades suponen, según Vidal de la Peña, un fuerte golpe para las redes oficiales de venta que han tenido que adelantar el dinero en un momento en el que, además, suelen cargarse de stock extra ante la proximidad del mes de agosto.

Todo esto sucede en un momento realmente complicado para, cuando hace tan solo una semana, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, declaró que este combustible “tiene los días contados” y que “su impacto en la calidad del aire es lo suficientemente importante como para ir pensando en un proceso de salida”. Tal vez demasiado agorera. Probablemente se habrá pasado de frenada...