Categories: Cicloturismo

Rutas ciclistas desde Playa Montroig Camping Resort

Con la llegada del verano y de las vacaciones para muchos de los turistas, el equipo de BICIO se ha trasladado al Playa Montroig Camping Resort (Montroig del Camp) en el corazón de la Costa Daurada para descubrir los encantos de la zona.

Las instalaciones cuentan con bungalows de diferentes capacidades para familias, multitud de parcelas para poder acampar o estacionar la caravana, zonas ajardinadas destinadas para actividades infantiles, parque acuático, piscinas, supermercado, actividades para todas las edades tanto deportivas como de ocio y todo en un entorno de escándalo, a pie de una playa de arena fina y con el sonido tranquilizador de las olas del mar.

Una de las actividades que se pueden realizar cuando nos alojamos en Playa Montroig Camping Resort es la de ciclismo tanto de montaña como de carretera.

A parte de las rutas que nos proponen desde Mont-Roig Miami Turisme, en Bicio hemos querido conocer de primera mano una ruta de 60 kilómetros con 653 metros de desnivel positivo acumulado.

Tras realizar un desayuno completo en la cafetería del resort, nos enfundamos el maillot de Bicio y nos subimos a la bicicleta rumbo a nuestro objetivo en esta ruta, el Castell d’Escornalbou.

Salimos de las instalaciones del Playa Montroig tomando la antigua N-340 en dirección norte en una carretera que nos permite coger gran velocidad por su buen asfaltado y su carril bici perfectamente adecuado.

Tras ocho kilómetros recorridos, llegamos a los aledaños de Cambrils para dejar la zona marítima y enfilarnos hacia el interior, de características más montañosas y con vegetación mediterránea.

Recorremos la carretera T-312 que va desde Cambrils a Riudecanyes con un falso llano de porcentaje al 1-2% que nos hace aumentar el esfuerzo a realizar. Nada más dejar atrás la ciudad costera, nos encontramos con el espectacular Parc Samà, jardín histórico de 14 hectáreas al aire libe donde habitan más de 1500 ejemplares de flora y fauna. Al cabo de siete kilómetros, la ruta nos lleva a recorrer la población de Montbrió del Camp en su totalidad. Esta localidad, es muy conocida por el hotel balneario que acoge durante el año a gente que quiere relajarse y desconectar del ritmo de vida ajetreado que vivimos en la sociedad actual.

Siguiendo con la ruta, llegamos a Riudecanyes, donde su embalse rodeando la población nos da la bienvenida. Des de allí empezamos a subir una ascensión de 5 kilómetros que nos hace sentir como ciclistas profesionales, con pendiente media del 7,5% y máximas del 18-20% situándose estas a partir del desvío de la carretera principal, ya a los pies del Castell d’Escornalbou.

Las últimas rampas y curvas cimentadas de gran desnivel, nos premian con una auténtica joya para nuestra vista. El Castell Montestir de Sant Miquel d’Escornalbou de estilo románico, nos recibe con una puerta que debemos atravesar aún montados en la bicicleta como si nos adentrásemos en sus entrañas.

Al llegar a la plaza principal, el suelo irregular y rojizo de piedra caliza nos permiten ver la nave principal con un rosetón y dos pequeñas ventanas que permiten iluminar el interior y dos capillas adheridas al edificio principal. Si levantamos la cabeza, vemos un par de miradores donde los excursionistas que recorren el bosque que envuelve el castillo, pueden divisar tanto los interiores de la comarca del Baix Camp y el Priorat como toda la costa tarraconense.

Después de ver todos los encantos del Castell d’Escornalbou, empezamos a descender por la otra vertiente hasta un desvío que nos lleva hacia la población de l’Argentera. La carretera sinuosa nos permite trazar las curvas a gran velocidad y practicar nuestros dotes técnicas.

Al llegar a la población, pasamos por su plazoleta principal que enseguida nos lleva hacia la carretera dirección a Duesaigües pudiendo presenciar el viaducto dels Masos, también de piedra rojiza que permite salvar los barrancos que rodean la población y por donde transcurre el ferrocarril. Siguiendo la ruta, rodeamos en su totalidad el embalse de Riudecanyes, con los pinos mediterráneos que acompañan tanto a la carretera repleta de curvas como la construcción hidrográfica.

Volvemos a conectar con la carretera T-312 después de atravesar la localidad de Montbrió del Camp. Descendemos a gran velocidad de nuevo hasta la zona de costa, adentrándonos hasta el paseo marítimo de Cambrils, donde realizamos una parada para poder relajarnos del esfuerzo realizado y podernos hidratar en unas vistas inigualables de las largas playas de arena blanca.

Nos volvemos a subir a la bicicleta pero en esta ocasión con un ritmo de paseo veraniego recorriendo todo el término municipal por su carril bici transcurriendo las playas y urbanizaciones de la localidad para finalmente volver a la antigua N-340 que nos deja de nuevo en el Playa Montroig Camping Resort.

La recompensa al llegar a estas instalaciones es inmejorable. Tras el esfuerzo, sus piscinas, toboganes acuáticos y el spa nos permiten refrescar y recuperarnos físicamente y terminar esta experiencia de la mejor manera posible.

Comparte
Publicado por
Jaume Colomines

Artículos recientes

Floyd Landis. De ganar el Tour a triunfar vendiendo cannabis

Corría el año 2006 y el Tour de Francia afrontaba la primera edición sin Lance…

20 julio 2021

🚥 Del 10 al 1, las notas del Tour

➓ El factor Van Aert y Van der Poel De acuerdo, ninguno de los dos ha…

19 julio 2021

Los frenos de Pogacar. Disco para la galería y zapata para los días clave

Pasan los años y sigue sin llegar el ciclista que sea capaz de ganar un…

19 julio 2021

Consejos y claves para afrontar tu primera marcha cicloturista

Si ya llevas un tiempo practicando el ciclismo de carretera, seguro que habrás oído hablar…

18 julio 2021

Las pruebas de ciclismo en los Juegos Olímpicos de Tokio

Con un año de retraso por culpa de la pandemia, el próximo 23 de julio…

16 julio 2021

Andar o bicicleta: ¿qué ejercicio adelgaza más?

Andar, correr, subirse a la bici de montaña o quedarse en la estática, ¿qué deporte…

16 julio 2021