¿Salir en bicicleta solo o en grupo? Ventajas e inconvenientes

¿Rodar solo o en grupo? He aquí la gran cuestión. Como todo en esta vida, tanto salir a pedalear solo como en grupeta, tiene ventajas en inconvenientes. A continuación repasaremos las principales para que el próximo día que salgas en bicicleta puedas decidir, con conocimiento de causa, que es lo que te conviene o apetece más ese día.

Y es que no existe una opción correcta o ideal. Depende de muchos factores, como puede ser el momento, el objetivo que queramos conseguir, las ganas que tengamos, nuestra personalidad… lo que sí que es cierto que cada una de las opciones te puede aportar cosas diferentes. Y en la combinación, seguramente, es donde está la clave.

Ventajas e inconvenientes de salir solo

Más flexibilidad

Una de las grandes ventajas de salir en bicicleta solo es que tienes mucha más flexibilidad para decidir el horario y la ruta. No dependes de nadie para salir a entrenar. Puedes decidir a qué hora vas a salir, ya sea por la mañana, el mediodía o la tarde, y también por dónde vas a hacerlo. Además, sales desde la misma puerta de casa y no tienes que quedar – y esperar – en un punto concreto con tus compañeros de grupeta.

Tú marcas el ritmo

Si sales solo, el ritmo lo marcas tú. Nadie conoce mejor a su cuerpo que uno mismo. Por lo tanto, sabemos cuando podemos apretar más o cuando ir más lento, en función de nuestra condición física. A veces, en las salidas en grupo, si van más rápidos o más lentos de lo que estamos acostumbrados, no acabamos de encontrar el ritmo. Y vamos a contrapié y fatigados durante toda la salida, algo nada apetecible. 

Por contra, el hecho de marcar tú el propio ritmo, puede hacer estancarnos y no progresar. Algo que con compañeros o amigos es más complicado porque siempre encuentras a alguien que tira más que tú y está más en forma, que te exige y te permite mejorar. 

Haces tus propios entrenamientos

Si estás entrenando o preparando un objetivo específico, entrenar solo puede venir bien para hacer el entrenamiento concreto que toca. Por ejemplo, si estás haciendo un trabajo de series, es recomendable hacerlo solo o con un grupo muy reducido porque es algo muy personal y que se adapta a la condición de cada uno. No obstante, también puede ser aconsejable combinar los entrenamientos solo y en grupo, en función del tipo de entrenamiento.

Desconectar y pensar en tus cosas

Salir a rodar solo es una de las mejores sensaciones que uno puede experimentar sobre la bicicleta. Estás tú, la bicicleta y la carretera/sendero. Nada más. Las preocupaciones quedan en un segundo plano y puede ser un buen momento para reflexionar y pensar en tus cosas.  Liberar la mente durante unas horas. Algo muy necesario en los días que corren. Además, nos permite fijarnos mucho más en el entorno y también trabajar la orientación. El bikepacking, sin ir más lejos, tiene algo de esto.  

En cambio, salir siempre solo, puede acabar siendo aburrido y monótono ya que no compartes charlas con tus compañeros de grupeta ni sociabilizas, algo que va muy ligado al mundo del ciclismo. 

Sensación de aventura

El hecho de pedalear en solitario, añade un componente aventurero que nos puede estimular mucho. ¿Quién no ha experimentado esa sensación de estar rodando por un lugar completamente solo y sentir un escalofrío en el cuerpo? Muy recomendable. 

Solo ante cualquier imprevisto o problema

Por el contrario, si salimos solos en bicicleta, en caso de tener cualquier imprevisto o problema como puede ser un pinchazo, una avería mecánica o una caída, no será tan fácil recibir asistencia y tendremos que arreglárnoslas nosotros mismos o pedir ayuda a algún otro ciclista que pase por allí. Es cierto que siempre hay alguien dispuesto a ayudar.  

En este sentido, cuando rodemos solos, tenemos que ser algo más cautos y prestar mucha atención a la seguridad, así como ir bien preparados con el material mínimo.

Ventajas e inconvenientes de salir en grupo

Mejorar tu forma física

Salir con otra gente en bicicleta, nos puede ayudar a mejorar la forma física. ¿El motivo? Porque si nos juntamos con ciclistas de nuestro nivel o de un nivel superior, la intensidad del entrenamiento aumenta por inercia. Esto nos permite ir progresando de una manera que, individualmente, nos constaría mucho más esfuerzo.

Además, es habitual que durante las rodadas en grupo haya algunos “piques” y algunos momentos de más intensidad, que nos exigen dar un punto más. 

En este punto, es importante tener en cuenta y ser realistas con el nivel que tenemos. Así como conocer el nivel de nuestros compañeros de grupeta para que no suframos en exceso o vayamos muy relajados. Esto es uno de los inconvenientes de rodar en grupo.

