Análisis y Opiniones de los equipos ciclistas UCI en 2022: WorldTeam y UCI ProTeam

Análisis de las plantillas ciclistas para 2022 de los principales equipos masculinos UCI WorldTeams y UCI ProTeam. Caras nuevas, despedidas, nombres importantes, objetivos y jóvenes candidatos a protagonizar irrupciones fulgurantes.

Índice de contenido

INEOS GRENADIERS


Fichajes

Año de contención en las altas para el equipo de Brailsford. A una plantilla con tantos nombres de primera fila cuesta añadirles muchos más, así que este año han optado por realizar solamente algunos ajustes. El nombre que más destaca es el de Elia Viviani, que vuelve al equipo cuatro años después. Esta estructura nunca se ha caracterizado por priorizar los sprints, pero el italiano parece tener un hueco asegurado en el ocho del Giro. Además, es de suponer que poder trabajar en paralelo en el velódromo, en un equipo con sensibilidad hacia la pista, ayuda a sus aspiraciones olímpicas en París 2024.

El vizcaíno Omar Fraile es otra de las caras nuevas, una pieza que apuntalará las alineaciones en vueltas por etapas gracias a su versatilidad. Las demás incorporaciones son de corredores muy jóvenes: a la cabeza, el menudo Ben Tulett (2001), que en 2021 cosechó resultados muy prometedores en Alpecin-Fenix, sobre todo en pruebas de un día con desnivel; también habrá que seguir de cerca a Luke Plapp (2000), campeón de contrarreloj australiano el año pasado y capacitado para trascender esta especialidad.
Kim Heiduk (2000), Magnus Sheffield (2002) y el crosser Ben Turner (1999) completan el apartado de altas.

Bajas

No todos los jóvenes cuajan en INEOS Grenadiers, una plantilla tan potente a menudo no permite espacios para mostrarse. Un ejemplo es el de Iván Ramiro Sosa (Movistar Team). Tras tres años irregulares, deja el equipo. También parte a nuevas aventuras Rohan Dennis (Team Jumbo-Visma), un corredor tan talentoso como difícil en el carácter. Gianni Moscon (Astana Qazaqstan Team) es otro ciclista que da que hablar más allá de su rendimiento deportivo y este otoño ha cerrado su ciclo en la escuadra británica. El resto de salidas las conforman nombres que gozaban de un protagonismo bastante residual: Leonardo Basso (Astana Qazaqstan Team), Owain Doull (EF Education-Nippo), Michał Gołaś (se retira) y Sebastián Henao (Astana Qazaqstan Team).

Líderes

Pocos cambios en lo alto de la jerarquía del equipo, aunque la ausencia prolongada de Egan Bernal debido a su grave accidente obligará a reestructuraciones de calendario. Así, Richard Carapaz se presenta como la principal baza para las vueltas de tres semanas. Sin el colombiano, que debía liderar en el Tour, puede que se replanteen los planes iniciales de llevarle al Giro. Adam Yates es uno de los mejores corredores del mundo en vueltas de una semana y nada sugiere que no lo siga siendo este 2022. Lo que pueda aportar en una grande, bienvenido será.

A los veteranos Thomas (1986) y Porte (1985) no hay que enterrarlos todavía. El año pasado fueron capaces de llevarse Romandía y Dauphiné respectivamente. Pero lo lógico sería que fueran un poco a menos. Todo lo contrario que Tom Pidcock que tras la temporada de ciclocross debe ser, junto a Van Baarle y quizás Hayter, el nombre clave en las grandes clásicas.

Por último, Filippo Ganna tendrá como principal objetivo vestirse de amarillo tras la primera etapa del Tour, una contrarreloj en Copenhague. Antes, despierta mucha curiosidad su intención de probarse en los adoquines de la París-Roubaix.

El joven a seguir

Elegimos el nombre de Carlos Rodríguez (2001), no solamente por ser uno de los grandes proyectos de futuro del ciclismo estatal, sino por lo mostrado este pasado 2021. Brilló como gregario tanto en la montaña (Tour de la Provence, Dauphiné…) como en terreno quebrado (Tour of Britain); tuvo también espacio para el lucimiento personal en la Vuelta a Andalucía y sobre todo en el Tour del Avenir, donde fue segundo con los colores de la Selección.

Alcanzar protagonismo y calendario en una plantilla con la profundidad de INEOS está carísimo, pero lo mostrado el año pasado le avala completamente para conseguirlo. Parece totalmente listo para subir un peldaño más.

TEAM JUMBO-VISMA


Fichajes

Lejos quedan ya los años Rabobank. La estructura ha ido escalando hasta convertirse en un equipo ganador. Para ello, a pesar de contar con unos líderes muy consolidados, los fichajes vuelven a ser importantes. Quizás ningún nombre de primerísima fila, pero un puñado de nivel alto se suman a la causa: Tiesj Benoot llega tanto para servir de apoyo y/o alternativa a Wout Van Aert en las clásicas, como para reforzar las alineaciones en pruebas como el Tour de Francia. Así lo permite su polivalencia.

Christophe Laporte también sumará recursos en las pruebas con adoquines al tiempo que podrá aprovechar sus dotes como sprinter versátil. La incorporación de Tosh Van der Sande va en la misma dirección pero más centrada en las labores de equipo, ya sea en pruebas flamencas o en el tren que haya que montar cuando esprintar sea necesario.
Comprobar cómo encaja Rohan Dennis es uno de los aspectos que suscita más curiosidad: puede ganar cronos, claro, tirar del pelotón durante horas, ¿pero también repetir rendimientos cuesta arriba como en el Giro de Italia 2020?

Tim Van Dijke (2000) se suma a su gemelo Mick que ya subió del equipo de desarrollo a mitad del año pasado. Ambos merecen seguimiento. También del filial promociona Michel Hessmann (2001), de perfil contrarrelojista, y completa el capítulo de altas el mountain biker Milan Vader: este 2022 compaginará las ruedas gordas con las finas.

Bajas

Dylan Groenewegen (Team BikeExchange Jayco) ha visto que no hay espacio para un sprinter en la alineación del Tour de Jumbo-Visma y, con buen tino, ha hecho las maletas. El otrora escalador prometedor Antwan Tolhoek también ha partido (Trek –Segafredo) en busca de nuevos aires y oportunidades que relancen su carrera. Parecido se puede decir de George Bennett, aunque en el caso del neozelandés recalar en una plantilla como la de UAE-Team Emirates no parece sinónimo de liderar más carreras. El capítulo de bajas se completa con cuatro jubilaciones: Tony Martin, Paul Martens, Maarten Wynants y Christoph Pfingsten.

Líderes

Dada su capacidad por, entre los dos, sacar resultados punteros en cualquier tipo de prueba del calendario, Primož Roglič y Wout van Aert van a ser las referencias del equipo. En 2021 apenas coincidieron, solamente en Amstel Gold Race y en los primeros días del Tour de Francia, hasta el abandono del esloveno. Es probable que algo parecido suceda este año, con lo que ambos gozarán de total libertad el 99% de la temporada.

Los siguientes corredores en la jerarquía del equipo tal vez sean Jonas Vingegaard y Tom Dumoulin. El plan previsto para el danés, segundo en el pasado Tour de Francia, es que sea la carta B para la general de le Grande Boucle. Sin embargo, el calendario es amplio y seguro que gozará de liderazgos durante el año.

Por su parte, Dumoulin parece haber optado por preparar el Giro d’Italia. Es la grande con menos contrarreloj de 2022, pero también donde tendrá menos competencia interna (¿quizás Foss? ¿Kruijswijk?). Desde 2018 que no opta al triunfo final a una gran vuelta, pero si consigue la motivación necesaria, físicamente parece que puede volver a dar su máximo.

El joven a seguir

Con la marcha de Groenewegen, las responsabilidades en la faceta del sprint quedan un poco más repartidas. Es cierto que ha llegado Laporte, pero el francés es más que un velocista puro y sus cometidos serán bastante variados. Así, es de esperar que las balas más jóvenes del equipo den un paso al frente. Aquí entran David Dekker (1998) y especialmente Olav Kooij (2001).

Este segundo cerró la temporada pasada con una doble victoria en Croacia y un tercer puesto en la Gran Piemonte. Todo ello, días antes de cumplir los 20 años. Por lo visto estos últimos meses –rozó su primer triunfo WT en Polonia, donde solo le superó Gaviria-, tiene bastantes boletos para ser el próximo cachorro de los sprints en saltar a la primera línea de la velocidad.

QUICK-STEP ALPHA VINYL TEAM


Fichajes

Es habitual que en la estructura de Patrick Lefevere los corredores que llegan tengan un perfil más discreto que los que se van. Este equipo es especialista en fichar ciclistas jóvenes, o de segunda línea, y en un par de temporadas conseguir que su rendimiento y caché progresen. Así, no hay que fiarse del todo si los nombres no parecen todo lo llamativos para una escuadra de primerísimo nivel.

Lo cierto es que en corredores como el belga Ilan Van Wilder hay mucho talento y no sería de extrañar que su estatus se disparara en un año o incluso menos. De la quinta de Evenepoel, en categorías inferiores estuvo algo opacado por sus exhibiciones, pero era un asiduo a las primeras plazas. Estos dos años en Sunweb / DSM han estado llenos de desacuerdos, pero por el camino ha dado destellos de su potencial, con varios puestos de honor entre Romandia y Dauphiné. Su perfil apunta a vueltómano, con ya muy buen rendimiento contrarreloj y capacidades escaladoras en progresión.

Su compatriota Louis Vervaeke llega como apoyo cuando la carretera sube. Ya no es el joven del que hace un tiempo se decía que aspiraría a casi todo, pero este último año se ha mostrado como un escalador que puede ser útil. El resto de incorporaciones cuentan con 22 años o menos: el suizo Mauro Schmid, vencedor de la etapa de sterrato del último Giro; el belga Stan Van Tricht, con perfil puncheur y predilección por las clásicas; y el británico Ethan Vernon, rápido y buen contrarrelojista.

Bajas

Como ejemplo de lo que decíamos al principio del apartado anterior, João Almeida (UAE-Team Emirates) deja el equipo convertido en poco menos que una superestrella. Lefevere nunca se ha caracterizado por retener corredores a toda costa, en su filosofía el bloque está por encima de individualidades: si alguien quiere irse porque en otro sitio le ofrecen más dinero, es poco probable que el controvertido manager belga entre en una puja.

En el caso de Sam Bennett (BORA – hansgrohe), sus desavenencias fueron públicas y notorias, así que la salida del velocista irlandés estaba cantada desde hace meses. Con él, su lanzador de confianza, Shane Archbold (BORA – hansgrohe). Otro sprinter, el colombiano Álvaro José Hodeg (UAE-Team Emirates)  no ha acabado de cuajar en las grandes citas y también dice adiós. Cierra el apartado de bajas el estadounidense Ian Garrison (L39ion of Los Angeles), que en sus dos años en el equipo no ha podido mostrarse en exceso. Ser muy joven y del otro lado del océano, en tiempos de pandemia, no debe haber ayudado.

Líderes

En un equipo con un rendimiento coral tan alto, ser líder quizás quiere decir menos que en otras partes. Aun así, eso no es sinónimo de menos presión. Julian Alaphilippe, doble campeón del mundo y una de las mayores estrellas de este deporte, debe aportar resultados de relumbrón. Lleguen pocos o muchos, seguro que su voracidad y espectacularidad no va a faltar.

Para Remco Evenepoel parece un año clave. Tras un 2021 donde probar que podía ser competitivo tras la espeluznante caída de agosto de 2020, ahora llega el momento de ganar en grandes escenarios. Su calendario apunta a una primavera intensa y la intención de no pisar una ronda de tres semanas hasta la Vuelta.

Fabio Jakobsen también empleó 2021 para regresar a la competición tras un accidente gravísimo en 2020. Parece preparado para asumir el papel de sprinter titular del equipo. Y en los últimos años ya se ha visto que, por encima de nombres concretos, quien ostenta este rol obtiene grandes resultados.

Para la estructura cobran una gran importancia las clásicas flamencas y Paris-Roubaix. Kasper Asgreen y Florian Sénéchal apuntan a sus mejores bazas para estos escenarios. Sin embargo, la superioridad numérica con la que a menudo cuentan hace no descartar que al final los mejores resultados los puedan sacar Yves Lampaert o Davide Ballerini.

El joven a seguir

Aunque este enero cumpla solamente 22 años, nada de lo que pueda conseguir Evenepoel sería una sorpresa. Y ya hemos hablado de Van Wilder en el bloque de altas. Así que la mención en este apartado va para Andrea Bagioli (1999). Con muy buena prensa en categorías inferiores, llegó a Quick-Step en 2020, año maldito que no le impidió mostrar destellos de gran clase. En 2021 arrancó con una victoria en su segunda carrera del año pero luego se tiró toda la primavera lesionado. Esto falsea sus números. Tras meses parado, cuajó un buen Tour de l’Ain y en la Vuelta apareció en el top10 en cuatro etapas. ¿Puncheur? ¿Ardenero? ¿Escalador? Las tres facetas parecen poder encajarle a este talento italiano que está en edad de llamar a las puertas del éxito.

