Emisiones

Las emisiones de los coches nuevos aumentan en Europa un 1,8%

La imparable caída del diésel y el aumento de la demanda de gasolina y del segmento SUV, las principales causas.

Las emisiones de los coches nuevos vendidos en Europa aumentan.
Las emisiones de los coches nuevos vendidos en Europa aumentan. | MOTOR

Redacción / Agencias

Las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de los automóviles comercializados en la Unión Europea (UE) durante el año pasado se situaron en 120,6 gramos por kilómetro, un 1,8% más en comparación con las cifras del ejercicio anterior, según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA).

Este incremento de las emisiones de CO2 de los coches nuevos se debe a la mayor demanda de vehículos todocamino y, especialmente, a la incertidumbre vinculada con el diésel, que ha provocado un retroceso en las matriculaciones de los automóviles con este tipo de combustible.

En 2018, Holanda fue el país con las emisiones medias de CO2 de coches nuevos más bajas de toda la UE, con 105,5 gramos por kilómetro, un 2,6% menos, seguida muy de cerca por Malta, con 105,9 gramos, un 4% menos.

Por debajo de la barrera de los 110 gramos de CO2 por kilómetro también se situaron Portugal, con un promedio de 106,3 gramos por kilómetro, un 1,6% más, y Dinamarca, con 109,6 gramos de media, un 2,3% más.

Por debajo de la media

España, por su parte, se situó por debajo de la media europea en términos de emisiones de dióxido de carbono de los automóviles, con 118,1 gramos por kilómetro, lo que supone una progresión del 2,7% en comparación con los datos recopilados durante el año precedente.

Con valores inferiores a la media europea de 120,6 gr/CO2 también se situaron otros países como Bélgica (119,5), Croacia (115,7), Finlandia (116,6), Francia (112,2), Grecia (111,1), Irlanda (113,1) e Italia (116,3).

No obstante, por encima se colocaron Austria (123,1), Bulgaria (128,1), Chipre (123,3), República Checa (125,6), Estonia (132,3), Alemania (129,9), Hungría (129), Letonia (129), Lituania (128,6), Luxemburgo (131,4), Polonia (127,7), Rumanía (121,5), Eslovaquia (127,6), Eslovenia (120,9), Suecia (122,3) y Reino Unido (124,8).

El diésel sigue cayendo

Los datos de ACEA, reflejan el retroceso que ha experimentado el diésel en los vehículos nuevos, en beneficio de otros sistemas de propulsión, como la gasolina y los modelos alternativos.

En 2018, el 56,7% de las entregas de coches nuevos en Europa correspondió a automóviles de gasolina, en comparación con el 50,3% contabilizado en 2017. Entre 2015 y 2018, la cuota de la gasolina ha pasado del 44,2% al 56,7%. Por su parte, el diésel representó el 35,9% de las ventas de coches nuevos en la Unión Europea el año pasado, en comparación con el 44% del ejercicio previo, cerrando una reducción de 15,6 puntos porcentuales desde 2015, cuando contaba con una penetración del 51,5%.

En España la demonización del diésel ha provocado que su cuota de mercado retroceda a niveles de 1994. En junio de este año, según datos de Anfac, solo el 25,9% vendidos eran diésel, mientras que el 63,4% fueron gasolina. En 2010, los diésel representaban un 71% del mercado. En 2018, la cuota de diésel frente a la de gasolina fue del 31,3% y del 48,9%, respectivamente en España.