CARBURANTES

El precio de la gasolina cae por primera vez en lo que va de año

El litro de combustible se abarata el 0,22%, hasta los 1,355 euros.

gasolina
Este nivel en los precios de los combustibles ha estado marcado por la espiral alcista en que se encuentra el precio del crudo. | RICARD CUGAT

El Periódico

El precio de la gasolina ha registrado la primera caída del año en la última semana, al abaratarse el 0,22%, tras registrar 16 subidas consecutivas.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina ha descendido a la cota de los 1,355 euros, y se aleja así del máximo tocado hace siete días, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. También se ha abaratado levemente el litro de gasóleo, cortando con una serie de cuatro subidas consecutivas, tras caer su precio el 0,07%, hasta los 1,257 euros.

La caída de los precios viene acompañada del ligero descenso que se registró la pasada semana en la cotización del petróleo. No obstante, este jueves, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba ligeramente por encima de los 72 dólares, casi dos dólares más que la pasada semana, mientras que el Texas americano se intercambiaba a 62,47 dólares.

Ambos carburantes han registrado una tendencia alcista desde principios de año. Con ella rompían una espiral a la baja que había llevado a un abaratamiento del 13% en el caso de la gasolina, y de más del 12% para el gasóleo, desde los máximos que alcanzaron en octubre.

La subida de precios llegó tras la entrada en vigor del 'tipo especial' único, la nueva fiscalidad que grava el consumo de hidrocarburos y que fue regulada por el anterior Gobierno del PP en los PGE del 2018.

En España, la gasolina es más barata que en la media de la UE y la zona euro, donde el precio medio de venta al público del litro de combustible Euro-Súper 95 se sitúa en 1,48 euros y 1,527 euros, respectivamente. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta de media 1,376 euros en la UE y 1,371 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, que la media comunitaria.