UAE – TEAM EMIRATES


Fichajes

Un año más, uno de los equipos que más se refuerzan. Se entiende: tienen al ganador de los dos últimos Tours de Francia, poseen recursos, y quieren rodearlo lo mejor posible. Con este ánimo y también el de optar a todo aun cuando Tadej Pogačar no esté en liza, llegan tres nombres destacados: João Almeida, que en principio podrá liderar en el Giro; Marc Soler, abrazando una nueva etapa tras media vida en Movistar; y George Bennett, que aportará experiencia y solidez en las carreras de tres semanas, ya sea como coequipier o buscando sus opciones. Para estos tres nombres, habrá que ver como la dirección del equipo es capaz de encontrar el balance adecuado entre liderazgo y apoyo a Pogačar.

No se limita a este ámbito el capítulo de refuerzos. También llegan dos velocistas de nivel. Sobre todo Pascal Ackermann, que tratará de sobreponerse a un último año algo fallido en los grandes escenarios y volver a la senda ganadora de 2019 y 2020. Es difícil que opte a disputar el Tour ya que el ocho estará centrado en la clasificación general, pero le quedará calendario para brillar. El otro sprinter que se incorpora es Álvaro José Hodeg, del que se espera que dé un paso al frente y aproveche sus oportunidades en pruebas algo menores.

Completan la lista de fichajes tres corredores nacidos en 1998: el espigado rodador francés Alexys Brunel, otra torre como el suizo Joel Suter, y el alemán Felix Groß, hombre rápido que ya estuvo de stagiare con el equipo el verano pasado.

Bajas

Las plantillas no son infinitas. Para hacer hueco a los que llegan, hay quienes tienen que salir. Tras este perogrullo, una valoración: al menos esta temporada, para UAE – Team Emirates el saldo parece claramente favorable. Solamente David de la Cruz (Astana Qazaqstan Team) parece una pérdida relevante y como mucho Alexander Kristoff (Intermarché – Wanty – Gobert Matériaux), aunque parece que ya ha empezado su declive. Valerio Conti (Astana Qazaqstan Team), Joe Dombrowski (Astana Qazaqstan Team) y Sven Erik Bystrøm (Intermarché – Wanty – Gobert Matériaux) son buenos corredores, pero con lo que posee esta plantilla no deberían echarlos de menos. El veterano Marco Marcato (1984) y Maximiliano Richeze (1983) dejará de aportar su gran oficio, puesto que ha decidido optar por la retirada.

Las otras salidas que experimenta la formación son las de Alexandr Riabushenko (Astana Qazaqstan Team), que no ha acabado de dar el salto deseado, y del colombiano Cristian Camilo Muñoz que regresa a su país (EPM – Scott).

Líderes

Evidentemente el éxito del equipo depende en mayor medida de los éxitos de Pogačar. Esto no es más que la presión habitual que tienen que soportar los grandes campeones y, en este caso, parece asumirlo con una naturalidad pasmosa.

Como ya se ha visto en los apartados anteriores el equipo posee multitud de recursos complementarios al prodigio esloveno. Y a los mencionados Almeida, Soler, Bennett o Ackermann cabe sumar otros nombres de muchísimo nivel. Brandon McNulty ya dio muestras en 2021 de seguir con su progresión ascendente y seguro que esta temporada también aumentarán sus responsabilidades. A quién hay que pedirle más es a Marc Hirschi, quizás el traspaso más sonado del pasado invierno. Su llegada a contrapié puede que sirviera un poco de atenuante para valorar sus resultados inmediatos, bastante discretos. En 2022 debe reivindicarse y confirmar lo que apuntó en 2020.

Diego Ulissi debe seguir agrandando su botín en carreras algo menores, donde suele prodigarse mucho y aprovecha su superioridad ante rivales a menudo inferiores. Un caso de corredor talentoso que prefiere mirar hacia abajo que hacia arriba. Por su parte, Matteo Trentin será la referencia en las clásicas de adoquines. En este tipo de carreras el equipo dispone de menos recursos pero el experimentado italiano, un tipo con visión táctica como pocos en el pelotón, debe luchar por estar en las posiciones delanteras.

Por último, Fernando Gaviria acaba contrato a fin de año y parece que ésta es su última oportunidad para reengancharse a la élite de los velocistas. ¿La aprovechará?

El joven a seguir

Aunque nombres como Finn Fisher-Black (2001) o Alessandro Covi (1998) son tentadores, resultará imposible no estar muy pendientes de las evoluciones de Juan Ayuso (2002). Como en el caso de Carlos Rodríguez, o incluso más, el hecho de ser español apenas hincha la atención que merece. Si fuera moldavo también le seguiríamos. Así lo justifica su 2020: en primavera, con solo 18 años, venció con una autoridad insultante el Giro Ciclistico d’Italia y un par de pruebas de un día del calendario sub-23. Ya en verano se empezó a foguear en carreras de mayores y para nada desentonó, rozando incluso la victoria en Ordizia. Ésta será su primera temporada completa en un equipo WT; merece margen por su extrema juventud pero no extrañaría demasiado verlo delante ya en alguna prueba de primer nivel.


AG2R CITROËN TEAM


Fichajes

Hace un año, con la suma de la firma automovilística a la causa, el equipo presentaba una remodelación profunda. Este otoño, por el contrario, el movimiento en el mercado ha sido mínimo. Tras un 2021 un tanto decepcionante en líneas generales, se confía en que la inversión empiece a dar sus frutos.

Las nuevas adiciones se limitan a un solo corredor con experiencia WT: Felix Gall, aún joven (1998) y proveniente del Team DSM, con resultados algo prometedores pero no brillantes. El resto de caras nuevas responden al paso a profesionales de Valentin Paret-Peintre (hermano menor de Aurelien), del último ganador de Il Piccolo Lombardia Paul Lapeira y de Antoine Raugel, reclutado del filial de Groupama-FDJ.

Bajas

En sus cuatro temporadas aquí, Tony Gallopin (Trek-Segafredo) no ha conseguido mantener sus grandes resultados de sus años en Lotto. Su mayor aportación -una victoria de etapa en La Vuelta’18- parece ya algo lejana, así que no extraña su marcha. Alexis Gougeard (B&B Hotels – KTM) hace unos pocos años parecía un estandarte del equipo. Pero a pesar de un leve y fugaz resurgir en 2019, nunca más ha sido ese corredor tenaz que en 2015, con 22 años, parecía que se iba a comer el mundo en clásicas y escapadas. Problemas físicos le han relegado a un perfil mucho más discreto.

Françoise Bidard (Cofidis) empieza una nueva etapa tras permanecer en la casa desde su paso a profesionales. Mathias Frank, Ben Gastauer y Julien Duval, tras un par de temporadas muy discretas, han decidido optar por la retirada.

Líderes

Greg Van Avermaet y Bob Jungels fueron contratados a finales de 2020 para liderar el nuevo proyecto. Estas llegadas, combinadas con las salidas de Bardet, Latour o Vuillermoz, supusieron un viraje notable hacia las pruebas de un día. En su primer año, el belga ha estado en todas partes, pero con poca fortuna: a los 36 ya no parece ser el de hace unas temporadas. No le queda otra que seguir intentándolo.

El luxemburgués, por su parte, ha tenido un 2021 muy anónimo, debido a una patología para la que ha costado recibir diagnóstico: endofibrosis. Tras pasar por el quirófano, en septiembre volvió con buenas sensaciones, sin dolor, y su perspectiva de cara a 2022 es optimista. Si se confirma, puede ser el mejor fichaje del año. Pero hay que ser cauto.
Ben O’Connor fue, de largo, la nota positiva del equipo esta pasada temporada. Con una victoria de etapa en el Tour de Francia y la 4ª plaza en la general final, no es para menos. A partir de ahora, este éxito le conlleva mayor responsabilidad.

Junto con Van Avermaet, Oliver Naesen es también responsable de dar presencia, y a poder ser victorias, en la campaña del norte. En 2021 apenas apareció; en esta campaña los resultados apremian.

A quien sí se le vio a partir de abril es a Benoit Cosnefroy. El puncheur normando se sobrepuso a un invierno con problemas físicos y acabó mostrándose en muchas clásicas de cotas: en las Ardenas, en pruebas 1.1 del calendario francés, en la Bretagne Classic que se llevó frente al mismísimo Alaphilippe e incluso en el Mundial. Si las lesiones le respetan será uno de los puntales del equipo.

Tratándose de una plantilla sin un gran líder, con necesidad de un buen rendimiento coral, también se espera la aportación de otros hombres: Aurelien Paret-Peintre, Andrea Vendrame y Dorian Godon, entre otros, deberán sumar resultados.

El joven a seguir

Con la dupla belga de las clásicas norteñas –Van Avermaet y Naesen- mostrando síntomas de ligera decadencia, no extrañaría que alguien más joven buscase tomar el relevo. Bajo este perfil nos cuadra Stan Dewulf (1997). Por edad está al límite de no ser considerado un corredor joven según los parámetros de hoy en día, pero 24 años –los cumple en diciembre- parece una edad idónea para subir el nivel. Ganador de la Paris-Roubaix Espoirs en 2018, fue uno de los protagonistas de la pasada Paris-Tours. Integrante del cuarteto que se jugó la gloria en la Avenue de Grammont y victorioso en la Boucles de l’Aulne una semana después, cerró 2021 reivindicándose para este año.

ASTANA QAZAQSTAN TEAM


Fichajes

El equipo kazajo ha cambiado media plantilla, así que las incorporaciones son muchas y variadas. Llegan nuevos líderes, como Miguel Ángel López y Vincenzo Nibali, aunque el papel de éste último, a los 37 años, debe contarse un poco al margen. El siciliano, además, llega con su hermano Antonio. David De la Cruz también refuerza el equipo en las vueltas por etapas. Hará Giro, al servicio López y Nibali, y en la Vuelta es probable que luzca galones.

Joe Dombrowski también llega para sumar cuando la carretera se ponga cuesta arriba, así como Andrey Zeits, gregario por definición. El experimentado kazajo vuelve a casa tras un par de años en BikeExchange.

Alexandr Riabushenko, passista veloce, recala en el equipo kazajo con la esperanza de relanzar una carrera que años ha se estimaba más prometedora.

Además de con los Nibali, la estructura se italianiza notablemente con la llegada de corredores como Valerio Conti, Leonardo Basso, el joven Michele Gazzoli o Simone Velasco. Éste último ya iba mereciendo un hueco en el WT tras lo apuntado estas últimas campañas en equipos de menor rango.

Mención aparte merece la llegada de Gianni Moscon. Talentoso y controvertido, deja INEOS para abrir un nuevo ciclo en el que gozará de mayor libertad, sobre todo en las clásicas.

Bajas

Si llegan muchos, muchos salen. No hay otra. El núcleo vasco, informalmente llamado Euskastana, abandona el equipo en bloque, hacia destinos algo dispares: Alex Aranburu (Movistar), Ion Izagirre (Cofidis), Gorka Izagirre (Movistar), Omar Fraile (INEOS Grenadiers) y Oscar Rodríguez (Movistar) son pérdidas notables. En función de lo que ofrezcan los recién llegados se podrá calibrar la magnitud del hueco que dejan.

Y no se queda aquí, ni mucho menos, el éxodo de talento que sufre el equipo: la marcha de Aleksandr Vlasov (BORA – hansgrohe), por ejemplo, les deja sin un corredor joven que ya peleaba por puesto de honor en grandes vueltas. Con veteranos como Luis León Sánchez (Bahrain – Victorious) o Jakob Fuglsang (Israel – Premier Tech) habrá que observar qué les queda por ofrecer en sus nuevos equipos. Tal vez ha sido un buen momento terminar aquí la relación, tal vez no.

Ciclistas notables de perfil variado como Hugo Houle (Israel – Premier Tech), Merhawi Kudus (EF Education – EasyPost) o el interesante Matteo Sobrero (Team BikeExchange Jayco) también han hecho las maletas.

Líderes

Con tantos cambios en la plantilla, la gran mayoría de corredores que deberán tirar del carro ya están mencionados en el primer apartado. López, Nibali, De la Cruz y Moscon, sobre todo.

Prácticamente solo queda detenerse en Alexey Lutsenko. El kazajo de más nivel en el pelotón internacional actual es un ciclista difícil de encasillar. ¿Clasicómano?, ¿cazaetapas?, ¿vueltómano? La temporada pasada dejó entrever que en este tramo de su carrera opta por esta última categoría. Al menos así lo indica su séptimo puesto en el Tour de Francia y, semanas antes, la segunda plaza en el Critérium du Dauphiné. Este 2022 también apunta al Tour, pero tras un calendario provisional que incluye la mayoría de las clásicas belgas, tanto las de adoquines como las de las Ardenas. Lo dicho, un tipo algo desconcertante.

El joven a seguir

Con Javier Romo (1999) ya en el punto de mira por una cuestión de pasaporte, aquí haremos hincapié en Samuele Battistella (1998). El campeón del mundo sub23 de 2019 experimentó el año pasado un notable crecimiento. Su primer año de celeste se saldó con un debut discreto pero digno en el Giro y en una segunda parte de campaña muy interesante. Buen papel en la Arctic Race of Norway y mejor todavía en las semiclásicas italianas de septiembre y octubre. Cuatro top10, con victoria incluida en la primera edición de la Veneto Classic, por delante de nombres notables como Hirschi y Restrepo.

Este terreno, con subidas explosivas, parece ser en el que mejor se desenvuelve y en el que también puede hacer valer una punta de velocidad notable. La marcha de corredores como Aranburu o Fraile puede favorecer que a corto o medio plazo aspire a ocupar su hueco.

BAHRAIN – VICTORIOUS


Fichajes

El equipo ha funcionado muy bien en 2021, así que es razonable pensar que se ha trabajado para mantener el bloque y la inercia positiva. En consecuencia, el apartado de incorporaciones no resulta muy significativo, al menos a día de hoy.

Abundan los jóvenes, como el campeón del mundo contrarreloj en categoría sub23 Johan Price-Pejtersen (1999), un corredor que hasta ahora ha mostrado muy poco fuera de la cabra. Alejandro Osorio (1998), escalador colombiano procedente de Caja Rural, llega tras mostrar destellos la primavera pasada en el Tour of the Alps y la Vuelta a Asturias.
Edoardo Zambanini (2001) es un producto de la fructífera cantera italiana aún por madurar, pero el polaco Filip Maciejuk (1999) viene ya con resultados en categoría sub23, sobre todo contra el crono. No es el único polaco que llega, puesto que Kamil Gradek, éste ya mayorcito, fue anunciado a principios de enero.

Dos corredores experimentados como Jasha Sutterlin y, sobre todo, Luis León Sánchez han sido reclutados para apuntalar la plantilla con su oficio.

Bajas

Del mismo modo que en el apartado anterior, pocos movimientos de importancia. El que más quizás es el adiós de Mark Padun (EF Education – EasyPost), aunque casi todo lo que rodea este corredor resulta una incógnita. No hay que menospreciar el hueco que dejará Marco Haller (BORA – hansgrohe), un tipo duro para el llano y las clásicas de adoquín que todo equipo de nivel desearía tener consigo.

Tras dos años en el equipo, el aún joven Kevin Inkelaar no ha cuajado y regresa al campo continental (Leopard Pro Cycling).

Cierran el capítulo de marchas hasta cuatro retiradas: la del veterano Marcel Sieberg; las de dos corredores de nivel con recurrentes problemas físicos como Rafa Valls y Eros Capecchi; y la de un todavía joven Scott Davies (1995), también fastidiado por las lesiones.

Líderes

Mikel Landa fue la excepción. Pero todos los corredores importantes del equipo gozaron de un 2021 que se podría calificar de entre bueno y brillante. Así que a todos ellos se les espera de nuevo para una nueva campaña a la altura. A Sonny Colbrelli quizás no se le pide que vuelva a ganar sí o sí la Paris-Roubaix, pero sí que aporte victorias. Ya va siendo hora de estrenarse en las etapas de las grandes vueltas.

Matej Mohoric puede mostrarse en clásicas de todo pelaje y está a las puertas de una gran victoria. Y si no, siempre quedará su instinto para ganar en parciales del Tour, algo que se le dio más que bien en la última edición.

Damiano Caruso tiene difícil repetir el brillante Giro d’Italia del año pasado, así que para este 2022 tiene puestas las miras al Tour de Francia. Un puesto en el top10 y/o una victoria de etapa están plenamente a su alcance. Algo parecido se puede decir de Jack Haig tras conseguir subirse al podio en la última Vuelta.

Pello Bilbao es una garantía de solidez allí donde le manden, lleva seis años seguidos completando dos grandes vueltas por temporada. Volverá al Giro y queda en duda si luego repetirá en el Tour u optará por la Vuelta. Lleva tiempo mereciendo una victoria de prestigio.

Tras lo mostrado en 2021, a Gino Mäder ya se le espera delante en cualquier escenario. Su progresión fue más que notable, con victorias en el Giro, en Suiza y terminando fortísimo la Vuelta para acabar sacando una quinta posición final. Es el momento de probar en el Tour.

¿Y Landa? Pues a Mikel se le tiene que exigir que vuelva a pelear el podio de toda gran vuelta que corra. Si todo va bien, de nuevo acudirá al Giro, animado por un recorrido con muy poca contrarreloj. Y luego, en principio, espera el Tour. Solo hay que cruzar los dedos con las caídas y lesiones. Si logra esquivarlas, luchará por el cajón. Su sólida trayectoria así lo avala.

El joven a seguir

Se trata de una plantilla tirando a veterana y como hemos visto, con un reparto de responsabilidades coral. Podría parecer que no hay mucho espacio para el brillo de jóvenes ciclistas, pero el calendario es lo bastante extenso como para ofrecer oportunidades. A ello se tendrá que agarrar Santiago Buitrago (1999). Colombiano de perfil escalador, en los dos años que lleva en la plantilla ha hecho sendos pasitos hacia adelante que sugieren que una explosión a corto plazo no sería muy sorpresiva. En 2021 estuvo muy correcto en la Volta, y en verano rozó el triunfo en Getxo y estuvo delante en Burgos.

BORA – HANSGROHE


Fichajes

Muchas caras nuevas en la escuadra alemana, uno de los bloques que parece haberse reforzado más y mejor. Para empezar, llegan tres corredores de perfil escalador, con capacidad para las tres semanas y aún jóvenes. Hablamos de Aleksandr Vlasov, Sergio Higuita y Jay Hindley. Los tres tuvieron mejor 2020 que 2021, así que deben aterrizar con motivación para refrendar su talento.

En el ámbito de los sprints también llegan refuerzos. Sam Bennett y Danny van Poppel han fichado para liderar las opciones del equipo en este apartado. Y para ello también contarán con valiosos hombres de apoyo en estos menesteres: el lanzador Shane Archbold y un gregario magnífico como Marco Haller. Ryan Mullen y Jonas Koch son otros nombres reclutados para colaborar en el llano.

En el apartado de apuestas de futuro, los grandes titulares se los lleva Cian Uijtdebroeks (2003). Pasa directamente de juniors con la vitola –por ahora algo exagerada- de ser el nuevo Evenepoel. Junto al belga, también asciende al profesionalismo el alemán Luis-Joe Lührs (2003).

Bajas

El porqué de tantos fichajes de nivel se debe sobre todo a una razón: la marcha de Peter Sagan (Team TotalEnergies). El eslovaco no solamente libera un salario altísimo, sino que se lleva con él a buena parte de su séquito: también recalan en el conjunto francés Daniel Oss, Maciej Bodnar y, claro, Juraj Sagan.

Tras un último año un tanto tibio, Pascal Ackermann (UAE – Team Emirates) es otra de las bajas significativas. Dos corredores que eran parte de su tren de sprint también se despiden. Rüdiger Selig y Michael Schwarzmann ponen rumbo a Lotto – Soudal.
Por su parte, el veterano Andreas Schillinger se retira y camino va de ello Marcus Burghardt, que en el momento de redactar esta pieza no había encontrado equipo.
Erik Baska, velocista eslovaco con muchos apuros para llegar fresco al final de las carreras, recala en el continental de su país Dukla Banska Bystrica.

Líderes

Más allá de los recién llegados mencionados en el primer apartado, un puñado de ciclistas comparten responsabilidades en una plantilla que se ha vuelto bastante horizontal: no hay un líder que sobresalga pero en cambio una decena de corredores tienen opciones de estar delante en las mejores carreras. Habrá que ver como gestiona estos recursos la dirección.

Wilco Kelderman es quizás su mayor nombre de cara a las generales. El holandés es tan fiable como alérgico a la victoria, con lo que es necesario contar con nombres más ganadores. Es el caso de Maximilian Schachmann, campeón alemán y de nuevo ganador de París-Niza en 2021. Un paso adelante en el tríptico de las Ardenas debe ser uno de sus objetivos.

Emmanuel Buchmann, por variadas razones, no ha vuelto a ser el hombre de tres semanas que en 2019 rozó el podio en el Tour. Debe esquivar caídas y coger confianza para acercarse a esos registros.

Los austriacos Patrick Konrad y Felix Großschartner son dos corredores más de los que augurar buenos resultados. El primero se alzó con una ansiada victoria de etapa en el pasado Tour de Francia; el segundo se ha acostumbrado al top10 de la Vuelta. Es de esperar que estos logros renueven sus ambiciones.

Para terminar, con la ausencia de Sagan, Nils Politt queda como único referente para la campaña del norte. Y en el Tour, a intentar pescar otra etapa como en 2021.

El joven a seguir

Además de al mencionado Uijtdebroeks, al que no se le pueden pedir milagros con 19 años, no le quitaremos ojo a Ide Schelling (1998). Tampoco será muy difícil, porque el neerlandés a menudo se caracteriza por ser culo de mal asiento. Rapidito, explosivo, adaptado a clásicas de cotas, amante de las escapadas en las vueltas por etapas… En 2021 le hemos visto a muy buen nivel en semiclásicas italianas, en la Flecha Brabanzona o en una vuelta corta como el Tour de Noruega. Además, estrenó su casillero de victorias en Suiza, en el GP des Kantons Aargau, batiendo a dos nombres de prestigio como Rui Costa y Esteban Chaves.

EF EDUCATION-EASYPOST


Fichajes

Como es habitual estos últimos años en la estructura, numerosas caras nuevas. Esteban Chaves es quizás el nombre de más trayectoria, aunque su nivel ya no sea el de hace unas temporadas. Su presencia, además, ahonda en la conexión colombiana que atesora últimamente la escuadra.

Odd Christian Eiking, una de las revelaciones de la pasada Vuelta a España, llega para probar que lo suyo no fue una carambola. Dar validez a lo hecho en 2021 será también el objetivo de Mark Padun. El rendimiento que ofreció en las dos etapas que ganó en el Critérium du Dauphiné queda poco menos como un expediente X. Si a partir de ahora es capaz de repetir esas actuaciones, todo cuadrará más.

El eritreo Merhawi Kudus apareció muy joven como la futura estrella africana. El tiempo no ha dado la razón a sus avalistas, pero es un corredor competente. Está a tiempo de subir el nivel y ofrecernos un tramo final de carrera más cercano a las expectativas que levantó.

Por su parte, Owain Doull ha fichado para demostrar que con él INEOS ha dejado escapar una pieza de valor en pruebas como las clásicas del norte. Siguiendo con británicos, el caso de James Shaw es el de un ciclista que pasó muy joven al WT y no tuvo capacidad de adaptación. Sin embargo, los últimos tres años a nivel continental le han hecho madurar y sus números en la última campaña indican que ahora sí está listo.
El resto de incorporaciones destacables de la estructura de Jonathan Vaughters son corredores jóvenes. Marijn van den Berg (1999) es de perfil más bien velocista, pero los demás tienen buenos resultados en pruebas con más desnivel: Sean Quinn (2000), Georg Steinhauser (2001) y Ben Healy (2000). Los cuatro llegan con buenos registros y merecen atención.

Bajas

Se puede decir sin miedo a equivocarse que la única significativa es la de Sergio Higuita (BORA – hansgrohe). El colombiano quizás no había tenido en 2021 su mejor campaña, pero su calidad con todavía 24 años era un activo muy valioso para el equipo.
El siguiente en la jerarquía de bajas seguramente sería Lawson Craddock (Team BikeExchange Jayco), buen corredor de equipo, todoterreno y con posibilidad de brillo contra el reloj.

Un buen puñado de jubilaciones deportivas engrosan este apartado, comenzando por Tejay Van Garderen que ya dijo basta el pasado mes de julio tras verse por debajo del mínimo que él mismo se exigía para ser útil al equipo. Busquen sus declaraciones al anunciarlo, son de una honestidad no muy habitual.

Julien El Fares, Moreno Hofland, Fumiyuki Beppu y Mitchell Docker son los demás que lo dejan. A excepción del neerlandés, aquejado de problemas intestinales persistentes, los otros tres dan el paso a unas edades muy razonables para ello.
Will Barta (Movistar), Logan Owen –todavía sin destino conocido- y James Whelan (Team BridgeLand) redondean el inventario de despedidas del equipo sin que a priori se les vaya a echar mucho de menos.

Líderes

Rigoberto Urán ya lleva algún año en el que apenas se le espera… pero acaba apareciendo con un nivel más sólido del previsto. Hablamos de los grandes escenarios, del Tour principalmente, en el que lleva tres top10 seguidos. Y en Suiza y en los Juegos Olímpicos del pasado verano también estuvo a muy buena altura. Parece que todavía, a punto de cumplir los 35, podemos considerar al bueno de Rigoberto como un ciclista muy fiable cuando se propone un objetivo.

Hugh Carthy es la otra baza del equipo para las grandes vueltas. Tras unas campañas en las que no acababa de cuajar, en 2020 se sacó una grandísima Vuelta a España. La temporada pasada refrendó su nivel, con algo menos de brillo, en el Giro d’Italia. Veremos dónde apunta este año.

Fuera de las generales, el equipo de Vaughters cuenta con tres corredores algo irregulares pero que en sus buenos momentos pueden ser muy brillantes. Hablamos de Michael Valgren, Alberto Bettiol y Magnus Cort. Los tres están capacitados para ganar etapas ante cualquier rival, con variedad de registros, e incluso para dar la campanada en una gran clásica. De hecho, esto ya ha sucedido con los dos primeros y nada indica que no pueda volver a ocurrir. Tres tipos peligrosísimos, sin duda.

A pesar de su juventud, el suizo Stefan Bissegger (1998) se ha ganado un par de frases en este apartado. El nivel que ofreció en las contrarrelojes el pasado año fue muy alto, con victorias en París-Niza y el Tour del Benelux y un puñado de puestos punteros en unas cuantas pruebas WT. Está solo a un paso de la élite de la cabra, solamente le falta dar el zarpazo en grandes vueltas o mundiales.

El joven a seguir

A Simon Carr (1998) muchos le conocimos en la Volta a Portugal de 2020, en la que se llevó la clasificación del mejor joven. Un escenario complicado para un corredor foráneo. Una semana después venció en Ordizia y de ahí a dar el salto a Education First este último año.

Su primera campaña en la élite no ha sido brillante pero ha ofrecido suficientes actuaciones de mérito para pensar que aquí hay un corredor muy interesante. De perfil ligero, por ahora entre escalador y clasicómano de colinas, parece estar en la edad y equipo adecuados para afrontar un año con más protagonismo y éxitos.

GROUPAMA-FDJ


Fichajes

Temporada de continuidad para la estructura de Marc Madiot, con el aderezo principal de Michael Storer. El australiano fue una de las sorpresas agradables de la Vuelta, presente en multitud de escapadas y con capacidad para rematar en dos de ellas. Se presentó en la ronda española tras ganar con autoridad el Tour de l’Ain y pasar por el Giro a modo de apoyo para Romain Bardet. En su nuevo equipo seguramente gozará de libertad durante buena parte del año. Está prevista su presencia en el Tour de Francia.

Quentin Pacher logra a los 30 años dar el salto al WT. Es merecido. Corredor aguerrido, con nivel en la media montaña para pelear escapadas en carreras del máximo nivel y en pruebas de un día con algo de desnivel.

Los fichajes se completan con Bram Welten, aún joven (1997) y rápido, con buenos números en semiclásicas francesas y belgas en 2021, y la promoción de Lewis Askey (2001) del equipo de desarrollo.

Bajas

Las salidas pueden ser calificadas de poco significativas, o al menos parecen de un nivel inferior a las llegadas descritas. Benjamin Thomas (Cofidis) es un contrarrelojista de cierto fuste pero fuera de la especialidad ha ofrecido poco.

Simon Guglielmi (Team Arkéa Samsic) y Alexys Brunel (UAE – Team Emirates) todavía están en edad de progresar pero tampoco han apuntado nada muy especial hasta el momento. Como mucho le concedemos algo de margen al segundo, una vez que un equipo puntero se ha fijado en él.

Dos veteranos de la estructura como William Bonnet (1982) y Mickaël Delage (1985) ponen punto final a sus carreras. Está por ver si toma el mismo camino Romain Seigle, por ahora sin contrato.

Líderes

El nombre más emblemático del equipo es Thibaut Pinot. Pero tras las últimas temporadas de infortunio es legítimo preguntarse si sigue siendo el corredor del que esperar mayores resultados. Se ha tomado 2021 como un año de reconstrucción física y mental. No vamos a descartar que esta temporada se acerque al nivel que dio en 2018 y 2019, por ejemplo. Pero el escepticismo está justificado.

Entonces, David Gaudu supone la alternativa más sólida en lo relativo a vueltas por etapas. Así lo demuestra su rendimiento sostenido pero ascendente durante las últimas campañas. Le sigue faltando un pasito, el que le convierta en un corredor ganador. Veremos si lo consigue.

En las demás parcelas importantes, Stefan Küng y Arnaud Démare volverán a ser los nombres de referencia. Ambos en pruebas de un día; el primero también en las contrarrelojes, en las que ya es un miembro merecido de la élite; el segundo en las volatas, con el Giro como principal objetivo en este aspecto.

El joven a seguir

Con 21 años, el británico Jake Stewart se destapó para el gran público a comienzos de la temporada pasada: posiciones delanteras en la Etoile de Bessèges y nada menos que un 2º puesto en el estreno anual del adoquín en Omloop Het Nieuwsblad. Estas actuaciones situaron dentro del radar a un corredor que apunta a sprinter con capacidad de pasar repechos y adaptación a las clásicas del norte. Su segunda mitad de 2021 fue un poco más anónima, algo natural en un ciclista joven. Este año le esperamos de nuevo, pendientes de la evolución lógica que se le presume.

ISRAEL – PREMIER TECH


Fichajes

Como la estructura nos tiene acostumbrados, los fichajes de más renombre son de corredores experimentados, veteranos. Es el caso de Jakob Fuglsang, que en marzo cumple los 37. El danés debe demostrar que en el contexto de su madurez espléndida, el bajón del año pasado fue accidental y no un signo irreversible de crepúsculo.
Giacomo Nizzolo también cuenta con mucho oficio, pero es más joven y su buena pasada temporada pasada nos hace pensar que tiene cuerda para mantener el nivel. Será pieza clave del equipo en los sprints.

Simon Clarke es otro que rebasa ampliamente la treintena. Es un fichaje de última hora tras la desparición de Qubekha como equipo de primera división que además de experiencia aún puede aportar algún resultado. En 2021, sin ir más lejos, fue octavo en una Strade Bianche de nivel superlativo.

Hugo Houle se suma a la notable colonia canadiense del equipo. No hay que olvidar que el principal financiador del equipo, el magnate Sylvain Adams es nacido y criado en Quebec. Houle es un refuerzo interesante como apoyo en el terreno llano, ya sea en grandes vueltas o en clásicas.

Para que no se diga que el equipo se acerca al cementerio de elefantes, también se han hecho con los servicios de Corbin Strong. El joven neozelandés llega con resultados interesantes en el calendario océanico y asiático que tendrá que refrendar en citas de más nivel.

Bajas

Dos retiradas emblemáticas adornan este capítulo. Una de previsible, la de André Greipel; y otra de no tanto, puesto que Dan Martin aún parecía a un nivel bastante competitivo.

La llegada de Nizzolo ha provocado, o viceversa, la salida de dos hombres rápidos. Es el caso de Davide Cimolai (Cofidis) y de Hugo Hofstetter (Team Arkéa Samsic). Este último sorprende un poco, puesto que su combo de resultados y edad lo hacía un perfil interesante.

También regresa a un equipo francés el joven Alexis Renard (Cofidis) y el estonio Norman Vahtra cae a categoría continental (Go Sport – Roubaix Lille Métropole).

Líderes

A pesar de su veteranía, cumplió los 35 este otoño, Michael Woods parece no haber empezado la cuesta abajo. Su nivel en clásicas duras y como cazaetapas en grandes escenarios ya dio presencia al equipo en su primera temporada. Además, sus prestaciones le permiten conseguir una buena suma de puestos de honor en vueltas de una semana con montaña y poca contrarreloj. Junto con los recién llegados Fuglsang y Nizzolo debería ser uno de los puntales del equipo.

Sep Vanmarcke queda de nuevo como gran baza de cara a las clásicas del norte. El año pasado alternó buenas actuaciones con días llenos de las calamidades habituales en él. Pocos corredores hay más entrañables.

Por su parte, Ben Hermans sigue año a año cosechando resultados en pruebas algo menores. En 2021 también llegaron las victorias, así que su aportación se estima valiosa para engrosar los números del equipo. Eso sí, ya es un corredor veterano y no sería extraño empezar a percibir algún signo de declive.

De Daryl Impey no se sabe muy bien qué esperar. Con 37 años y una temporada anterior un tanto aciaga –sufrió una dura caída en Andalucía-, ya no parece aquel corredor tan fiable para cosechar resultados aquí y allí gracias a su olfato y punta de velocidad. Quizás este papel habrá que adjudicárselo a Patrick Bevin, menos ganador pero que además puede ofrecer buen rendimiento en las pruebas contra el cronómetro.

¿Y Froome? Bueno, pues a estas alturas, tras tres temporadas totalmente anónimas en cuanto a resultados parece descabellado pensar en un resurgir significativo a los 36-37 años. Algún hecho más increíble ha sucedido en el ciclismo a lo largo de la historia, pero éste rivalizaría con los más rocambolescos.

El joven a seguir

En una plantilla con solamente cuatro ciclistas menores de 25 años no hay mucho donde elegir. Nos decantamos por Itamar Einhorn (1997), el que en la actualidad podría ser considerado como mejor corredor israelí. De perfil velocista, puede discutirle a Rudy Barbier el papel de segundo sprinter del equipo tras Nizzolo.

En 2021 frecuentó puestos de honor en bastantes carreras de segunda fila e incluso levantó las manos en Eslovaquia ante Sagan y Cees Bol.

TREK – SEGAFREDO


Fichajes

Aluvión de caras nuevas en el equipo estadounidense. Ninguna de muy mediática pero encaminadas a reforzar la base del equipo. Han reclutado a veteranos con oficio como Tony Gallopin y Dario Cataldo, un perfil necesario en toda plantilla si no se abusa de ello.

También a corredores muy jóvenes como el flamante campeón del mundo sub23 Filippo Baroncini (2000), el gigantón neerlandés Daan Hoole (1999), el también alto pero mucho más ligero Asbjorn Hellemose (1999) o el catalán Marc Brustenga (1999).
Entre ambos polos, la escuadra suma también un peón para las clásicas como Otto Vergaerde; un interesante corredor todoterreno y aún en proyección como Markus Hoelgaard; un escalador de nivel como Antwan Tolhoek, en busca de relanzar su carrera; el sprinter vasco Jon Aberasturi, que vuelve a un equipo WT nueve años después (!); y el sospechoso habitual de las escapadas Simon Pellaud.

Bajas

El nombre de Vincenzo Nibali (Astana Qazaqstan Team) encabeza este apartado. Una baja razonable teniendo en cuenta que sus pretensiones económicas se basan mucho más en su trayectoria que en su presente deportivo.

Hay muchas más salidas, sin embargo ninguna parece de gran relevancia. Antonio Nibali (Astana Qazaqstan Team) se va con su hermano; Nicola Conci (Gazprom – RusVelo), Michel Ries (Team Arkéa Samsic) y Niklas Eg (Uno-X Pro Cycling Team), los tres todavía con carrera por delante, buscan dar un paso atrás para obtener frutos después; y Ryan Mullen ha encontrado acomodo en BORA – hansgrohe tras unos últimos años muy flojos.

Mención aparte merecen las retiradas. Es el caso de Kiel Reijnen, que se pasa al gravel, y del veteranísimo Koen de Kort, que el pasado junio perdió tres dedos de la mano en un accidente mientras conducía un vehículo todoterreno. Está previsto que se integre en el staff técnico del equipo.

Líderes

A no ser que alguna de las caras nuevas empiece fuerte su paso por el equipo, los líderes deberían ser los mismos del año pasado, a excepción de Nibali. La ausencia del siciliano debería exponer a más responsabilidades a Bauke Mollema y a Giulio Ciccone. El primero ha fijado sus objetivos para 2022 en el Giro y el Tour, en ambas vueltas en modo cazaetapas. El italiano, por su parte, pondrá el foco sobre todo en el Giro, donde tratará de ser protagonista. Si evita las caídas, cosa que no sucedió el año pasado, lo logrará.

La otra dupla con responsabilidades será la que conforman Jasper Stuyven y Mads Pedersen. El primero tuvo un 2021 mucho más exitoso, pero ambos pueden brillar más o menos en los mismos escenarios. A saber, clásicas, etapas en grandes vueltas, mundiales e incluso en sprints, sobre todo en el caso del danés. Una primavera intensa y luego el Tour de Francia son los principales objetivos de este año para ambos. De su capacidad para complementarse y sacar resultados globales depende el balance que se pueda hacer el próximo otoño. A Pedersen hay que pedirle más.

El joven a seguir

Quinn Simmons ya llama la atención desde muy joven por sus méritos dentro y fuera de la carretera, así que nos fijamos en Mattias Skjelmose Jensen (2000). Se trata de un corredor danés con un rendimiento muy bueno para su edad en 2021 y que da la sensación que ha pasado algo desapercibido.

Empezó a mostrarse ya en febrero, en el UAE Tour donde se filtró el primer día en el grupo delantero que se jugaría la general. En los finales en alto se defendió y logró sacar una sexta plaza final. Lo mejor es que esta actuación no fue flor de un día y también obtuvo puestos meritorios en Romandia, Dauphiné y en prácticamente todas las vueltas cortas que corrió en verano. Todo parece indicar que tenemos con él un proyecto de corredor sólido para generales. Puede empezar este año a confirmarlo.

