Seguridad Vial

Europa exige a España que adapte las centralitas del eCall

El eCall es obligatorio desde abril de 2018, pero España aún no ha adaptado las centralitas de emergencias para su uso.

El botón S.O.S. sirve para comunicar accidentes sufridos o presenciados en la carretera.
El botón S.O.S. sirve para comunicar accidentes sufridos o presenciados en la carretera. | MOTOR
@alexsoler66

La Comisión Europea (CE) exige a España que en un plazo de dos meses se adapten los centros de llamadas de emergencia 112 al eCall, el sistema de llamada de emergencia de los vehículos nuevos, un sistema obligatorio en toda Europa desde el 1 de abril del año pasado. 

Este avisto tiene la forma de un dictamen motivado, segunda fase del procedimiento de infracción sancionador que la CE inició contra España en junio del año pasado por no haber desarrollado las infraestructuras necesarias para el buen uso del eCall dos meses después de su entrada en vigor. Tras este segundo aviso, si España no se pone al día en el plazo otorgado por Europa, la CE podría llevar el caso ante el Tribunal de la Unión Europea.

Todo sobre el eCall

El eCall es un sistema de emergencia que automáticamente realiza una llamada al servicio de emergencias y ofrece la posición geográfica del vehículo en caso de accidente para que se pueda atender el percance más rápido. Este botón realiza una función vital porque los primeros minutos son los más importantes tras un accidente. De hecho, según la Cruz Roja es en los primeros cinco minutos en los que se producen el 57% de los fallecimientos. 

Además de para asistir al vehículo que realiza la llamada, ya sea apretando el botón por voluntad del conductor o automáticamente tras un accidente, el eCall puede servir para alertar el accidente de otros vehículos si se es testigo o para avisar y notificar alguna situación peligrosa, como un robo o una avería.

El sistema eCall marca el 112 de manera automática en caso de que se pulse el botón S.O.S. o en caso de accidente, activación de airbags o se accione el tensor del cinturón de seguridad. De esta manera, el coche queda, en caso de emergencia, automáticamente comunicado con los servicios pertinentes. 

Una vez se ha iniciado la comunicación, un operador, que habla el idioma del país donde se está circulando, contestará la llamada. En caso de no ser el idioma del conductor, se pasará a un operador que lo hable. Por otro lado, si los pasajeros del vehículo accidentado no están en condiciones de hablar, el servicio envía automáticamente a los servicios de asistencia a la posición del coche, que previamente enviará su ubicación mediante un localizador GPS con información importante como el modelo y la matrícula.

El sistema utilizado no es ningún derroche de tecnología, ya que se vale de una tarjeta SIM integrada al vehículo, como los móviles, que permite realizar la llamada y enviar la posición exacta del coche en caso de accidente. En cuanto al precio, todo el coste corre a cargo del fabricante y de los servicios de emergencia y el servicio es gratuito para el conductor.