Sport.es Menú
Estadio Real Madrid Minuto
Real Madrid

Real Madrid

3 - 1

Champions 2017 - 2018. Final 26 de mayo Hora: 20:45h

Liverpool

Liverpool

Karius le regala la decimotercera al Real Madrid

El meta alemán le dio el gol hecho a Benzema en el primero y Bale, que marcó un golazo de chilena, le dobló los guantes en el tercero

El Liverpool empezó a perder el partido cuando Ramos lesionó a la estrella 'red', Mohamed Salah

El Real Madrid derrotó al Liverpool en la final de la Champions League gracias a dos goles de Bale, uno de Benzema... y la actuación poco afortunada de Karius | BEINSPORTS

Otra Champions League para el Real Madrid, al que se le alinean todos los astros cuando de jugar estas finales se trata. El Liverpool se presentó como un señor rival, pero la temprana lesión de su estrella, Mohamed Salah, y las 'cantadas' más propias de Eurovisión que de una final de la Champions de su meta Loris Karius hicieron el resto. La decimotercera del Madrid vino envuelta en papel de regalo. El que le brindó en bandeja el portero alemán del Liverpool a los blancos. Lamentable. 

FICHA TÉCNICA

Champions League, final

MAD

3-1

LIV

Real Madrid

Keylor Navas; Carvajal (Nacho, 36'), Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Modric, Kroos; Isco (Bale, 61'), Cristiano Ronaldo y Benzema (Asensio, 88').

Liverpool

Karius; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Wijnaldum, Henderson, Milner (Emre Can, 83'); Salah (Lallana, 30'), Firmino y Mané.

Goles

1-0 M.51 Benzema. 1-1 M.55 Mané. 2-1 M.63 Bale. 3-1 M.83 Bale.

Árbitro

Milorad Mazic (Serbia). TA: Mané (82').

Estadio

Olímpico de Kiev.

Y eso que apretó, y de lo lindo, el Liverpool en los minutos iniciales. Mejor puesta en escena, sin duda, la de los 'reds' ante un Real Madrid agarrotado y sin salida de balón. Jürgen Klopp empezó ganando la primera batalla, con una presión agobiante y acertadas recuperaciones de balón. Pero los primeros acercamientos fueron solventados primero por Keylor Navas y después por un oportuno Varane.

Diez minutos de reloj tardó el Real Madrid en asomar la cabeza. Lo hizo Marcelo, siempre activo en ataque. Cinco minutos más son los que concedió Cristiano Ronaldo en aparecer. El portugués se la jugó en acción individual y chutó alto. Zidane apostó por el once que se esperaba, con Isco en la mediapunta y en punta CR7 y Benzema. Gareth Bale fue el sacrificado.

El Madrid se intentó recuperar sobando el balón, pero con poca profundidad. La que le faltó, la tuvo el Liverpool, muy peligroso también a balón parado, como evidenció en el 18' Van Dijk a la salida de un córner. Su cabezazo, intimidador, salió alto. Nada que ver la intensidad de unos y otros en este primer tramo de partido.

lesión de salah... y de carvajal

El Madrid, es lo que tiene. Puede jugar mal, incluso rematadamente mal, pero se mantiene vivo por cuestiones a menudo indescifrables. Como tener un portero denostado cada temporada que salva los muebles día sí, día también. Keylor Navas se erigió en salvador a los 23 minutos cuando contestó con un rechace espectacular al potente chut del jovencísimo talento Alexander-Arnold.

Pero el inmenso golpe moral llegó instantes después. Sergio Ramos agarró con fuerza a Mohamed Salah y a la estrella 'red' se le salió el hombro. Ni siquiera se señaló falta. El egipcio se intentó recuperar, pero no pudo, cayó al césped y estalló en lloros de impotencia y rabia. No fue el único. También se lesionó, muy poco después, Carvajal. Las lágrimas cambiaron de bando, pues el canterano madridista, roto, se marchó sin consuelo y con el Mundial borrándose del horizonte.

Nacho entró para colocarse en el lateral derecho y el partido quiso recuperar su interumpido pulso. El Madrid intensificó el dominio y llegaron sus mejores minutos. Karius se lució al cabezazo de un Cristiano Ronaldo en fuera de juego, por lo que el gol en el rechace de Benzema ya no valió. Nacho chutó después al lateral de la red y Benzema cerró el primer tiempo con un chut lejano. Sin goles se llegó al descanso, pero estaba claro quién había perdido más con las lesiones. Carvajal es un excelente lateral, pero Salah es el indiscutible líder del Liverpool.

del gol más ridículo al rápido empate

El cambio de mentalidad del Real Madrid apuntado al final de la primera parte, se certificó solo arrancar la segunda. Isco puso el miedo en el cuerpo al estrellar un balón al travesaño y el que se debió quedar como un flan es Loris Karius. Sin explicación lo que hizo en el minuto 51. Le llegó el balón y buscó el pase con la mano a un compañero sin apreciar la presencia de Benzema, como si el delantero francés fuera invisible. Karim, claro, lo aprovechó, solo la tuvo que empujar para hacer subir al marcador el gol más ridículo de la historia de la Champions League.

El Liverpool no tiene portero, es una triste realidad de los últimos años, pero cuenta con otros argumentos. Y uno de ellos se llama Sadio Mané, quien en ausencia de Salah tomó las riendas ofensivas. reaccionaron los 'reds' a lo campeón, con la mejor de las actitudes, y solo cuatro minutos después, córner, cabezazo en la prolongación de Lovren y el senegalés puso, inteligente, depredador, la punta de la bota lo suficiente para superar a Navas. 

BALE SALE PARA MARCAR EL GOL DE LA NOCHE

La respuesta de 'Zizou' fue dar entrada a Bale para fiarlo todo a la BBC. El galés entró por un apagado Isco que la tuvo antes de irse, pero esta vez sí estuvo fino Karius. Nada pudo hacer ciertamente el meta alemán ante el primer balón que tocó Bale. Respondió al centro de Marcelo con una espectacular chilena con la zurda. Imparable, pero sin ninguna oposición, y de nuevo los blancos por delante en el marcador.

La fortuna que tuvo el Madrid, sobre todo en el primer gol, le faltó al Liverpool. Y es que los 'reds' son duros de pelar, no se vienen abajo por nada y pese a ser noqueados dos veces, mantuvieron el tipo y a punto estuvieron a punto de empatar en un disparo de Mané, quien si no, que se estrelló en la cepa del poste.

'cantada' definitiva de karius

Siguieron a la carga los 'reds' y Firmino pidió penalti de Casemiro, al que impactó el balón en su codo dentro del área. El colegiado interpretó que no hubo voluntariedad. Se quedaron parados los ingleses y a la contra casi sentencia Cristiano Ronaldo, pero Robertson le adivinó la idea y despejó 'in extremis'. 

Nada que hacer. Los defensas se puden emplear a fondo, pero con un portero como Karius es muy difícil. Se 'comió' el tercero ante el chut con efecto de Bale y se acabó el partido. Imperdonable en una final de la Champions League, como que salga un espontáneo en la última jugada del partido, cuando Cristiano buscaba su gol. El portugués se quedó con las ganas.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil