Categories: CicloturismoNoticias

Silk Road Mountain Race – Kirguistán. Espíritu aventurero.

Últimamente han proliferado mucho las carreras de bike-packing. Tanto que, probablemente, puedas entretenerte en cualquiera cerca de tu casa o en un lugar familiar. Pero si lo tuyo es la aventura, las Silk Road Mountain Race es tu reto. Kirguistán, país de acogida de la carrera, no es un país con mucho turismo, pero entre sus montañas encontrarás lugares tan remotos que ciclarás cientos de kilómetros sin encontrar un núcleo poblado. Además, hacerte entender será complicado si no hablas ruso o kirguís.

Kirguistán se encuentra en plena Ruta de la Seda, rodeado de grandes cadenas montañosa sus paisajes harán que los 1.850 kilómetros de la Silk Road Mountain Race se hagan amenos. Su recorrido discurre a lo largo de diferentes parques y reservas naturales estatales. Aunque el desnivel acumulado asciende a los 30.500 metros positivos, estos se realizan en cotas muy altas. La altitud mínima de la carrera ronda los 1.000 metros sobre el nivel del mar, pero las de las cotas a superar se encuentran entre los 3.000 y 4.000 metros.

Alrededor de 25 bikers terminaron la edición de 2018, en 2019 fueron 70. El 13 de agosto de este año tomaron la salida de la Silk Road Mountain Race menos de 100 participantes. Se puede competir tanto solo como en parejas. En cualquier caso, se puede aprovechar para labrar una bonita amistad durante el recorrido: las que se hacen en situaciones tan extremas suelen durar para siempre.

Pondrás a prueba tu capacidad de autosuficiencia.

El 13 de agosto, la Silk Road Mountain Race salió de Talas, pequeña ciudad al noroeste del país, situada a 1280 metros de altitud. Ponerse en la salida de esta prueba implica tener una amplia experiencia en largas rutas de autosuficiencia. A lo largo de su recorrido sólo encontrarás tres punto de control, y es posible que no encuentres núcleos poblados en cientos de kilómetros. Pero que no cunda el pánico, no sólo podrás abastecerte en pueblos y ciudades, gracias a la extendida cultura nómada, podrás comer en los campamentos provisionales o permanentes donde descansan ocasionalmente los pastores kirguisos.

Por el camino no sólo te encontrarás grandes rebaños de ganado, también abundan los animales salvajes, con los que hay que tener especial cuidado. En algunas zonas montañosas habitan leopardos de las nieves, osos pardos, linces y argalíes.

En cuanto al clima, en verano suele ser agradable (entre los 17ºC y los 30ºC), y es difícil que llueva. Sin embargo en alta montaña el tiempo es muy impredecible, las temperaturas pueden bajar en torno a los 10 grados y son frecuentes las lluvias. Es importante cargar con ropa adecuada. Hacerte con un kit para pernoctar ligero y resistente será fundamental para protegerte de las inclemencias del tiempo.

Una tormenta de nieve de agosto este año en la Silk Mountain Race

Tener un buen sistema de carga para tus dispositivos de iluminación va a ser importante en este país, donde la media de horas de luz es baja. En agosto, la media asciende a las 10 horas de luz, así que la mayor parte del tiempo estarás pedaleando de noche.

Además deberás tener constantemente cargado tu sistema de gps, donde dispondrás del track de la carrera. Lo puedes conseguir en la misma página de la prueba. 

DATOS DE LA CARRERA


– ¿Cuándo?: del 13 al 28 de agosto de 2021.

– ¿Dónde? : Kirguistán. Desde Talas hasta Balykchy

– Modalidades: sólo o por parejas.

– Distancia: 1850 km. 30.500 positivos acumulados. 3 puntos de control

– Coste inscripción: 305 libras + 60 libras por el tracker


Bikepacking en la “Suiza del Asia Central”

Kirguistán eres conocido como la Suiza del Asia Central. El 80% del país está ocupado por parte de la región montañosa de Thian Shan que continúa por el este hacia China. Precisamente la Silk Road Mountain Race discurre por buena parte de esta región. El pico más alto de Kirguistán tiene 7439 metros de altitud. En la Silk Road Mountain Race, la cota más alta se encuentra a 3893 metros.

Esta ruta te llevará a superar estos colosos de piedra acumulando más de 30.000 metros positivos a través de valles, cursos de ríos, lagos y escarpados pasos de montaña. A continuación, te nombramos algunos de los lugares cuya belleza y singularidad te llevarán a replantearte seriamente la Silk Road Mountain Race como uno de tus objetivos deportivos.

Terek Pass: es un paso de montaña a 3.573 metros de altitud al que se llega ascendiendo por el puerto de Tepek. Desde Talas, se cicla a lo largo del parque natural de Besh-Tash. Un paso con una historia milenaria: Marco Polo lo utilizó para trazar su ruta mercantil de la seda hacia China, y fue el acceso de Genghis Khan para entrar en el Asia Central.

