Sport.es
Sport.es Menú
Estadio Real Madrid Minuto
Real Madrid

Real Madrid

2 - 2

Champions 2017 - 2018 · Semifinal - Vuelta 01 de mayo Hora: 20:45h

Bayern Múnich

Bayern Múnich

El Madrid sobrevive al acoso del Bayern y jugará la final

Pésimo partido del equipo de Zidane, que jugó con fuego y fue superado ampliamente por el Bayern en el Bernabéu

Dos goles de Benzema, uno de ellos gracias a un hilarante error del meta rival, y las manos de Keylor Navas llevan al Madrid a Kiev

El Real Madrid logró el pase a la final de la Champions en Kiev gracias a un empate a dos polémico | BEINSPORTS

En un partido frenético, el Real Madrid sobrevivió a su propia película de terror en el Santiago Bernabéu: fue superado ampliamente por el Bayern de Munich, pero logró clasificarse para la final de la Champions gracias a dos goles aislados de Benzema (uno de ellos gracias a un grotesco error del portero rival) y a las intervenciones de Keylor Navas en los momentos más críticos de su equipo.

FICHA TÉCNICA

Champions League

RMA

2-2

BAY

Real Madrid

Navas; Lucas Vázquez, Varane, Ramos, Marcelo; Kovacic (Casemiro, 71'), Modric, Kroos, Asensio (Nacho, 86'), Benzema (Bale, 71') y Cristiano.

Bayern Munich

Ulreich; Kimmich, Süle, Hummels, Alaba; Tolisso (Wagner, 75'), Thiago, James (Javi Martínez, 82'); Müller, Lewandowski y Ribéry.

Goles

0-1, min. 3: Kimmich aprovecha un mal despeje de Ramos desde la frontal del área pequeña. 1-1, min. 11: Benzema cabecea a la red un buen centro de Marcelo desde la banda izquierda. 2-1, min. 46: Benzema aprovecha un cómico error de Ulreich para marcar a puerta vacía. 2-2, min. 62: James, tas un rechace de Varane.

Árbitro

Cüneyt Çakir (Turquía): Amonestó con cartulina amarilla a Modric (61'), Lucas Vázquez (65'), Varane (88') y Casemiro (89').

Incidencias

Partido de vuelta de las semifinales de la Champions, disputado en el Santiago Bernabéu ante 77. 459 espectadores.

El Madrid jugó con fuego y estuvo a punto de quemarse: el Bayern rozó la clasificación hasta el último suspiro, después de un encomiable ejercicio futbolístico.

El equipo alemán superó al Madrid en todos los aspectos del juego, transformando el partido en un monólogo sin premio final. Tuvo contra las cuerdas al Madrid, pero no supo rematarlo. 

El Bayern convirtió el partido en un infierno desde el inicio, ayudado por la dimisión del centro del campo del Madrid. Sin Casemiro, incomprensiblemente sentado en el banquillo, el equipo de Zidane se diluyó. A Modric le tocó correr a campo abierto detrás de Ribéry y de Alaba, y Lucas Vázquez sufrió de lo lindo como lateral diestro. 

un inicio fulgurante

Sin embargo, el gol llegó desde la otra banda, y muy pronto: una internada de Müller dejó el balón dividido entre Lewandowski y Ramos, que despejó corto y flojo. Por allí apareció Kimmich para batir a Navas y meter el miedo en el cuerpo a todo el Bernabéu.

El gol espoleó al Bayern, que adelantó líneas y ahogó al Madrid. Thiago, Tolisso y James se adueñaron del centro del campo, Ribéry y Alaba profundizaron por la banda izquierda y Müller y Lewandowsi pusieron en problemas a la defensa del Madrid.

aparece benzema

Pero el Madrid respiró aliviado en el minuto 11, cuando Benzema embocó a gol un buen centro de Marcelo desde la banda izquierda. El francés sacó petróleo de un claro error de marcaje de Alaba.

El 1-1 no cambió el guión del partido: el Bayern encerró al Madrid en su área, moviéndose excelentemente entre líneas y aprovechando las filtraciones del Madrid en defensa.

Pero al equipo alemán le faltó puntería y picante en ataque: James tuvo una ocasión clarísima, solo ante Navas, pero su remate en escorzo se fue por encima del larguero. 

La producción ofensiva del Madrid en la primera parte se limitó a dos aproximaciones de Asensio, bien resueltas por Thiago. El equipo de Zidane se limitó a achicar agua ante el acoso del Bayern, que vivió en campo contrario. 

El primer acto acabó con polémica: el árbitro, el turco Cakir, no vio una clara mano de Marcelo en el área. Cortó un centro de Kimmich que llevaba peligro, pero el colegiado prefirió no complicarse la vida, para indignación de los jugadores del Bayern.

un gol cómico

La segunda parte comenzó con una jugada surrealista y que acabaría marcando el partido: Tolisso cede el balón a Ulreich y el portero del Bayern se quedó a medias. Quiso coger el balón con la mano, pero cuando se dio cuenta de que no podía, intentó despejar con los pies. Pero ni una cosa ni la otra; se venció de mala manera ante Benzema, que envió el balón a la red

El gol parecía liquidar definitivamente al Bayern, pero el equipo bávaro no se rindió: tuvo actitud y fútbol para llegar a los dominios de Keylor Navas, pero le faltó remate.

Mientras, el Madrid se limitaba a defender y a intentar cazar algún contragolpe con Cristiano y Benzema. Pasaban los minutos y el Madrid se hacía pequeño mientras el Bayern recuperaba la fe.

James le pone emoción

Así llegó el segundo del Bayern, en una llegada de James que remató dos veces: la primera, contra Varane. La segunda, a gol, entre las piernas de Keylor Navas. El partido volvía a ser una ruleta rusa. 

El gol del colombiano, que pidió perdón al Bernabéu, impulsó al Bayern y dejó tocado al Madrid: Zidane tardó en reaccionar, pero lo hizo dando entrada a Casemiro buscando solidez en el centro del campo y a Bale para aprovechar los enormes espacios que dejaba el Bayern atrás.

Tolisso estuvo a punto de firmar la sentencia del Madrid en el minuto 73, con un espectacular remate a la media vuelta muy bien rechazado por Keylor Navas. El meta costarricense, siempre discutido, sostuvo a su equipo en los momentos más críticos

el canto del cisne del bayern

Heynckes se jugó la carta de Wagner, un delantero-pívot que apenas pudo hacer nada para decantar la eliminatoria. También retiró del campo a James, que había sido el guardián del balón del Bayern, para dar entrada a Javi Martínez. 

En los últimos minutos, el Madrid supo cortar el ritmo del Bayern a base de faltas: apenas se jugó al fútbol, con el partido entrecortado, más pendientes los jugadores del reloj que del balón.

Fue un final agónico, propio de una semifinal de Champions: al borde del precipicio, el Madrid tuvo toda la suerte que le faltó al Bayern.

La última acción del partido, con Müller intentando llegar a un remate imposible, resumió los esfuerzos de un equipo y la fortuna de otro. 

Así alcanzó el Madrid la final de Kiev, con muchas dudas y poca grandeza, superado en casa por un Bayern que mereció mucho más.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil