Un ex ciclista profesional “adicto” a las galletas

Seguimos con las vidas más curiosas de algunos ciclistas o ex ciclistas del pelotón. Si historias como la de Jan Ullrich y su adicción a la Nutella o la vida Filosófica de Guillaume Martin os parecieron interesantes la que viene a continuación no tiene desperdicio.

Nuestro protagonista es el americano Phil Gaimon más conocido como “Phil the thrill” o “The Cookie Man”. Nuestro amigo no es ni un ciclista mediático ni tiene grandes triunfos en su palmarés, sin embargo muchas cosas de su vida nos llaman la atención.

Phil tiene una afición curiosa, muy curiosa y seguramente insólita para un deportista que llegó, entre 2014 y 2016 al más alto nivel. Se confiesa como un auténtico experto en galletas. De hecho, su adicción a ellas es tan grande que le ha llevado a tener una lista clasificatoria en su página web donde figuran las mejores de todo el mundo.  De hecho, el propio ex ciclista profesional que corrió en equipos tan importantes como el Cannondale, anima a todo el mundo a recomendarle galletas vía correo electrónico. En su época de profesional llegó a bromear con que si alguna de ellas era la culpable de un posible positivo por dopaje buscaría la persona hasta dar con ella.

Las curiosidades más insólitas del bueno de Gaimon no terminan ni mucho menos aquí. Vinculado precisamente con el tema del dopaje el estadounidense tiene en el bíceps de su brazo derecho un tatuaje muy particular. Lleva tatuada una pastilla de jabón. ¡Sí, una pastilla de jabón! Y no una pastilla cualquiera, una en la que se puede leer claramente “clean”, limpio. Así es como se define con orgullo nuestro protagonista. Más claro imposible.

Los inicios de Gaimon también fueron peculiares. En 2004 tomó una decisión. Aparcar la comida rápida, los vídeojuegos, la televisión y su vida sedentaria para empezar a perder peso y a montar en bicicleta. Gaimon confiesa en su web y en más de una entrevista que antes podía pasarse hasta 12 horas viendo series y la televisión.

Su locura no termina todavía aquí. En 2013 el prestigioso director deportivo Jonathan Vaughters le llamó y le ofreció un contrato en la máxima categoría del ciclismo para el año siguiente. Su esfuerzo se veía al fin recompensado, pero antes de firmar tenía que cumplir con un condicionante. Debía demostrar a su futuro director que era capaz de aguantar una gran vuelta de 21 etapas.

Para ello diseñó su tour particular. “El Tour de Phil” que durante 21 días le llevo a recorrer más de 4000 kilómetros, más que todo un Tour de Francia en solitario. Evidentemente no cabe ni decir que Gaimon superó el examen de Vaughters y con nota.

Phil es un tipo particular, contundente, de los que no tiene trabas en la lengua, de los que llaman la atención. Actualmente ya está retirado, pero en Estados Unidos sigue siendo un personaje muy popular y es habitual verlo en eventos cicloturistas pedaleando a gran nivel, eso sí, con su inconfundible traje de hombre galleta.

Comparte
Publicado por
Aleix Serra

Artículos recientes

¿Champán o cuneta? Froome y los exámenes de junio

¿Creo que ningún estudiante de química se atrevería a cuestionar a un premio nobel de…

31 agosto 2021

“Me he quedado sin frenos”. Los discos reabren la polémica en La Vuelta a España.

El equipo de Bicio - Sport hemos afrontado en reiteradas ocasiones el debate entre los…

30 agosto 2021

¿Quiénes son los ciclistas con más seguidores en Instagram?

La popularidad en las redes sociales es a menudo un reflejo de la influencia mediática…

28 agosto 2021

Consejos para aprender a rodar en grupo

El hecho de que muchas personas se inicien en el mundo del ciclismo una vez…

27 agosto 2021

Consejos ciclistas para superar el verano

Los meses calurosos son con mucha diferencia los mejores para salir en bicicleta. El día…

26 agosto 2021

El esquiador que debuta en La Vuelta con apenas 4 meses como profesional

Si hace unos días os traía la historia de Jay Vine, el ciclista que se…

25 agosto 2021