¿Por qué usar la bicicleta en tu ciudad? 10 motivos

“Una vida sin bicicletas, no es una vida en absoluto”. Esta frase, leída en un taller de bicicletas en Bélgica, resume a la perfección la idea de que usar una bicicleta a diario nos aporta muchos más beneficios que inconvenientes. Y si a la ecuación, le añadimos la variable de ciudad, aún más. Por esto, en este artículo te explicamos por qué es mejor usar la bicicleta en tu ciudad, con 10 motivos.

Con la llegada de la pandemia, el uso de la bicicleta se ha incrementado, así como el fomento de este medio de transporte. Barcelona, por ejempló, fue la ciudad española que añadió más kilómetros de carril bici durante la pandemia. En concreto, 21km.  Empezaron siendo provisionales y se convertirán en permanentes, lo que facilitará usar la bicicleta en la ciudad.

En grandes ciudades, como por ejemplo en París, también se están dando pasos hacia adelante para fomentar el uso de la bicicleta, pero aun quedan muchos otros por dar en materia de infraestructuras y cultura ciclistas. A pesar de todo, cada vez hay más datos e información, como por ejemplo el Copenhagenize Index sobre las mejores ciudades del mundo para usar la bicicleta, o la propia aplicación Strava con los Strava Insights, para seguir mejorando y estudiando nuevas propuestas.

En todo caso, el futuro de las grandes urbes pasa por una movilidad más sostenible y eficiente. Y la bicicleta juega un papel fundamental.

Cartel sobre la importancia de la bici en el día a día – Foto: P.Mitjans

Por qué usar la bicicleta en tu ciudad: 10 motivos

1. Reduce la contaminación

El uso de la bicicleta favorece la reducción de los niveles de contaminación ambiental, por una parte, pero también los niveles de contaminación acústica. Por lo tanto, menos gases y menos ruido.

Este punto es importante porque según la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada diez personas en el mundo respiran un aire perjudicial para la salud. Algo que acentúa los accidentes cerebrovasculares, los cánceres de pulmón y las neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma.

La Federación de Ciclistas Europeos calculó hace unos años que si cada europeo pedaleara como si fuese danés, es decir unos 2,6 km al día, la bicicleta permitiría reducir un 15% las emisiones de CO2 originadas por el transporte.

En cuanto a la contaminación acústica, la mayoría de los ruidos que percibimos en las grandes ciudades provienen de los motores de los vehículos. Basta con poner la oreja durante unos minutos en una esquina del centro de una gran ciudad para darse cuenta de esto.

Así pues, replantearse la forma como nos desplazamos no es ningún capricho. Hay estudios que demuestran que es necesario para mejorar el día a día de los ciudadanos.

2. Ahorras dinero

Usar la bici en la ciudad es sinónimo de ahorro de dinero. Ahorramos en la adquisición del vehículo y ahorramos en mantenimiento. Incluso si comparamos el precio del transporte público (metro y bus) y de los servicios públicos de alquiler de bicicletas, ésta sale ganando. En Barcelona, por ejemplo, el precio de un año de suscripción del Bicing es de 50 euros al año, tarifa plana, mientras que un billete de 10 trayectos es de 11,35 euros.

Hay estudios y estimaciones que afirman que “el ahorro directo sólo por elegir la bici como medio de transporte es de un 73% frente a la opción del coche y de u​n 27% frente a la del transporte público”.

Así pues, si usas la bicicleta en tu ciudad ahorrarás en gasolina, en ITV, en parkings, en zonas de aparcamiento, en peajes… y un largo etcétera.

3. Ahorras tiempo en desplazamientos cortos

Hace un momento hemos hablado del ahorro de dinero que supone el uso de la bicicleta en una urbe, y ahora es el turno del ahorro de tiempo. Para algunos, más importante que el propio dinero.

En bicicleta es más fácil realizar desplazamientos cortos y llegar a los lugares sin encontrar atascos, calles cortadas, sin sitio para aparcar… por lo tanto, sin tan estrés acumulado.

4. La vía pública tendrá más espacio

La mayor parte del espacio público de las ciudades está pensado para los vehículos a motor. En la mayoría de las calles, más de la mitad del espacio se lo lleva la calzada. Las aceras quedan rezagadas a lado y lado. Además, una bicicleta ocupa 5 veces menos espacio que un coche. Un dato que nos permite dimensionar mejor el espacio que ocupan los vehículos a motor.

Lo hemos podido comprobar de primera mano durante los meses de pandemia cuando la movilidad se redujo por completo y muchas de las calzadas las pudieron ocupar durante algunos días los ciudadanos. En este sentido, hay expertos que afirman que en un futuro no muy lejano la cantidad de espacios de aparcamiento que existen hoy en día, no serán necesarios.

5. Mejora tu salud y te permite ponerte en forma

La OMS recomienda, a los adultos de 18 a 64 años, que dediquen como mínimo “150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada”. O lo que es lo mismo: hacer 30 minutos de ejercicio moderado cinco veces por semana. Todo ello, con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles y depresión.

