Repitió el último puerto de la etapa para ayudar a su compañero

El ciclismo es de esos deportes que a veces te cortan la respiración.  Si el enorme esfuerzo que realizan todos los corredores es digno de admirar en ocasiones se les suman gestos de gran solidaridad entre compañeros de equipo y de pelotón.

La etapa 14 de este Giro de Italia tendrá para siempre, una de esas historias que quedan para el recuerdo de los aficionados.

La jornada era una de las más atractivas de la presente edición. El final en el Monte Zoncolan, con unos últimos kilómetros infernales, esperaba a los ciclistas.

Se salió a toda mecha y se formó una fuga de varios corredores que a pie de puerto tenia bastantes opciones de jugarse el triunfo de etapa.

Si Lorenzo Fortunato del Eolo Kometa pudo dar la gran sorpresa y levantar los brazos fue en parte gracias al trabajo de Edoardo Affini.

El ciclista del Jumbo Visma se entregó en cuerpo y alma durante todo el terreno llano, para que la fuga y en especial su compañero de equipo George Bennett, que también formaba parte de la escapada, tuviera opciones de disputar la victoria.

Como se dice en el argot ciclista, Affini se vació para Bennett pero como tantas veces en el ciclismo, la suerte no estuvo del lado de los que más lo merecieron.

George Bennett no tuvo su mejor día y fue incapaz de seguir el ritmo del corredor italiano que terminaría imponiéndose contra todo pronóstico en el que probablemente es el final más carismático del Giro de Italia.

El neozelandés no pudo rematar el excelente trabajo de su compañero, que absolutamente desfondado llegó a más de 24 minutos del vencedor.

Sin embargo, el ciclista kiwi que, pese a no poder rematar, consiguió una meritoria séptima posición tuvo un gesto de compañerismo que le honra y mucho como ciclista.

Nada más cruzar la línea de meta cogió ropa de abrigo, se puso la chaqueta impermeable, una toalla en el cuello y se fue cuesta abajo hasta encontrarse de nuevo con su compañero de equipo.

Juntos recorrieron la última parte del recorrido por lo que George Bennett, tuvo que afrontar los últimos kilómetros del Zoncolan por partida doble.

Otros hubieran descansado y lo hubieran esperado en el autobús, duchados y con un simple “gracias” se considerarían más que cumplidores.

George lo tuvo claro. Recorrer los últimos y duros kilómetros del Zoncolan junto a su compañero de equipo fue la mejor forma de agradecer el trabajo realizado.

¡Ciclismo en estado puro!

George Bennett compartió la fotografía realizada por el fotógrafo Jered Gruber, en su perfil personal de Instagram

Comparte
Publicado por
Aleix Serra

Artículos recientes

Floy Landis. De ganar el Tour a triunfar vendiendo cannabis

Corría el año 2006 y el Tour de Francia afrontaba la primera edición sin Lance…

20 julio 2021

🚥 Del 10 al 1, las notas del Tour

➓ El factor Van Aert y Van der Poel De acuerdo, ninguno de los dos ha…

19 julio 2021

Los frenos de Pogacar. Disco para la galería y zapata para los días clave

Pasan los años y sigue sin llegar el ciclista que sea capaz de ganar un…

19 julio 2021

Consejos y claves para afrontar tu primera marcha cicloturista

Si ya llevas un tiempo practicando el ciclismo de carretera, seguro que habrás oído hablar…

18 julio 2021

Las pruebas de ciclismo en los Juegos Olímpicos de Tokio

Con un año de retraso por culpa de la pandemia, el próximo 23 de julio…

16 julio 2021

Andar o bicicleta: ¿qué ejercicio adelgaza más?

Andar, correr, subirse a la bici de montaña o quedarse en la estática, ¿qué deporte…

16 julio 2021