ALPECIN-FENIX


Fichajes

Hace no muchas temporadas éste era visto como el equipo de Mathieu van der Poel y sus amigos, casi totalmente enfocado al ciclocrós. Nada de esto aplica ya; pasito a pasito se ha convertido en un proyecto muy serio, también en la ruta. El salto de nivel que da la plantilla en 2022 vuelve a ser notable.

Ayudan fichajes como los de Robert Stannard, algo así como una réplica potencial de Michael Matthews, que deja su sombra en BikeExchange en busca de nuevas oportunidades. Su 2021 fue un poco tibio pero todavía tiene 23 años y mucho margen de mejora. Stefano Oldani es de su misma quinta y parecido perfil: rápido, capaz de pasar subidas de dificultad media, no le hace ascos a las fugas…

Michael Gogl es la tercera incorporación procedente de un WorldTeam. Rodador abnegado, para el recuerdo siempre quedará su Strade Bianche de 2021: formó parte del grupo de siete que se jugó la victoria en el tramo final junto a Van der Poel, Alaphilippe, Bernal, Van Aert, Pidcock y Pogacar. Casi nada.

Otros corredores que acuden a reforzar el equipo son el velocista Jakub Mareczko, una bala en pruebas menores; Sjoerd Bax, que pega el salto desde categoría Continental tras un buen año; o los jóvenes y prometedores Fabio Van Den Bossche (2000) y Maurice Ballerstedt (2001), éste último salido de la cantera de Jumbo-Visma.

Bajas

Dos son las salidas que el equipo puede acusar: la del diamante por pulir Ben Tulett (INEOS Grenadiers) y la del escalador Louis Vervaeke (Quick-Step Alpha Vinyl Team). En el caso de Tulett, siendo británico y con sus números con solo 20 años, parecía inevitable retenerlo ante una proposición del equipo de Brailsford.
Más allá de estas dos bajas, las demás responden a corredores que ya han dado lo mejor de sí como Sacha Modolo (Bardiani-CSF-Faizanè) o los retirados Petr Vakoc, Philipp Walsleben y Roy Jans. Otto Vergaerde, fichado por Trek-Segafredo, todavía tiene años por delante pero hasta ahora su papel en el equipo no era muy relevante.

Líderes

A la espera de lo que puedan sumar los recién llegados Oldani, Mareczko y Stannard, el equipo seguirá necesitando a los mismos tres hombres que el año pasado.

Por encima de todos, Mathieu van der Poel, estrella y emblema indiscutible. Pero también los dos velocistas que en 2021 llegaron a sumar nueve victorias cada uno, con etapas en las tres grandes incluidas. Tim Merlier y Jasper Philipsen tuvieron una campaña dulce, pero en el sprint, las rachas, para bien y para mal, son las que suelen mandar. Si mantienen el mojo ganador, perfecto; si lo pierden, el equipo tendrá que reajustar expectativas, y más teniendo en cuenta la lesión que arrastra Van der Poel y que mantiene en incógnito cuándo podrá competir con garantías.

El joven a seguir

En su primera temporada en el equipo, el austriaco Tobias Bayer (1999) mostró el buen ojo de la dirección a la hora de reclutarlo. Tras una primera parte del año más anónima pero sin desentonar, apareció en la etapa del Picón Blanco de la Vuelta a Burgos junto a nombres ilustres. Luego disputó la Vuelta, su primera grande, y también dejó alguna pincelada antes de una desagradable caída en la 12ª etapa. Afortunadamente, su temporada no acabó ahí y pudo hacer buen papel en carreras como el Europeo y el Mundial sub23. Alto, con visos de ser completo, en una plantilla modesta fuera de los sprints y las clásicas parece tener un hábitat idóneo para su desarrollo.

COFIDIS


Fichajes

Abundantes caras nuevas en un equipo acostumbrado a cambiar más o menos un tercio de su plantilla estos últimos años. Dos son los fichajes emblema de esta temporada: Ion Izagirre y Brian Coquard.

El primero viene a apuntalar las opciones en vueltas por etapas, ya sea en la clasificación general o a la caza de victorias parciales. En su programa previsto figuran objetivos como la Itzulia, las Ardenas, el Tour y la Vuelta. Caza mayor.

Coquard, por su parte, llega como nueva referencia para las llegadas. Deberá aportar victorias y también buenos puestos durante todo el año: Cofidis es uno de esos equipos que debe sumar puntos para no quedarse sin licencia WT en 2023.
Quizás un escalón por debajo en la jerarquía pero con expectativas depositadas en ellos, se pueden listar otros corredores. Max Walscheid es seguramente el ejemplo más claro. El gigantón alemán cada vez es menos sprinter y más contrarrelojista y clasicómano para pruebas tipo Paris-Roubaix. Un abanico de recursos que daran presencia al equipo y, con una pizca de suerte, victorias.

Davide Cimolai rozó la victoria en unas cuantas etapas del último Giro d’Italia, así que no parece mala opción para mandar a pruebas donde no estén los mejores velocistas.

En otro terreno, en el de las contrarrelojes, Benjamin Thomas debe coleccionar buenos puestos y, puestos a pedir, alguna victoria en carreras menores. Y tras un paso tibio por Movistar, de Davide Vilella se espera que sea el corredor peleón de sus años en Cannondale y Astana. Si suma puntos en el calendario italiano de clásicas, muy bienvenidos serán.

El resto de incorporaciones oscilan entre peones con oficio (Sander Armée, Wesley Kreder y François Bidard) y savia joven para el amplio calendario francés (Alexis Renard y Alexandre Delettre)

Bajas

Dos nombres importantes dejan el equipo. Elia Viviani (INEOS Grenadiers) fue fichado dos años atrás y el bajón respecto al rendimiento ofrecido en Quick-Step ha sido muy notable. No ha ganado ni una sola carrera en el WT. Su no renovación es más que comprensible; quizás no lo es tanto que su destino sea un equipo puntero.

La salida de Christophe Laporte (Team Jumbo-Visma) no tiene nada que ver. El francés era poco menos que un corredor franquicia, en el equipo desde 2014, con buen rendimiento y generalmente al alza. Ahora que llega a su madurez –acaba de cumplir 29 años- un equipo de los grandes ha llamado a su puerta y no ha dejado pasar la oportunidad.

Las demás bajas son menos significativas y parece que se compensan de sobras con los que llegan. El experimentado Nicolas Edet (Team Arkéa Samsic) ha canviado de aires tras once temporadas en la estructura. Otros veteranos como Fabio Sabatini y Jempy Drucker se han visto más o menos forzados a la retirada, mientras que Nathan Haas se ha pasado al gravel.

Líderes

Junto a las evidentes responsabilidades que deberán asumir Coquard, Izagirre y Walscheid, un nombre centra todas las miradas: Guillaume Martin. La microtemporada pandémica de 2020 le sentó la mar de bien y sumó puestos de honor en todas las rondas por etapas que corrió, cortas y largas. En 2021 no ha estado tan sólido en las vueltas breves, pero entrar en el top10 de Tour y Vuelta no está al alcance de cualquiera. Algo parecido va a intentar este año pero cambiando Vuelta por Giro, debutando así, con muchas ganas, en la prueba italiana.

El conquense Jesús Herrada debe ser otro pilar sobre el que apoyarse el equipo. Tiene capacidad para estar delante en pruebas de un día accidentadas y en vueltas cortas. En las de tres semanas, a luchar por etapas. Debuta ya a finales de enero en Mallorca, donde ya ganó el año pasado y en 2019.

El joven a seguir

Stagiare el verano pasado, Axel Zingle (1999) puede ser esta temporada una de les sorpresas agradables del equipo. Los avezados a escudriñar las clasificaciones de carreras menores en las webs de resultados topamos con él el tramo final de la pasada temporada: tercero en la Classic Grand Besançon Doubs, llegando en un grupo de cinco con Girmay Hailu, Vendrame, Pinot y Quintana, fue su mejor logro. Pero no el único: selló otros tres top10 en pruebas 1.1 con buena participación, importando poco si eran llanas o de media montaña.

Sin duda, un nombre a vigilar por ahora en este abundante tipo de pruebas en el calendario francés y belga.

INTERMARCHÉ – WANTY – GOBERT MATÉRIAUX


Fichajes

El otrora seguro de vida Alexander Kristoff es la incorporación de más renombre del equipo belga. Pero el noruego, un tipo duro donde los haya, va a cumplir los 35 y se diría que ha perdido algo de nivel. Aun así, a ver quién le descarta para algún día frío, con mucho desgaste y una pizca de suerte. Mientras tanto, buenos puestos a lo largo del año, todavía los garantiza.

Con Kristoff llega su mano derecha estos últimos años: Sven Erik Bystrøm. El campeón del mundo sub23 en Ponferrada’14 es a día de hoy un ciclista algo infravalorado. No solamente puede ser un gran gregario para su líder, sino que también se saca buenas carreras cuando corre por beneficio propio. En su nuevo equipo es posible que encuentre más oportunidades.

Con Dimitri Claeys y Adrien Petit la plantilla suma dos piezas muy experimentadas en el calendario belga y del norte francés, un caladero de puntos UCI muy fértil para una estructura necesitada de ellos.

De Lotto-Soudal llegan dos corredores todavía jóvenes y a su modo interesantes. Gerben Thijsen (1998) es un velocista que rozó el triunfo en la Vuelta‘20 y Kobe Goossens (1996) es más ligero y orientado a las pruebas por etapas.

El resto de fichajes son también corredores de futuro: el húngaro Barnabás Peák, el danés Julius Johansen, el belga Laurens Huys y el francés Hugo Page, siendo éste último el más joven y tal vez el que atesora más proyección a largo plazo.

Bajas

Con la marcha de Danny van Poppel (BORA – hansgrohe) el equipo pierde un sprinter, quizás no de primera fila, pero que aseguraba presencia en las llegadas de las mejores carreras. A poco que rinda en su nuevo equipo, lo van a echar de menos.
Odd Christian Eiking (EF Education-EasyPost) es la otra baja significativa. A un corredor de buen nivel en casi todo, versátil pero sin destacar especialmente en nada, le hacía falta un espaldarazo como el de la pasada Vuelta. Entonces, es natural que le hayan salido ofertas más llamativas.

Completan este apartado dos corredores de equipo como Jonas Koch (BORA – hansgrohe) y Wesley Kreder (Cofidis); un puñado de retiradas –Pieter Vanspeybrouck, Jasper De Plus y Ludwig De Winter-; y otros hombres que aún no tienen destino conocido como el velocista Riccardo Minali, Maurits Lammertink, Jeremy Bellicaud o Alexander Evans. Una retahíla de nombres que ya han dado todo lo que tenían o que no han cuajado.

Líderes

Es un equipo modesto, quizás la plantilla más floja de los World Team, sin ningún nombre de primera línea una vez para Kristoff parecen haber pasado los años. Aun así, el noruego deberá ser uno de los puntales. Además de él, los corredores que a priori deberían destacar más son Rein Taaramäe, Louis Meintjes y Taco van der Hoorn.

El estonio entra en la recta final de su carrera, pero se vio en la última Vuelta a España que aún le alcanza para poder llevarse a la boca alguna buena victoria. Meintjes es un corredor que tiene un don para la invisibilidad en carrera. Sin embargo el año pasado experimentó un ligero repunte en su rendimiento, entrando en el top20 de bastantes pruebas por etapas de la máxima categoría. Guste o no, este es el rol para el que parece haber llegado al ciclismo profesional, y tiene su mérito. Por su parte, Van der Hoorn  ha firmado un 2021 muy notable, derrochando además un carisma peculiar. Si mantiene el nivel será de los hombres más resultones del equipo.

Joven a seguir

Tal vez el único corredor verdaderamente ilusionante de la estructura es Biniam Girmay Hailu (2000). El eritreo es uno de los pocos que puede decir que ganó cara a cara a Evenepoel en el mágico 2018 en que el belga arrasó en categoría junior. Rápido y con capacidad para pasar la media montaña, Girmay llegó al equipo el pasado agosto y hasta comienzos de octubre le dio tiempo de colarse en el top10 de media docena de carreras 1.1 o superiores. Entre ellas, hay que contar su victoria en la Classic Grand Besançon Doubs que ya reseñamos en el apartado referido a Axel Zingle (Cofidis).

Sin la zamarra del equipo, Girmay consiguió la medalla de plata en el Mundial sub23, tras Baroncini. Su remontada en los últimos metros, arrancando desde muy atrás es una muestra muy elocuente de su potencial.

LOTTO SOUDAL


Fichajes

Tiempos de contención para la estructura belga. Si el año pasado ya optaron por completar la plantilla con bastantes corredores que subían del filial, este año tampoco han tirado la casa por la ventana. El capítulo de altas tiene un protagonista principal en Victor Campenaerts, que vuelve al equipo en el que ya había militado en 2018 y 2019. Y regresa como un corredor más maduro y sobre todo más completo. Menos centrado en la contrarreloj, el belga ha demostrado mucho motor para las largas cabalgadas, en solitario, acompañado o tirando de un grupo. En 2021 hizo un muy buen Giro, con premio en forma de victoria de etapa, y una valiosa recta final de año en el Tour de Benelux y en el Mundial celebrado en su tierra. Debería ser uno de los principales recursos del equipo.