Nuevas rutas y lugares

Solos podemos descubrir nuevas rutas y lugares, pero con ciclistas que conozcan la zona, descubriremos mejores carreteras y senderos. Además, si es la primera vez que rodamos por un sitio, si contamos con los consejos de alguien que ya conoce el terreno, nos ayudara a trazar y estar más tranquilos. De la misma forma que pasa cuando viajamos, descubrir un nuevo lugar con alguien local, es más enriquecedor. 

No obstante, un inconveniente de salir en bicicleta en grupo, es que la ruta acostumbra a estar predeterminada y delimitada. Por lo que nos tendremos que adaptar a las condiciones del terreno, sea cual sea. 

Sociabilizas y haces nuevos amigos

El ciclismo es uno de los deportes más sociales que existe. Si quieres conocer a gente, hazte con una bicicleta y busca un grupo de fatigas. Compartir esfuerzo con otros compañeros y amigos, además, es una de las sensaciones más gratificantes que puede existir. Y si lo acompañamos con un buen desayuno o comida post-salida, aún mejor.

Salir en grupo nos permite tener conversaciones interesantes mientras pedaleamos. No solo de ciclismo, que también, sino de cualquier ámbito de la vida. Con la bicicleta sociabilizas y haces nuevos amigos en cualquier lugar del mundo. Así somos los ciclistas.

Seguridad y confianza

En grupo, ganas en seguridad. Tanto en la carretera, porque eres más visible para los vehículos y entre los compañeros os podéis avisar de los peligros y obstáculos; como en Mountain Bike, porque podemos seguir la trazada del compañero de delante, por ejemplo. Además, si tenemos cualquier avería mecánica, es más fácil de solventar entre unos cuantos. 

En este sentido, si estás empezando a montar en bicicleta, salir con compañía te dará más confianza porque siempre tendrás alguien al lado que te puede dar consejos y ayudar con cualquier imprevisto. La confianza en ti mismo y en la bicicleta es la base de este deporte. De no ser así, no rodaremos seguros. 

Llegas más lejos

Si vas con gente, siempre será más fácil llegar más lejos. Primero, porque al rodar en pelotón, los que van en la parte posterior del grupo pueden guardar algo de fuerzas. Segundo, porque a relevos, es más factible plantearse rutas más largas. Tercero, porque entre los compañeros os podéis ayudar y dar ánimos en momentos complicados. Cuarto, porque si pasas muchas horas encima de la bicicleta en una ruta larga, llegará un momento en el que necesitarás distraer a tu mente y con amigos es mucho más sencillo. Y quinto, porque hacer una ruta larga siempre es más divertida y amena si la haces acompañado.

En cambio, si lo que estamos buscando es un reto personal o una conexión total con la naturaleza, como ocurre en pruebas de bikepacking, tendremos que acostumbrarnos a rodar solos durante largos periodos de tiempo.

Técnica y simulación de carrera

Rodar con otros ciclistas, nos permite simular situaciones de carrera. No solo a nivel profesional, sino también en marchas cicloturistas, por ejemplo. No tiene nada que ver salir en bicicleta solo que hacerlo en pelotón. 

De hecho, uno tiene que aprender a rodar en pelotón. No es tan fácil como puede parecer por televisión. Requiere de una técnica y de un conocimiento que se adquiere con la experiencia. La colocación, el entrar al relevo, la concentración, dominar los espacios… son factores que se deben practicar y entrenar si queremos apuntarnos a alguna carrera. Y esto solo lo conseguimos en grupo.

Constancia

Si sabes que has quedado con alguien para salir, de alguna forma, te “obliga” a hacerlo. Esto hace que esos días en los que nos quedaríamos en el sofá viendo una serie, nos pongamos el culotte y el maillot, y salgamos a pedalear. Al principio, la pereza sigue allí. Pero una vez empiezas a carburar, la sensación de haber cumplido y de satisfacción es impagable.

De esta forma, tener una grupeta nos permite ser más constantes y tener una cierta disciplina, que si entrenamos solos, puede costar más.

Comparte
Publicado por
BICIO

Artículos recientes

Chris Froome y el Tour de Francia. ¿Sueño o posibilidad real?

Han pasado cinco años desde que Chris Froome levantara su último Tour de Francia, de…

22 abril 2022

El ciclismo de larga distancia. ¿Salud o temeridad?

El boom de la larga distancia sigue apretando con fuerza al mundo del ciclismo y…

22 abril 2022

El ciclista con el que no nos portamos bien

Eric Caritoux es hoy un agricultor de 61 años que en 1984 le ganó la…

22 abril 2022

Categoría de ciclismo de montaña y tipos de MTB

Los tipos de ciclismo de montaña componen un mundo amplio, cada uno con sus peculiaridades.…

21 abril 2022

Así es la bicicleta de Cortina para la París Roubaix

La Paris Roubaix es probablemente la carrera más especial de toda la temporada ciclista. La…

21 abril 2022

¿Sabes cuántas bicicletas se venden en España de cada modalidad?

Las cifras que ha hecho públicas la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE)…

20 abril 2022