En este sentido, la bicicleta puede ser nuestro gran aliado, como sugiere la misma Organización. Y es que, con el mero hecho de ir y volver del trabajo en bicicleta, teniendo en cuenta que tenemos unos 20-25 minutos hasta nuestro puesto, tendremos más que hecho el deporte diario que se recomienda para mejorar la salud.

Y no solo esto, también te va a permitir ponerte en forma e ir sumando quilómetros. Todo suma y podrás ganar en capacidad respiratoria y en forma muscular. Sin olvidar el ahorro en sanidad pública.

Es importante respetar los semáforos cuando vamos en bici – Foto: A.Elkandoussi

6. Descubres nuevos rincones de la ciudad

Usar la bicicleta en tu ciudad, te va a permitir descubrir y conocer nuevos rincones que hasta ahora no sabías que existían. Si te desplazas en coche, en autobús y sobre todo en metro, hay muchos inputs de la ciudad que se te escapan ya sea por la velocidad o por el mero hecho de ir encerrado en un vehículo.

Además, la bicicleta también tiene un componente social y cultural muy importante. Los ciclistas se saludan habitualmente, crean comunidad, crece la comunicación entre ellos y por lo tanto, ayuda a reducir el stress urbano.

7. Te ayuda a desconectar del trabajo

La sensación de libertad que tienes al subirte a una bicicleta tiene efectos positivos después de un día de mucho estrés o trabajo. Hay muchos estudios que han demostrado que hacer ejercicio mejora la salud mental.

Pedalear unos minutos del trabajo a casa, por ejemplo, nos puede ayudar a liberar tensiones, a evadir el estrés o a relativizar problemas.

8. El medio de transporte ideal en época Covid

Después de unos meses de pandemia, se ha demostrado que la bicicleta es seguramente el medio de transporte ideal en época Covid: es individual, al aire libre, es necesaria una distancia de seguridad y, además, no contamina.

En este sentido, según un estudio hecho por la asociación de ciclistas urbanos BACC (Bicicleta Club de Catalunya), “se aprecia un cambio modal hacia la bicicleta” aunque es pronto para afirmar que será permanente.

A pesar de este pequeño asterisco, las primeras encuestas de movilidad (ATM)  también muestran un incremento tanto del uso de bicicleta privada (personal) como de compartidas (Bicing) en una ciudad como Barcelona.

9. Porque hay bicis para todos los gustos

En la actualidad, hay bicicletas de todo tipo y para todos los gustos para circular por la ciudad: fixies, bicicletas eléctricas, bicicletas de paseo, de uso compartido, de carretera, plegables, urbanas… y una lista mucho más ámpliar. Además, con el aumento del uso de la bicicleta, las marcas también se han adaptado a la demanda y todo ciclista puede encontrar una bici que se adapte a sus características particulares.

10. Porque cada vez hay más rutas pensadas para la bicicleta

Como decíamos al principio, las grandes ciudades son conscientes de los problemas derivados de la movilidad actual. Por ello, ciudades como Barcelona, París, Bogotá o Berlín están apostando más por los carriles bici y las infraestructuras pensadas para el ciclista.

Algo que va muy de la mano con una mayor seguridad sobre la bici. Y es que el aumento de desplazamientos en bicicleta hace que el número de accidentes en vehículos a motor también disminuya, debido a la moderación de velocidad al convivir con la bicicleta.

Así pues, ahora que ya sabes los motivos de por qué es mejor utilizar la bicicleta en tu ciudad, solo te queda una cosa: empezar a pedalear.

Comparte
Publicado por
BICIO

Artículos recientes

La verdadera marea naranja. La pasión por el Euksaltel Euskadi

Naranja más ciclismo igual a Strava. ¡Error! La verdadera marea naranja del ciclismo es la…

11 marzo 2022

La bicicleta ideal. Lo que te interesa saber

Hay muchas bicicletas en el mundo con una cantidad infame de modalidades, marcas, modelos y…

10 marzo 2022

La Volta a Catalunya: etapas, perfiles y recorrido

La Volta a Catalunya ha presentado las etapas, los perfiles y el recorrido completo de…

10 marzo 2022

Jumbo Visma consigue su segundo triplete en la Paris Niza

La actuación del equipo Jumbo Visma en la prestigiosa Paris Niza está siendo espectacular. El…

9 marzo 2022

Un ciclista bate el récord del Everesting: 114 horas y más de 40.000m de desnivel

Se llama Nima Javaheri y estableció el nuevo récord del Everesting en 40.088 metros de…

9 marzo 2022

¿Por qué Filippo Ganna lleva tantas bicicletas de recambio?

Filippo Ganna sumaba el pasado lunes la victoria numero 17 en contrarreloj. Nada nuevo teniendo…

9 marzo 2022