Los alemanes Rüdiger Selig y Michael Schwarzmann llegan de BORA – hansgrohe. En estas últimas campañas se han desempeñado como competentes hombres de equipo para el llano y para preparar las llegadas a su velocista. Su labor se presume al servicio de Caleb Ewan, aunque llegado el caso, ambos también pueden sprintar en busca de sus propias opciones.

La plantilla también cuenta con la incorporación de dos corredores jóvenes interesantes. Por un lado, el australiano Jarrad Drizners (1999), al que le tomamos la matrícula siendo un crío durante el verano australiano de 2020, es decir ahora hace justo dos años. Por el otro, sube del filial el belga Arnaud De Lie (2002), todavía por hacer pero que ya sabe qué es ganar etapas en pruebas 2.2 ante rivales de todas las edades.

Completa la lista de fichajes otro corredor patrio, el percherón Cedric Beullens.

Bajas

John Degenkolb es el nombre más emblemático que abandona el equipo. Tras dos temporadas tirando a discretas regresa a la estructura dónde vivió sus mejores años, el ahora llamado Team DSM.

Con la baja de Tosh van der Sande (Team Jumbo-Visma) se debilita un poco el bloque al servicio de Caleb Ewan, pero los recién llegados Selig y Schwarzmann trataran de que no se le eche de menos. Será complicado, llevaba ya diez temporadas en plantilla.En las dos que Stefano Oldani (Alpecin-Fenix) estuvo en la casa adquirió experiencia y se mostró como un ciclista a tener en cuenta de cara al futuro inmediato. Un tipo rápido y hábil que de enfocar algo más su especialidad no tardará en cosechar resultados.

Ni Gerben Thijssen ni Kobe Goossens parecían el advenimiento de un nuevo mesías del ciclismo, pero ponen rumbo a Intermarché – Wanty – Gobert Matériaux a unas edades en las que aún pueden mejorar bastante.

Por último, el polaco-granadino Tomasz Marczyński cuelga la bici de competición totalmente amortizado. A sus 37 años le contempla una carrera profesional de 16 temporadas -las últimas seis en Lotto- en las que ha dado todo lo que tenía.

En definitiva, tal vez el talento que abandona la plantilla es algo superior al que llega. Pero habrá que confiar que los jóvenes que en 2021 pasaron al primer equipo lo compensen con una subida de nivel tras un año de aclimatación.

Líderes

La estructura de la plantilla es muy clara. Un líder indiscutible, Caleb Ewan; un grupo nutrido de corredores a su servicio; y luego cinco o seis ciclistas que van un poco a su aire pero que llegado el momento también pueden arrimar el hombro y trabajar en favor del australiano. En este sentido, no pocas veces hemos visto a Thomas De Gendt en cabeza de pelotón en modo ayudante. Tim Wellens y Philippe Gilbert son quizás los que permanecen más ajenos a esta tarea y su cometido es buscarse las castañas por su cuenta. El primero está obligado a presentar resultados y una leyenda de 39 años como el valón, en su última temporada como profesional, aporta al equipo los llamados intangibles… y lo que pueda sumar, bienvenido será.

El recién llegado Campenaerts también tendrá oportunidad de brillo, así como Harm Vanhoucke, lo más parecido a un escalador que por ahora posee el equipo. Por último, no hay que olvidar a dos corredores jóvenes que han brillado en 2021. Hablamos de Florian Vermeersch (1999), con su segunda plaza en el velódromo de Roubaix, y al danés Andreas Kron (1998) cazaetapas veloz y ligero, capaz de llevarse una etapa en la Volta y otra en Suiza.

El joven a seguir

Tras el buen papel de la temporada pasada, Vermeersch y Kron pueden tener ya más status de líder que de promesas. Así que el rol de relativa revelación se lo dejamos a Brent Van Moer (1998). Y decimos relativa porque ya ganó la primera etapa del Critérium du Dauphiné y estuvo a punto de chafar la fiesta al sprint del pelotón en la cuarta etapa del Tour.

En Van Moer tenemos un trotón a la antigua usanza. Alto, fuerte, con motor para las escapadas y que tampoco le hace ascos a las clásicas de pavés. A base de probarlo, seguro que este año le sonríe la suerte alguna que otra vez.

TEAM BIKEEXCHANGE JAYCO


Fichajes

Un nombre sobresale, por su relevancia, y por lo inesperada de la noticia en el momento que llegó, ya avanzado el mes de diciembre. Dylan Groenewegen tenía contrato con el Team Jumbo-Visma, pero las tres partes aceptaron la operación. Y de hecho, tiene todo el sentido del mundo. El equipo neerlandés ha crecido tanto en ambiciones en las generales y en las clásicas que ya no podían ofrecer un calendario ambicioso a su sprinter. Por su parte, Team Bikeexchange Jayco andaba algo necesitado de algún nombre importante y le reciben con los brazos abiertos. Además, Groenewegen se reencontrará aquí con Amund Grøndahl Jansen, quien fuera uno de sus más útiles hombres de confianza durante sus mejores años en Jumbo.

Se antoja interesante también la incorporación de Matteo Sobrero. El piamontés, aún joven (1997), estaba encasillado como buen contrarrelojista. Sin embargo alguna actuación esporádica cuesta arriba esta última temporada hace pensar que puede llegar a ser un corredor más completo.

Con Lawson Craddock el equipo gana un buen hombre de apoyo. Rueda, se defiende subiendo y es capaz de presentar resultados contra el reloj. De otro perfil es el joven talento suizo Alexandre Balmer (2000), que hasta ahora ha compaginado la bicicleta de montaña con la de carretera, mostrando muy buenas maneras en ambas. A seguir de cerca.

Dos jóvenes australianos de físico fortachón como Campbell Stewart (1998) y Kelland O’Brien (1998) completan las novedades de la plantilla, junto con el colombiano Jesús David Peña (2000) y el neerlandés Jan Maas (1996).

Bajas

El de Esteban Chaves (EF Education-EasyPost) es el adiós más significativo de esta temporada. El risueño colombiano lleva unos años lejos de aquel ciclista que en 2015 y 2016 luchaba por la victoria en grandes vueltas y era capaz de ganar en Lombardía. Aun así, todavía es un ciclista valioso, capaz de firmar alguna buena general y buscar una victoria de etapa en cualquier carrera.

El equipo también va a echar de menos a una pieza para la alta montaña de la fiabilidad de Mikel Nieve (Caja Rural – Seguros RGA). También es cierto que este año cumplirá 38 años y su rendimiento parece en ligera regresión.

Robert Stannard (Alpecin-Fenix) está claramente en otra fase de su carrera y por eso sorprende su marcha. Tal vez se sentía a la sombra de Matthews pero irse al equipo de Van der Poel no parece la solución ideal. Debe ser que la propuesta del equipo belga es mejor en todos los sentidos.

La plantilla también despide con agradecimiento a dos veteranos como Brent Bookwalter y Andrey Zeits. El primero se retira y el segundo regresa a Astana.  Por su parte, el joven húngaro Barnabás Peák (1998) no ha acabado de cuajar y empieza etapa en Intermarché – Wanty – Gobert Matériaux.

Líderes

Además de Groenewegen, dos nombres asumen la responsabilidad de sacar resultados de primera línea. No es ninguna sorpresa, se trata de los mismos de 2021: Michael Matthews y Simon Yates. Ambos estuvieron algo debajo de las expectativas, sobre todo Matthews que a pesar de su presencia habitual en puestos de honor no consiguió levantar los brazos ni una sola vez. Este año deberá hacerlo sí o sí y el hecho de compartir filas con Groenewegen no puede ser un atenuante, son dos ciclistas compatibles.

Simon Yates, por su parte volverá al Giro a intentar, cuanto menos, igualar su podio del año pasado. Además deberá aportar alguna actuación de enjundia más el resto de temporada. Si puede ser en un escenario como el Tour de Francia, mejor.
Aunque en un escalón inferior, cabe mencionar a Lucas Hamilton. El escalador australiano seguro que gozará de calendario para su lucimiento personal en muchas carreras donde no acuda Yates. El año pasado ya sacó buenas generales en París-Niza, la Volta y el Tour de Romandía. ¿Por qué no subir un peldaño más?

El joven a seguir

Tras un primer año de aclimatación a la máxima categoría, se pueden esperar buenas cosas de Kevin Colleoni (1999). Su 2021 fue discreto pero para nada malo. Cumplió perfectamente de apoyo en la mayoría de carreras y, en las que las jerarquías no le encorsetaban, anduvo bastante delante. Fue el caso de la Coppi e Bartali o el Tour de Hungría.

Hasta la fecha, y en categoría sub23, se ha mostrado como un corredor bastante versátil. Capaz de subirse al podio en la general del Giro Ciclistico d’Italia en 2020 y de mostrar punta de velocidad en grupos reducidos. Otra perla italiana de la fecunda generación de 1999, junto a los Bagioli, Battistella, Zana o Aleotti.

TEAM DSM


Fichajes

Tras cinco años fuera de la estructura, John Degenkolb vuelve a casa. Ya no es aquel corredor capaz de ganar en una misma temporada Milán-San Remo y Paris-Roubaix, ese se perdió en el maldito accidente de enero de 2016. Sin embargo, aún le quedan unas cuantas buenas carreras en las piernas, además de la experiencia y buen carácter que puede contagiar al equipo.

El equipo sigue firmando muchos jóvenes, como es el caso esta vez de dos corredores de uno de los equipos de moda, el Uno-X noruego. Llegan el ganador de la Paris – Tours Espoirs Jonas Iversby Hvideberg (1999) y el danés Frederik Rodenberg (1998).

Del equipo de desarrollo suben hasta cuatro chicos: Tim Naberman (1999), Leon Heinschke (1999), Henri Vandenabeele (2000) y Marius Mayrhofer (2000). Los dos últimos parecen los más prometedores, pero el tiempo y la carretera dirán.

Bajas

Capítulo más extenso y, al menos a día de hoy, más sustancial que el de incorporaciones. Las salidas de este equipo son noticia en los últimos años, debido a lo recurrentes que son entre corredores que muestran talento. Se dice que los métodos del equipo son muy rígidos, con protocolos establecidos para casi cualquier cuestión y no todo tipo de ciclistas se sienten cómodos. Uno de ellos parece haber sido Tiesj Benoot, que abandona la plantilla tras solo dos años. Ha priorizado un papel menos protagonista en Jumbo-Visma que el liderazgo en la mayor parte del calendario que aquí presuntamente tendría.

Tres cuartos de lo mismo ocurre con quienes fueron la revelación del equipo en 2020 y en 2021: Jay Hindley (BORA – hansgrohe) y Michael Storer (Groupama – FDJ), respectivamente. O con Ilan Van Wilder (Quick-Step Alpha Vinyl Team), joya de la cantera belga alrededor del cual se podría construir un proyecto de futuro pero que  no ha terminado de modo muy agradable su paso por la estructura.

Por motivos algo distintos también parten Felix Gall (AG2R Citroën Team), Chad Haga (Human Powered Health), Max Kanter (Movistar Team) y Jasha Sütterlin (Bahrain – Victorious). Son también, a priori, marchas menos significativas.
Por último, señalar que Nicolas Roche se retiró a finales de 2021, con 37 años y 17 temporadas de profesional.

Líderes

Como hemos visto, la plantilla, la más joven y de largo de todos los World Team, se ha debilitado. Eso exige a los corredores más prestigiosos tirar del carro. Será el caso de Romain Bardet, quien en su primer año en el equipo pareció encontrarse a gusto corriendo toda la temporada fuera de suelo francés. Lejos del Tour y los focos, hizo Giro y Vuelta a buen nivel.

Soren Kragh Andersen deberá sobreponerse a un mal año. 2021 fue una temporada bastante aciaga para el danés, con numerosas caídas y contratiempos. Aun así, fue de los protagonistas de los kilómetros finales de la Milán – San Remo, una prueba más que puede estar delante en la mayoría de grandes clásicas del calendario.

Cees Bol es otro de los corredores importantes con la obligación de presentar mejores resultados que la pasada campaña. Empezó bien, con una victoria en la Paris-Niza, pero no volvió a alzar los brazos en todo el año. A un velocista, sobre todo si es el primero en la jerarquía del equipo, se le exige más. De lo contrario, Alberto Dainese, tres años más joven, podría rebasarle en estatus interno. De todos modos, al italiano también parece que le falta subir un peldaño: cinco veces entre los cinco primeros en la pasada Vuelta a España, pero ninguna victoria.

El joven a seguir

Mucho donde elegir en una plantilla con hasta 14 corredores con 23 años o menos a inicio de 2022. Para ser sinceros, seguiremos con interés a la mayoría, aunque a algunos más de cerca. Es el caso del todavía rematadamente joven Marco Brenner (2002), que ahora ya sabe qué significa correr una temporada entera con los mayores.  O el de Andreas Leknessund (1999), un ciclista al que puede haberle llegado el momento de la eclosión. Su 2019 en sub23 fue bueno, pero su 2020 en el continental de su país Uno-X fue aún mejor.