Parque Natural Karakol. De camino al lago Issyk-Kol, aunque aún queda bastante para llegar a la meta sita en la orilla norte, se atraviesa este parque nacional. A lo largo del río Karakol, flanqueado por altas montañas cubiertas de nieve permanente, se llega a la aldea de Kochkor, donde se encuentra el primer punto de control. Este parque es un paraíso para los amantes del trekking y cuenta con varias pistas de esquí.

Entramos en los lugares más remotos de Asia Central.

Valle de Arabel. La Silk Road Mountain Race te lleva hacia uno de los lugares más remotos de Kirguistán. Este valle está inundado de cursos de ríos que tendrás que atravesar. El track va ascendiendo por el valle, que discurre a unos 2.000 metros de altitud, hacia las montañas hasta llegar a los 3.230 metros.

Valle de Arabel

Tosor Pass. Ahora sí, el punto más alto de la carrera, a 2.893 metros es un lugar mágico en las montañas Ala-Too. Más allá de la altitud, este paso en sus últimos kilómetros es un terreno pedregoso y roto debido al efecto de nevadas, heladas y deshielos.

Antiguas carreteras de la Unión Soviética. El segundo punto de control lo encontramos en una de ellas, aproximadamente en el kilómetro 1.170, muy próximo a la frontera con China.

En plena ruta de la seda

Chatyr-Kol. Es un lago alpino a 3.530 metros de altitud perteneciente a la Reserva Natural Estatal de Karatal-Japyryk. Muy cerca del paso de la Ruta de la Seda desde Kirguistán hacia China.

Tash-Rabat. Este nombre significa “ posada de piedra”.  Efectivamente se trata de un antiguo refugio para caravanas de comerciantes, peregrinos o militares, que data del siglo XV. Su estructura anterior, mucho más antigua, era un monasterio que fue remodelado para dar aquellos servicios una vez instaurada la Ruta de la Seda.

Lago Song-Kol. Un monumento natural a unos 3000 metros de altitud y de difícil acceso. De hecho, sólo es accesible en verano cuando el deshielo de la nieve lo permite. El único acceso es un camino por el que discurre la Silk Road Mountain Race rodeando la orilla oeste.

Tash Rabat

Kegeti Pass. Un lugar de culto ciclista. La sinuosa y escarpada pista alpina que lleva hasta los 3805 metros de altitud donde se sitúa el paso, es uno de los puertos míticos de la Silk Road Mountain Race.

Kegety Pass

Lago Issyk-Kol. La ansiada meta de la Silk Road Mountain Race se encuentra en Balykchy,  ciudad pesquera en la orilla norte de este lago, considerado el segundo lago de alta montaña mas grande del mundo después del Titicaca, desde su cuenca, a 1060 metros de altitud, se levantan las prominentes montañas de Thian Shan, que en este momento de la carrera ya no tienen secretos para los riders que hayan conseguido completar la aventura kirguisa.

Cada edición es distinta e irrepetible

La Silk Road Mountain Race, celebra este año su tercera edición. En sus tres ediciones han variado sustancialmente la distancia, y sobre todo el desnivel. Aunque hay lugares que se repiten queriéndose convertir en signos de identidad de la carrera, el recorrido está destinado a ser una sorpresa nueva cada año.

Esto hace que los tiempos en los que se completa la carrera varíen de un año a otro. Este año, el tiempo límite para completar los 1850 kilómetros era de 16 días. El primero en llegar a la meta fue Sofiane Sehili en 8 dias y 14 horas, la ganadora por segunda vez fue Jenny Tough en 11 días y 14 horas.

En la edición de 2018 el primer clasificado fue Jay Pervary, que llegó con un tiempo de 8 días y 8 horas. Jenny Tough ganó por primera vez llegando en 13 dias y 5 horas. Y en 2019 los primeros en llegar fueron Jakub Sliacan, en 7 días y 6 horas, y la gran Lael Wilcox en 7 días y 15 horas.

Documental

Comparte
Publicado por
Lucía Funes

Artículos recientes

Igor Astarloa: de salir por las noches con Pantani a campeón del mundo

"Recuerdo que Marco me llamó a Londres para felicitarme", cuenta hoy Igor Astarloa, que en…

22 septiembre 2021

La nueva era de Mussara

Enrique García, Event Manager de Mussara, responde a muchas de las preguntas que se hace…

21 septiembre 2021

“De no ser ciclista, sería actor porno” La figura de Mario Cipollini

¿Impactante titular verdad? Pues nada nuevo si tenemos en cuenta que esta es solo una…

21 septiembre 2021

El INEOS se pasa finalmente a los frenos de disco

Sí. Ha llegado el día. Finalmente, el equipo INEOS Grenadiers se pasa a las bicicletas…

21 septiembre 2021

Mundial masculino en línea. Los 10 nombres a seguir

La mayoría se cuentan entre los favoritos inapelables, otros no tanto, pero también merecen que…

21 septiembre 2021

Price Pejtersen, nuevo campeón del mundo contrarreloj Sub-23

EFE El nórdico se impuso por delante del australiano Lucas Plapp y el belta Florian…

20 septiembre 2021