Categories: NoticiasOpinión

¿Se puede estar 48 años en el mismo trabajo?

Publicidad

Eusebio Unzúe, el máximo jefe deportivo del Movistar, lleva desde 1974 en el equipo que hoy es Movistar y entonces era Reynolds. Son en total 48 años en un equipo que ahora hace aguas por casi todos lados.

 

La constante sangría del Movistar, que ayer explicaba Aleix Serra, coloca en el centro de la diana a un hombre por encima de todos: Eusebio Unzúe, el máximo jefe del equipo deportivo.

Y no es fácil porque Eusebio Unzúe es una de las leyes no escritas del ciclismo: un tipo que, después de tanto, debería estar por encima del bien y del mal. 

Publicidad

Unzúe es un hombre que lleva desde 1974 en este equipo, que entonces era Reynolds y que ahora es Movistar.

Unzúe es un hombre que ha ganado lo habido y por haber (siete Tours de Francia) y que ahora dice que con 15 millones de euros de presupuesto no va a ninguna parte en el ciclismo de hoy y que ha generado polémica: 15 millones son muchos millones.

La pregunta se puede formular de otra manera: ¿Ha pasado la hora de Unzúe?

Publicidad

Es más, ¿se puede o se debe estar 48 años en el mismo trabajo? ¿hasta qué punto es lógico o imprescindible que uno se perpetúe en el cargo?

Echavarri, su profesor, su mentor, se marchó con 59 años.

Desde 2006 dejó que las cosas las hiciesen otros.

Desde entonces, ahí manda Unzúe pero desde hace años hay un problema: los resultados van en dirección contraria. 

Publicidad

De ahí esa pregunta a Unzúe, que ya es un hombre de 67 años que ya lo ha hecho todo en su profesión y que desata nuevos horizontes: ¿No es el momento de despejar el camino y dejar paso a otra gente?

Hace meses yo mismo le realizaba una entrevista a Unzúe en la que el hombre se defendía estupendamente ante el paso del tiempo.  “Nuestro trabajo ya casi es como el de los informáticos”, decía. “Hoy, para trabajar necesitas un porcentaje del día para actualizarte. Si no dedicas el 30 por cien de tu tiempo a aprender te quedas fuera”.

Pero el problema no es él, sino los resultados en un equipo como el Movistar, que es como el Real Madrid o el Barcelona del ciclismo y que no puede permitirse, de ninguna manera, un Tour de Francia como este último.

Eusebio Unzúe es un hombre que dice las cosas a la cara. Del mismo modo que ha dicho en voz alta que duda de las capacidades de liderazgo de Enric Mas, le dijo en su momento a Nairo Quintana que se había hecho mayor muy pronto. 

Por lo tanto, tenemos todo el derecho a decirle las cosas a él como las sentimos nosotros y como las siente una parte de los aficionados.

Atrás quedan generaciones de ciclistas y de momentos que situaron en otra escala a Eusebio Unzúe, pero otra cosa es que la suya sea una profesión vitalicia.

Los finales existen. A veces sólo es cuestión de verlos.

 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Alfredo Varona
Publicidad