Esta última temporada ha padecido los inconvenientes de aterrizar todavía joven a la categoría de élite, en un equipo nuevo y de management particular… Pero aun así ha dado destellos de calidad en pruebas de nivel como la Flecha Brabanzona o el Tour de Suiza. Buen contrarrelojista, también muestra capacidades para las vueltas por etapas -sin ser un escalador todavía afinado- y se maneja en clásicas de cotas. Esta temporada debe empezar a definir su perfil más competitivo y asomar a menudo entre los primeros.

TEAM ARKÉA SAMSIC


Fichajes

La de Hugo Hofstetter suena como la incorporación más ilusionante para el equipo bretón. Su punta de velocidad y capacidad de adaptación al adoquín le convierten una pieza muy valiosa para sumar puntos en las múltiples pruebas de un día adaptadas a su perfil. También es una opción para asistir a las grandes vueltas a las que no acuda Bouhanni.

Con Nicolas Edet el equipo gana un corredor experimentado, fajado en incontables fugas en vueltas por etapas. Se rompió el brazo durante el pasado Giro d’Italia pero debería estar a punto para esta temporada.

El resto de altas responden a ciclistas más jóvenes. Algunos ya con algo de experiencia pero resultados discretos, como Simon Guglielmi y Michel Ries. Otros, dan el salto a profesionales tras un paso notable por categorías inferiores: hablamos del francés Kevin Vauquelin (2001) y del italiano Alessandro Verre (2001), excompañero de Juan Ayuso en el Team Colpack Ballan.

Bajas

Diego Rosa (EOLO-Kometa) y Thomas Boudat (Go Sport – Roubaix Lille Métropole) son los dos corredores con más trayectoria que abandonan el equipo. Sin embargo, su rendimiento estas últimas temporadas ha sido bastante discreto.
Con Bram Welten (Groupama – FDJ) pasa el contrario. Su nombre quizás pasa más desapercibido para el aficionado medio, pero los resultados presentados en la pasada campaña son bastante mejores. El neerlandés, de 24 años, parece en fase ascendente de su carrera, mientras que de los dos anteriores se diría más bien el contrario. La prueba es que Welten salta a un World Team mientras Rosa y Boudat  militarán en 2ª y 3ª división respectivamente.

Líderes

¿Qué puede ofrecer Nairo Quintana en 2022? De la respuesta a esa pregunta depende buena parte del papel del equipo en esta campaña, en la que tiene derecho a correr todas las pruebas del WT que desee. El colombiano sigue siendo la referencia de una estructura que se prodigará más de lo habitual fuera del calendario francés y belga.

Parece que Nairo ya no está para generales, al menos las de las grandes vueltas por etapas. Aun así, puede seguir siendo uno de los mejores escaladores del mundo en días puntuales. Solo necesita tener puntería eligiendo esas jornadas. En su programa, el Tour de Francia y la Vuelta a España.

Warren Barguil es la otra carta de consideración que posee la plantilla para las carreras con cuestas. Sin duda menos brillante que Quintana, el bretón lleva alguna temporada luciendo más en clásicas duras que en grandes vueltas. Sin ir más lejos, en las Ardenas siempre rinde y asoma por los primeros puestos. Esas pruebas serán uno de sus objetivos de nuevo y este año debutará en el Giro. Conseguir una bonita victoria de etapa está perfectamente a su alcance.

En otro tipo de terreno, Nacer Bouhanni será la referencia. Las carreras con las llegadas masivas más importantes contarán con su participación: Tour de Francia, Tirreno-Adriático y de nuevo a probar fortuna en la Milán –San Remo, una carrera que últimamente se ha puesto carísima para los velocistas puros. El año pasado su rendimiento fue bastante regular a lo largo de todo el año. Pero le faltó la victoria: los seis segundos puestos que cosechó deben hacerle encarar 2022 con hambre. Si no le salen las cosas, la presencia de Hofstetter amenaza con disputarle la jerarquía.

El joven a seguir

Plantilla tirando a veterana, en este caso. Hay unos cuantos corredores con temporadas por delante que resultan interesantes, pero ya en la franja de los 25 o 26 años. Hablamos de Miguel Eduardo Flórez o Connor Swift, sobre todo. Por debajo de esta generación, poco donde escoger, además de los ya mencionados Verre y Vauquelin. Pero la apuesta es clara: Matis Louvel (1999).

Su sorpresiva victoria en la Vuelta a Castilla y León adorna su hoja de resultados. Pero no es del todo aislado. Por ejemplo, en la Vuelta a la Comunidad Valenciana se asomó al top10 final gracias a una buena crono e hizo buenos puestos en clásicas franco-belgas otoñales. Alto, potente, atesora punta de velocidad, rueda bien, pasa repechos… Cuenta con margen para definir sus especialidades y sacarles rédito.


BURGOS – BH


Fichajes

Dentro de las limitaciones del equipo, las incorporaciones que ha logrado cerrar son interesantes. Por trayectoria y proyección internacional, destaca Mihkel Raïm, vigente campeón nacional de Estonia. Es un velocista ya hecho, con un notable historial de victorias en etapas de vueltas 2.1, algo que debe seguir a su alcance en 2022. Como curiosidad, comparte con Ben Hermans el honor de ser el corredor con más victorias en la historia de la estructura llamada hoy Israel Start-Up Nation, donde militó de 2027 a 2020.

Óscar Pelegrí y Adrià Moreno tienen algo en común: dos ciclistas ya algo curtidos -27 y 30 años, respectivamente- que ya merecían de sobras un hueco en un ProTeam. El primero destaca por su punta de velocidad, sin hacerle ascos a los repechos, y el segundo tiene un perfil más escalador.

El capítulo de altas lo redondea el jovencísimo André Domingues (2001). Pequeño y ligero, supone una prueba más de como los equipos estatales modestos acuden regularmente a la cantera portuguesa.

Bajas

Si llega un corredor con historial en el equipo de Israel como Raïm, otro con un currículum parecido causa baja. Hablamos de Edwin Ávila, también un ciclista rápido y experimentado. El colombiano, sin embargo, no ha cuajado en su única temporada en la escuadra burgalesa. Solo corrió hasta junio debido a un positivo un tanto extraño, pero no había pasado de un séptimo puesto en una etapa de la Vuelta a la Comunitat Valenciana. Con esta hoja de servicios, no se le va a echar de menos.

Tres cuartos de lo mismo se puede decir de Willie Smit (China Glory Continental Cycling Team). Otro corredor con cierto nombre y con pasado en un World Team que ha acabado aportando menos que otros corredores de la casa con menos cartel.

El resto de salidas responden al regreso a Colombia de Juan Felipe Osorio (Equipe Continental Orgullo Paisa), a la no renovación de Isaac Cantón (Manuela Fundación Continental) y al paso, algo inesperado, del prometedor Carlos Canal a Euskaltel-Euskadi.

Líderes

A la espera del rendimiento que pueda ofrecer Raïm, el peso del equipo deberá recaer en el mismo núcleo duro de la temporada pasada. Hablamos de corredores hechos como Diego Rubio, Ángel Madrazo, Jetse Bol u Óscar Cabedo. El primero es un trotón que ya va mereciendo una victoria en profesionales tras muchos tiros al palo. Madrazo y Bol, a dejarse ver en fugas en las carreras más importantes que pueda correr el equipo y a amarrar algún buen puesto en otras de más asequibles. Cabedo, por su parte, alcanzó el top20 en la pasada Vuelta a España y ojalá logre mantener ese nivel durante buena parte de la temporada.

A un veterano como Dani Navarro no se le pueden pedir resultados concretos, pero aun así la temporada pasada fue quien cosechó más puntos UCI de todo el equipo.

El joven a seguir

El asturiano Pelayo Sánchez (2000) pasó la temporada pasada a profesionales pero ha acabado cuajando un año prometedor. Tras una primera mitad más bien anónima, en verano se entonó. Cuajó una buena Arctic Race of Norway que le abrió las puertas al ocho de la Vuelta a España. Siendo el tercer corredor más joven de la partida, la ronda española no solamente la terminó, sino que la terminó bien. Presente en tres fugas, quizás su mejor semana fue la tercera, algo que dice mucho de un ciclista tan joven. En la que debería ser una temporada para dar un pasito más, hay ganas de comprobar cómo va evolucionando.

CAJA RURAL – SEGUROS RGA


Fichajes

El equipo navarro ha fichado, entre otras cosas, veteranía para este 2022. Con Mikel Nieve y Eduard Prades, la media de edad del equipo sube. El primero llega con 37 años pero totalmente liberado de labores de apoyo a otros corredores. Si no median caídas, parece todavía una garantía para dar presencia al equipo en la general de la Vuelta. Siempre y cuando el equipo sea invitado, por supuesto. Por su parte, Prades, con 34, parece capaz de ser ese corredor rápido y adaptado a la media montaña, a las pruebas con cotas. Si mantiene el nivel, sumará puntos en vueltas cortas y pruebas de un día, tanto en España como en las incursiones al norte de Europa que haga el equipo.

No son las únicas altas, sin embargo. También llegan jóvenes. Es el caso de Iúri Leitão (1998), prometedor velocista portugués que deberá demostrar capacidad de aclimatación fuera del calendario de su país. O del escalador colombiano Yesid Pira (1999), ganador en el interminable Alto de la Línea en la última Vuelta a Colombia.

A mitad de camino entre los veteranos y los debutantes, dos fichajes que tal vez puedan ser de los más valiosos. Por un lado, el de Fernando Barceló, quien tuvo el año pasado una temporada de vuelta a la normalidad tras la operación que en 2020 buscaba arreglar problemas cardíacos; 2021 bien podría ser su año de despegue. Por otro, el de Michal Schlegel. El checo tuvo un paso destacado por la categoría sub23 y, aunque estos últimos tiempos no ha hallado la regularidad necesaria, la temporada pasada demostró que el campo Continental le queda pequeño. Puede sacar resultados en generales de vueltas cortas.

Bajas

No hay que engañarse, el equipo pierde también algún hombre importante. Sobresale Jon Aberasturi (Trek-Segafredo), el mejor sprinter con el que contaban. Tal vez no aportaba muchas victorias, pero una al año caía y era una presencia muy habitual en los primeros puestos: el año pasado sobrepasó los veinte top10.

Con el adiós de Alejandro Osorio (Bahrain – Victorious) y Oier Lazkano (Movistar) se van dos corredores de futuro que no han pasado inadvertidos a escuadras WT.

Las bajas de Héctor Sáez (Glassdrive Q8 Anicolor), Jon Irisarri y Carmelo Urbano no deberían tener mayor impacto en la plantilla.

Líderes

Pese a su edad, se espera que los recién llegados Nieve y Prades asuman galones, tanto en resultados, como en ascendiente sobre sus compañeros. Pero la plantilla ya contaba con hombres capaces de ser protagonistas en buena parte de las carreras.
La discreta Vuelta a España de Jonathan Lastra no debe empañar el global de su temporada, seguramente la mejor desde que es profesional. Cuarto en la general de Algarve, sexto en Andalucía, rozando la victoria en el trofeo más prestigioso de la Challenge de Mallorca, delante en una Settimana Coppi e Bartali con bastante nivel… Faltó la guinda de la victoria, pero este año puede llegar.

Algo parecido se puede decir de Julen Amezqueta, en el podio en Andalucía y luciendo en unas cuantas escapadas de nivel en la Vuelta. Jhojan García, a sus 24 años parece listo para sumárseles como protagonista en vueltas por etapas, sobre todo en las que se incluya montaña. Sendos cuartos puestos en Turquía y Hungría apuntan a que, con suerte, puede mostrar este nivel en pruebas algo superiores.

También se desea un paso delante de Orluis Aular, quien de muy joven mostró destellos de gran talento, pero lleva un par de años sin destacar más que muy puntualmente. Es posible que cuando llegue la primera victoria luego vengan más.

El joven a seguir

La mayoría de corredores de futuro ya se han mencionado en los apartados anteriores, pero quisiéramos añadir a Jokin Murguialday (2000). La pasada temporada ascendió al primer equipo de la estructura y su hoja de resultados, sin ser mala, puede no llamar mucho la atención.

Pero vamos a darle margen a un ciclista aún por hacer, aclimatándose a competir contra rivales de todas las edades. Merece la pena hacerlo porque estamos hablando de alguien que en 2020, fue subcampeón de España sub23 en línea y en contrarreloj. Ese mismo año, hablamos de hace unos 16 o 17 meses, también fue capaz de colarse entre los diez primeros en la carrera internacional sub23 más importante de la temporada, el Giro Ciclistico de Italia (hay que recordar que en 2020 no se disputó el Tour de l’Avenir). Así, para nada debemos descartar al alavés como un corredor relevante en un futuro no muy lejano.

EQUIPO KERN PHARMA


Fichajes

Poco movimiento de mercado previo a esta temporada. El equipo ha centrado sus esfuerzos en mantener sus mejores ciclistas, jóvenes o muy jóvenes todos ellos. Como refuerzo principal, un ciclista con experiencia en el WT como Héctor Carretero. Tras cinco temporadas en Movistar, se puede decir que pasará de ser cola de león a cabeza de ratón. Un cambio de chip que le puede sentar muy bien tanto a él como al equipo.

