Gasolineras

Las gasolineras sin atención generan un ahorro de 456 millones

Del mismo modo, estos establecimientos destruyen según Aesae 1.500 empleos y 10.000 según el Gobierno.

Las gasolineras desatendidas, el eterno debate sobre el ahorro y el desempleo.
Las gasolineras desatendidas, el eterno debate sobre el ahorro y el desempleo. | MOTOR
@alexsoler66

La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) asegura que las 600 gasolineras sin atención de personal o automáticas establecidas en España conllevan un ahorro anual para los consumidores de hasta 456 millones de euros. En el lado negativo, según los datos presentados por la asociación, estas gasolineras también suponen una pérdida de 1.500 empleos, una cifra que contrasta con la del Gobierno, que estima que el número podría incrementarse hasta los 10.000 puestos de trabajo.

Las estaciones de servicio automáticas o sin atención son conocidas ya por la mayoría de conductores. Gracias al ahorro que les supone a los establecimientos la omisión de personal al que pagar, pueden ofrecer unos precios más asequibles para el carburante. No se debe confundir una gasolinera automática con una low cost o con las autoservicio, ya que estas últimas sí disponen de trabajadores que realizan el cobro y activan el suministro al comprador y las low cost basan su negocio en vender grandes cantidades de gasolina a un precio menor. En las automáticas o sin atención todo el proceso es llevado a cabo por el conductor.

Todo lo que debes saber sobre la gasolina low cost en Motor Zeta.

Gasolineras sin atención en España

La primera normativa que reguló este tipo de establecimientos data de 2013, cuando solo permitía que se instalaran en ubicaciones donde hubiera actividad económica, por eso la gran mayoría pertenecían a hipermercados. Según los datos de Aesae, las 600 gasolineras sin atención de España apenas constituyen el 5% del total de 11.495 (2017) gasolineras del país. Sin embargo, el aumento de puntos de venta de los últimos años va ligado al incremento de gasolineras sin atención y de bajo coste. Por su parte, los puntos tradicionales se mantienen estables.

El principal argumento a favor de estas gasolineras es el bajo precio del carburante, que les lleva a competir con las grandes petroleras por ofrecer combustible más barato. "El ahorro de costes de personal se lo trasladamos al cliente. Es el cliente el que elige si quiere pagar de más y que le pongan la gasolina o ahorrar dinero poniéndosela él mismo", explica Manuel Jiménez, presidente de Aesae.

El problema del desempleo

Las principales críticas a este modelo de negocio llegan porque, al ahorrarse personal, contribuyen al desempleo. De hecho, un informe elaborado el pasado mayo por el Consejo Económico y Social del País Vasco aseguraba que son seis empleos menos por cada gasolinera sin atención de personal. 

Para defenderse, Aesae, que no esconde que es cierta la pérdida de empleos, asegura que los recortes de plantilla en el sector se produjeron antes de la llegada de los centros sin atención personal al país, aunque las grandes petroleras usaron esos recortes para aumentar su facturación y no para beneficiar al cliente. Del mismo modo, Jiménez asegura que no son puestos de trabajo "perdidos", sino que los 465 millones de euros que los españoles se ahorran en esas gasolineras se traducen en inversiones y gastos en otros sectores que, a su vez, crean empleo para satisfacer la nueva demanda.

Varias comunidades en España prohibían o ponían dificultades al establecimiento de este tipo de gasolineras y la patronal se ha quejado de que éstas, a su vez, dificultaban el libre mercado en favor de las grandes petroleras. El conflicto no tardó en llegar a Europa, donde la Comisión Europea mostró su apoyo a estas gasolineras y advirtió que las normativas autonómicas suponían una restricción incompatible con el derecho a la libertad de establecimiento de empresas, hecho que motivó a la mayoría de comunidades con normativas de este tipo, como el País Vasco o Castilla-La Mancha, a retirarlas o a anunciar su retirada.

Por si fuera poco, el pasado mayo Aesae recurría ante el Tribunal Supremo una limitación que prohíbe hacer repostajes superiores a 75 litros en las gasolineras desatendidas por cuestiones de seguridad con el argumento de que sus márgenes de rentabilidad son ajustados y que los beneficios se consiguen con grandes volúmenes de venta y que limitar su clientela a vehículos pequeños "les condenaba a la miseria".

En Europa la presencia de gasolineras sin atención varía en función de cada país. Por ejemplo, Dinamarca Suecia son los estados donde hay más establecimientos de este tipo, representando hasta el 60% del total. En otros territorios como Holanda Bélgica (20%) y Francia (10%) su presencia es cada vez más común. Todo parece indicar que también en España seguirán creciendo y Aesae cree que incluso se podría llegar al 20% de la cuota de mercado, momento en el que, como dice Jiménez, "el sector cambiará por completo".