crimen organizado

Los accidentes provocados son cada vez más frecuentes, según estudio

Cada vez hay más mafias que provocan o simulan accidentes para lucrarse con los beneficios que ofrecen las aseguradoras.

fraude accidente
6 de cada 100 accidentes son un fraude. | LÍNEA DIRECTA

Laerke Saura Birk

6 de cada 100 accidentes que declaran los conductores a sus aseguradoras no habrían ocurrido o serían fruto de una situación provocada a propósito. Así lo confirma el 4º Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos, que publica la empresa aseguradora Línea Directa.

Pero, además, el documento concluye que no se trata de algo aislado, sino que cada vez existen más mafias organizadas dedicadas a simular accidentes para lucrarse con los beneficios del seguro.

Según Línea Directa, estas organizaciones han crecido un 152% en España en los últimos cinco años, lo que significaría que ahora existen hasta 400 bandas organizadas que se dedican a cometer este tipo de crímenes. El perfil que muestran es de haber estado involucradas con otros crímenes, además de ser muy jerarquizadas, y se centran en obtener indemnizaciones por daños corporales, engañando a las compañías de seguro. Murcia es la comunidad donde esta tendencia es más abundante, seguido de Cantabria y Andalucia.

Además, según Línea Directa, el perfil del defraudador es un hombre entre 18 y 24 años con empleo precario o en el paro.

Estos son algunos de los fraudes que denuncia el estudio de Línea Directa. Hay que prestar especial atención, porque hay algunos que nos pueden llegar a afectar a nosotros mismos:

-Provocar colisiones. Una forma muy común de hacerlo es circular por el carril exterior de una rotonda, provocando deliberadamente una colisión con otros coches. Es decir: párate siempre antes de entrar en una rotonda si ves que se aproxima un coche que pueda parecer que vaya a salir.

-Atropellamientos. También conocido como "el atropellador atropellado". Se trata de atropellar a alguien a propósito para hacerse con la indemnización.

-Fingir siniestros. Los talleres también pueden ser parte de este fraude. De hecho, se han denunciado siniestros fingidos por el dueño de un taller que repara los vehículos. 

-El truco de "mi mujer". El dueño de un taller puede asegurar coches a nombre de su mujer sin que ella lo sepa y monta siniestros falsos. Cobra las lesiones y además repara los coches.

El taller también ha contribuido en denunciar:

-Falsas averías.

-Presupuestos inflados.

-Ocultación de una tasa de alcoholémia positiva.

Puedes consultar todas las conclusiones del estudio aquí.