Las otras caras nuevas son los neoprofesionales Iván Cobo (vigente campeón de España sub23), Eugenio Sánchez y Pau Miquel que suben del Equipo Lizarte.

Bajas

Quien esperara que equipos más poderosos reclutaran el talento joven que abunda en la plantilla se habrá llevado una sorpresa. Alguna cosa debe estar haciendo muy bien la dirección del equipo para convencer a todos los corredores importantes de permanecer en el proyecto. Y seguro que más de uno tenía propuestas interesantes para hacer las maletas.

La única baja es la de Enrique Sanz, quien era de largo el corredor más veterano la temporada pasada. Con 32 años ha decidido dar un paso al lado y concluir su etapa como ciclista profesional. Cuatro victorias adornan su palmarés, la última de ellas con los colores de su última casa.

Líderes

La fuerza de esta plantilla es el bloque, las múltiples opciones, la actitud ofensiva coordinada. Aun así, además de Carretero, algunos nombres están por ahora más capacitados para brillar individualmente.

Roger Adrià tal vez sea a día de hoy su hombre más consistente. En 2021 mostró buen nivel a lo largo de toda la temporada, destacando su podio en Ordizia y su regularidad en vueltas cortas: de Asturias a Eslovaquia pasando por Burgos o el Tour du Limousin. La quinta plaza en el campeonato de España, jugándose la victoria con Fraile, Herrada, Aranburu, Serrano y Bilbao le demuestra que está cada vez más cerca de su nivel.

José Félix Parra, sin hacer mucho ruido, dio en 2021 señales para que se le tenga mucho más en cuenta. Su verano fue especialmente brillante, con la victoria en el Tour Alsace ante jóvenes con mucha proyección como Umba o Heinschke y veteranos afinando como Reichenbach. Y de igual o más valor fue su Volta a Portugal, donde acabó fortísimo y recogiendo una séptima plaza final en una prueba dificilísima en la que corredores de mucho más nombre se han estrellado. Unos resultados que deben dar confianza al manchego para seguir creciendo esta temporada.

La recta final de 2021 de Urko Berrade, un corredor cuyo talento ya resuena desde categorías inferiores, le hace merecedor de ser considerado en este grupo. Y por último, la velocidad de Kiko Galván, bien adaptado también a repechos y pequeños puertos, debe ser tenida en cuenta como uno de los activos más preciados del equipo.

El joven a seguir

Ésta es una plantilla donde más de la mitad de sus miembros podrían encajar en ese apartado. Hasta 15 ciclistas son nacidos de 1998 en adelante, pero de entre tantos jóvenes, vamos a poner el poco en el más joven.

Si hay algún corredor estatal de la generación de Juan Ayuso que en algún momento se ha situado a su altura o cerca, ése es Igor Arrieta (2002). El hijo de José Luis Arrieta aún no cuenta con actuaciones de relumbrón internacional, pero viene dando pasos firmes hacia adelante. Su 2021 ha sido más que notable: logró el título de campeón nacional sub23 en contrarreloj con solo 18 años y fue el mayor apoyo de Carlos Rodríguez en las jornadas finales del Tour de l’Avenir.

EUSKALTEL – EUSKADI


Fichajes

El ourensano Carlos Canal es la principal incorporación del equipo. Tras dos temporadas en Burgos-BH cambia de aires y considera que la estructura vasca “trabaja muy bien con la cantera ya que da una proyección y un crecimiento impresionantes a los corredores jóvenes”. Canal (2001) fue el corredor de menor edad de la pasada Vuelta a España y consiguió terminarla, con un rendimiento estimable la última semana. Proviene del mountain bike y el ciclocross, modalidades en las que fue campeón de España en categoría junior.

Asier Etxeberria (1998), Unai Iribar (1999) y Xabier Isasa (2001) suben al primer equipo, los dos primeros tras figurar como stagiaires desde el pasado verano.

Bajas

Con las cuatro novedades en la plantilla, cuatro son también los corredores que causan baja. Tres de ellos abandonan el profesionalismo. Destaca el nombre de Garikoitz Bravo, otrora promesa del ciclismo vasco. Con 32 años y tras dos últimas temporadas con un rendimiento muy discreto, ha dicho hasta aquí. Tampoco siguen dos ciclistas más jóvenes que no han acabado cuajando: Jokin Aranburu y Mikel Alonso.
Distinto es el caso del bielorruso Dzmitry Zhyhunou, curtido en el campo amateur español, que por ahora no dispone de equipo.

Líderes

Luis Ángel Maté es el ciclista de más trayectoria del equipo, pero a sus casi 38 años su papel va más allá de los resultados individuales que logre sacar.

Gotzon Martín es uno de los corredores de los que esperar más esta temporada. En 2021 corrió su primera Vuelta y terminó la campaña con un destacable sexto puesto en la CRO Race. Se halla en una edad propicia para dar un paso adelante, así que debería repetir y mejorar actuaciones de este calibre en vueltas por etapas.

Con Mikel Bizkarra el equipo puede contar para ser de nuevo una de sus mejores opciones de visibilidad. Escalador sufridor, suele buscar fugas en carreras WT e incluso rascar algún puesto de honor en clasificaciones generales.

Una vez Juanjo Lobato parece lejos de aquel corredor que en sus años en Movistar peleaba incluso la Milan Sanremo, Antonio Jesús Soto parece la mejor opción entre los ciclistas rápidos. El de Alcantarilla, passista veloce en progresión, fue en 2021 profeta en su tierra ganando la Vuelta a la Región de Murcia, estuvo a muy buen nivel en la Arctic Race of Norway y sumó tres puestos entre los diez primeros en etapas de la Vuelta a España. Debe ser un hombre muy importante para el equipo.

El joven a seguir

Carlos Canal encajaría muy bien en este apartado, pero ya hemos hablado de él en el capítulo de altas. Así que optamos por destacar a Xabier Mikel Azparren (1999). Siendo el más joven del equipo en la pasada Vuelta a España, el donostiarra fue de los que gozó de más minutos de cámara. Cogió unas cuantas fugas, alguna de ellas de cierto nivel y apuntó que puede ser un rodador con cierto carisma además de un decente contrarrelojista. A partir de este año habrá que ver si es capaz de traducir visibilidad en resultados.

MOVISTAR TEAM


Fichajes

A falta de una incorporación estrella, refuerzos para todos los gustos. Gorka Izagirre regresa a la que fue su casa de 2014 a 2017. Es polivalente, derrocha oficio, es un gran apoyo para sus líderes y de vez en cuando es capaz de aportar lucimiento personal. Muchos equipos lo quisieran y su ayuda será más que bienvenida en una plantilla que en los últimos tiempos adolecía de falta de clase media.

De Astana también llegan otros dos corredores de Euskal Herria. Por una parte, Alex Aranburu. Uno de los mejores clasicómanos estatales y con edad para todavía progresar y en un futuro llenar una pequeña parte del inmenso vacío que va a dejar Valverde cuando se retire.  Por otra, Óscar Rodríguez. Tal vez algo estancado pero con talento suficiente para resultar un buen gregario y una carta con opciones en carreras algo menores.
Iván Ramiro Sosa suena a fichaje-reto, el de sacar lo mejor de un escalador tan talentoso como unidimensional. Tras tres años en Sky/INEOS donde solamente ha lucido muy puntualmente, acudirá al Giro d’Italia con libertad para brillar. Para la general, al menos hasta ahora, le falta consistencia, pero en días sueltos puede subir como el que más.

¿Un sprinter alemán en Movistar? De vez en cuando ocurren estas cosas y en esta ocasión la historia la protagoniza Max Kanter. Su currículum añade guasa al asunto, puesto que es un velocista que todavía no ha ganado una sola carrera en profesionales. Siendo justos, sin embargo, su trayectoria en sub23 fue prometedora y aún está a tiempo de consolidarse en la máxima categoría. Dos terceros puestos en la Vuelta de 2020 son sus mejores avales. Queda por ver el calendario del que dispondrá en una estructura poco dada a dar cancha a corredores de su perfil.

Algo de estupor causa también la incorporación de Will Barta, estadounidense que es poco menos que un one hit wonder, con sus 15 minutos de fama en aquella contrarreloj de Ézaro en la Vuelta 2020 que estuvo a un segundo de ganar.

El resto de fichajes son corredores de futuro: el entregado rodador alavés Oier Lazkano (1999), todo poderío, y el sorprendente brasileño Vinicius Rangel (2001), gran sensación del panorama amateur estatal durante la segunda mitad de 2021.

Bajas

Puede que este año no haya habido en el mundo del ciclismo ningún movimiento de mercado tan mediático como el de Miguel Ángel López (Astana Qazaqstan Team). El escalador colombiano dejó el equipo con carácter casi inmediato tras el show que se montó en la penúltima etapa de la Vuelta a España. Una situación del todo estrambótica que, al fin y al cabo, deja Movistar sin un corredor, a pesar de todo, del máximo nivel.

El otro adiós de gran relevancia para el equipo de Eusebio Unzué es el de Marc Soler (UAE Team Emirates). El ciclista catalán persigue con un cambio de aires un punto de inflexión que relance su carrera. Hoy, a sus 28 años, es todavía un ciclista en busca de su identidad, de su lugar en el pelotón.

Las demás bajas reúnen corredores que, por distintos motivos, no han acabado de aportar lo deseado al equipo: los italianos Dario Cataldo (Trek – Segafredo) y Davide Villella (Cofidis), el manchego Héctor Carretero (Equipo Kern Pharma), el colombiano Juan Diego Alba (Drone Hopper – Androni Giocattoli), el pistard vilarrealense Sebastián Mora (Manuela Fundación Continental) y el velocista británico Gabriel Cullaigh (Saint Piran).

Líderes

Sobre Enric Mas recae buena parte de la responsabilidad de que la temporada sea buena, regular o mala. El mallorquín lleva dos años demostrando que, si bien su estilo no enamora, es capaz de doblar con garantías Tour y Vuelta y en ambas pruebas rondar los cinco primeros y con suerte el podio. ¿El objetivo para este 2022? Subir al cajón en los Campos Elíseos, repetir una buena Vuelta y, si puede ser, mostrar más repertorio ofensivo.

En, esta vez sí, la última temporada de Alejandro Valverde, poco se le puede pedir. Que salga a correr y disfrute. De esta manera, aun con los 42 años que cumplirá en abril, se da por casi seguro que alguna victoria caerá, además de un puñado de puestos de honor. Ardenas, Giro y Vuelta son los objetivos principales que tiene marcados en el calendario.

Iván García Cortina se halla tal vez ante el momento más crucial de su carrera deportiva. En 2021 no cumplió las expectativas levantadas por su fichaje. Ahora ha llegado el momento de demostrar que sí es un ciclista especial. Debe brillar de una vez por todas en las clásicas de adoquines y en los demás grandes escenarios adecuados a sus cualidades en los que comparezca.

El joven a seguir

Eusebio Unzué siempre ha sido partidario de llevar a los corredores despacito, que vayan progresando a fuego lento. Este enfoque parece no hallarse en sintonía con la irrupción fulgurante de grandes talentos que ha agitado el mundo ciclista en los últimos años. Aun así, algo de crédito hay que concederle a la estructura que supo llevar a primera línea a hombres como Nairo Quintana o Richard Carapaz.

Por este motivo, aún se albergan esperanzas en un corredor también latinoamericano como Einer Augusto Rubio (1998). Escalador menudo, hasta ahora solo ha ofrecido chispazos puntuales pero inequívocos de que ahí hay buena materia prima. Hasta la fecha, ha completado dos Giros d’Italia, mostrando su mejor en la recta final de carrera, y este año también anduvo delante en una Vuelta a Burgos de bastante nivel. ¿Será la de 2022 la campaña de su despegue?

Comparte
Publicado por
Borja Barbesà

Artículos recientes

La verdadera marea naranja. La pasión por el Euksaltel Euskadi

Naranja más ciclismo igual a Strava. ¡Error! La verdadera marea naranja del ciclismo es la…

11 marzo 2022

La bicicleta ideal. Lo que te interesa saber

Hay muchas bicicletas en el mundo con una cantidad infame de modalidades, marcas, modelos y…

10 marzo 2022

La Volta a Catalunya: etapas, perfiles y recorrido

La Volta a Catalunya ha presentado las etapas, los perfiles y el recorrido completo de…

10 marzo 2022

Jumbo Visma consigue su segundo triplete en la Paris Niza

La actuación del equipo Jumbo Visma en la prestigiosa Paris Niza está siendo espectacular. El…

9 marzo 2022

Un ciclista bate el récord del Everesting: 114 horas y más de 40.000m de desnivel

Se llama Nima Javaheri y estableció el nuevo récord del Everesting en 40.088 metros de…

9 marzo 2022

¿Por qué Filippo Ganna lleva tantas bicicletas de recambio?

Filippo Ganna sumaba el pasado lunes la victoria numero 17 en contrarreloj. Nada nuevo teniendo…

9 marzo 2022