Entrevistas

director de diseño de peugeot

Gilles Vidal analiza la magia del Peugeot eLegend

"Casi sin querer acabamos diseñando un coche con el que todo el mundo sueña".

elegent
Peugeot e-Legend, estrella en Milán. | motor

Redacción

El Peugeot E-Legend es solo un prototipo, pero ha causado tanto furor en las redes que incluso hay una petición en Change.org para que llegue a los concesionarios. Hablamos con el responsable de su diseño retro, al que también ha pillado desprevenido el revuelo de su creación. 

A sus 46 años, Gilles Vidal ha llegado al cenit soñado de muchos diseñadores de coches: ser responsable de uno de los vehículos más deseados del momento. Aunque hay un problema: no es real, y tal vez no lo llegue a ser nunca. El Peugeot E-Legend es un prototipo que no pretendía pasar de mero ejercicio de estilo, siquiera un guiño al mítico 504 Coupé de los setenta, pero con motor eléctrico y la posibilidad de circular de forma autónoma. 

Gilles Vidal habla el futuro de la marca del léon. | PSA

Algo así como un bello escaparate tecnológico, por decirlo así, para mostrar en los principales eventos automovilísticos de todo el mundo hasta dónde es capaz de llegar Peugeot. Pero se les fue de las manos. Se ha vuelto uno de los fenómenos virales del último año, e incluso se ha creado un grupo en Change.org para recoger firmas, y convencer a la marca de que lo fabrique en serie y lo ponga a la venta. 

Durante la pasada Design Week de Milán hablamos con el responsable del diseño de los prototipo de Peugeot y, por tanto, de esta proeza visual que es el E-Legend.

¿Siempre quiso diseñar automóviles?

Lo decidí cuando estudiaba en la Art Centre College of Design Graduate de Suiza, mi plan era ser  diseñador gráfico. Pero ahí me di cuenta de que esto era también diseño industrial, y que dejaba mucho espacio a la creatividad, y al mismo tiempo era algo muy complejo que planteaba retos todo el rato. 

Por tanto, no era un 'freak' de los coches, como muchos diseñadores que se dedican a esto. 

Mi padre y mi abuelo eran vendedores de coches, y mi tío coleccionaba clásicos. De modo que es algo que he mamado desde pequeño. Pero ya te digo que, aunque heredé esa pasión por los coches, me planteé diseñarlos mucho después, cuando estudiaba. 

¿Esperaba la expectación que ha levantado el E-Legend?

Para nada. De hecho, como suele pasar con los prototipos, nació como un ejercicio de estilo de diseño, como “una intención”, así solemos definirlo. Partimos de la idea de que el tema de moda en el sector, ahora, es la movilidad eléctrica y la autónoma. Y en general, la tecnología que llevarán los coches en el futuro. Pero queríamos hacer algo realmente ‘sexy’, porque últimamente se está separando mucho toda esta tecnología de ese tipo de diseños que te hacen subir las pulsaciones. De modo que, aunque fuera un prototipo futurista, quisimos conjugarlo con un aspecto claramente retro. Era una apuesta novedosa, lo de conjugar ambos mundos, y sabíamos que daría que hablar. Pero, en ningún caso, sospechábamos que generaría algo tan fuerte, todo este furor, y no solo en los aficionados al motor. Es como haber concebido, caso sin querer, el coche con el que todos sueñan.

Recuerda al primer Ford Mustang. En aquella época no había internet, pero sí fue viral de una forma, digamos, más analógica. Había colas ante los escaparates de los concesionarios de Estados Unidos, no para comprarlo, sino solo para verlo. ¿Cree que ha concebido, sin quererlo, otro clásico en vida?

En la década de los sesenta hubo coches con ese diseño coupé de morro largo de marcas como Alfa Romeo o BMW. Era algo así como una actitud. Tal vez el Mustang fue el precursor de todos ellos. Lo que está claro es que nosotros hemos querido rescatar esa actitud de aquella década. 

Los coches eléctricos no llevan enormes y complejos motores ni transmisiones, y tienen en general muchos menos componentes que uno de combustión. ¿Eso da más margen de creatividad a la hora de diseñarlos?

Claro que sí. En 2009 ya lanzamos un prototipo totalmente eléctrico, el BB1. Era un coche extremadamente pequeño y minimalista, solo dos metros y medio de largo, pero aun así, alojaba a cuatro pasajeros. Eso fue posible porque la batería iba bajo los asientos, y los motores en las propias ruedas. Las posibilidades de diseño son mucho mayores.

Pero precisamente, el E-Legend tiene un morro larguísimo, innecesario en un coche eléctrico. Es una pura concesión al diseño. 

Hay que tener en cuenta que es un reflejo de la estrategia del grupo. Que consiste en crear coches en los que el cliente pueda elegir si pedirlo con motor de gasolina, diésel o eléctrico. Pero sobre el mismo modelo. Esa será la manera de lograr que se extienda la venta del coche eléctrico. Es una estrategia eficiente, además. 

¿Llegará a la serie?

Me encantaría, pero no está por el momento en los planes de la marca.

Pero, ¿es completamente imposible que suceda? Deles un halo de esperanza a todos esos miles de fans...

No es imposible. Por supuesto, no podría ser totalmente autónomo, como este, sencillamente porque aún queda tiempo para que eso sea legal. Pero sí es técnicamente factible lanzar un deportivo coupé de Peugeot con una carrocería similar. 

¿Sería eléctrico?

Podría ser cualquier cosa.