Óscar Freire, triple campeón del mundo: “Yo fui un ciclista maltratado”

Hace 9 años que se retiró. “En mi época no era fácil ser ciclista. Todo el mundo sospechaba de ti”, recuerda Óscar Freire. “Muchas victorias me las arrebató alguien que luego dio positivo”.

Ganó tres Mundiales Óscar Freire (Torrelavega, 1976). El primero en Verona 1999 con 23 años. Nos pareció un héroe. En realidad, su historia es la historia de un valiente. “Yo perdí muchas carreras por intentar ganar”, explica Óscar Freire hoy, a los 45 años, en su domicilio cántabro, en Puente San Miguel, entre Santillana del Mar y Torrelavega. “Pude quedarme a vivir en Suiza pero decidí volver a casa”. Y no se equivocó. Hoy, padre de tres hijos, Freire se declara un hombre feliz. Tiene sus inversiones y puede vivir sin trabajar. “Tengo la calidad de vida que siempre soñé”. Y, como recuerda él, “al final, sólo se vive una vez”.

¿Podría volver a correr? 
No, ya no. Me gustaría tener las cualidades que tuve. Cuando lo dejé fue porque psicológicamente estaba cansado. Pero si es por el físico igual un año más podía haber aguantado. Pero la cabeza me lo impidió. Tenía 36 años y ya han pasado nueve (mucho).

Parece que fue ayer.
A los dos o tres años de dejarlo sí hubiera podido volver. Pero ahora el hecho de salir a entrenar me doy cuenta de que no: lo que antes subía a 30 por hora  ahora lo hago a 25 y a tope. Me conservo bien. Me gusta hacer deporte. No quiero que baje mi calidad de vida. Aún me parece que tengo el mismo aspecto pero cuando veo alguna foto mía de ciclista…, me doy cuenta de que no.

Nos queda la nostalgia.
Sí, ésa siempre está ahí, y mira que yo viví una época muy mala del ciclismo con el doping. Corrí con ese problema. Una noticia del dopaje entonces era muy valorada y ahora ya ni se habla de eso. Recuerdo que yo corría una Milán San Remo con posibilidades de ganar y ni se televisaba. Mi familia y mis amigos se buscaban la vida para verla y ahora se da en dos canales.

En su época era difícil ser ciclista. 
Sí, muy difícil.

¿Por qué? 
La gente no hacía más que sospechar de ti y uno no podía hacer nada. Estabas indefenso. Bastante tenías con pasar los controles. Es más, muchas victorias te las arrebataba alguien que daba positivo. Hasta uno mismo sospechaba de todo. Sin embargo, ahora ya no se sospecha de nadie, qué tranquilidad.

¿Nunca le ofrecieron doparse? 
Al final es como el que quiere ser mafioso. Si buscas ser un delincuente sabes quién puede ayudarte. De eso no hay duda. Pero a mí nadie me lo ofreció. Siempre estuve en equipos de primera fila. Mis propios equipos daban dinero para la investigación frente al doping. No iba a arriesgar mi vida deportiva por una victoria más.

¿Si no hubiera existido el dopaje hubiese ganado más de tres Mundiales? 
Más Mundiales no sé. Más carreras sí, seguro.

No lo dudo.
A mí lo que más me sorprendía es que yo conseguía una victoria y se hablaba más de una noticia sin contrastar de dopaje, porque eso era lo que le gustaba leer al público. No era justo. El ciclismo era muchas veces como una crónica de sucesos, y no era la realidad, pero… Ha habido ciclistas legales muy maltratados.

¿Por ejemplo?
Yo mismo. Una vez me pusieron en una noticia de dopaje. Iba ir al Giro y tuve una sinusitis y tuvieron que operarme y me metieron en una noticia de dopaje diciendo ‘qué casualidad, mira Óscar Freire no va al Giro’. Y eso afecta porque la gente lo lee. Eso sí, se disculparon al día siguiente cambiando la noticia.

Hoy, todavía hay gente incapaz de olvidar que Valverde estuvo en la Operación Puerto. 
El problema es que se terminó y la gente se quedó con las ganas de un resultado. Perjudicaron a muchos y otros siguieron adelante. Realmente yo no me creo lo que se dice. Pero respecto a Valverde él pagó por lo que dijeron que hizo pero luego ha vuelto a correr y ha demostrado que es un gran ciclista.

Al final, todo pasa. 
Yo ya tengo 45 años.

Jamás olvidaré su victoria en el Mundial de Verona del 99.  
Yo tampoco. Es imposible. Cuando voy a un homenaje siempre sale esa carrera. Recuerdo que los narradores de la televisión italiana no sabían ni mi nombre.

¿Y usted creía en la victoria? 
Yo soy siempre muy realista. Pero ya había sido subcampeón del mundo sub23 recuerdo haberme jugado carreras con Jalabert o con Ulrich en mi primer año de profesional. Incluso, en el primer Mundial  que había corrido no me pude meter en la escapada final por un pinchazo. Yo sabía el nivel que tenía.

Fue un valiente Óscar Freire. 
Yo perdí carreras por intentar ganarlas, pero si uno no intenta ganar ¿qué valor se le puede dar a esto? Yo prefiero intentar ganar a asegurar el segundo puesto.

Todo lo contrario ahora de Enric Mas. 
Hay corredores conservadores. Yo no concibo el ciclismo sin arriesgar. Pero es verdad que ahora he visto la Vuelta a España. No ha habido ninguna victoria española de etapa y en la penúltima, que pudo ganar Enric Mas, ni siquiera lo intentó, ¿cómo se queda uno?.

Yo me quedé como usted.
Pero no vi que ningún periodista lo criticase y los periodistas están para valorar.

Pero en redes sociales sí se le critica. 
Pero el ciclismo va más allá de lo que se pone en redes sociales. El ciclismo no sólo es el resultado. Si ves a alguien que lo intenta siempre tendrá más mérito y tú le valorarás más.

Ganó usted tres Mundiales. ¿Pudo ganar más? 
Por poder, sí, pero las lesiones juegan un papel importante. Y la estrategia. Y los compañeros. Y la manera de correr. Pero sin duda lo más grave fue no ir al Mundial de Madrid. Cuando volví ya no era el único líder. Había más y no se ganaba nunca un Mundial.

Ahora parece imposible que gane un español
Se echa de menos esa opción, es verdad. Pero esto va por generaciones. En nuestra época dejamos el listón muy alto. Pero al final nunca se sabe cuando llega el momento. Yo era un corredor joven la primera vez que gané un Mundial. Lo que hace falta es que la gente arriesgue. Si no se arriesga es imposible que salgan ganadores.

Le insisto en que vuelva usted a correr.
Ojalá pudiese, ya se lo he dicho (risas). Pero en cualquier caso estoy orgulloso de lo que hice. Nunca tuve un problema con nadie.

 

Comparte

Ver comentarios

  • Yo me quedo como Óscar, pero por el peloteo en la entrevista cuando hace apenas 3 días, se ponía a Heras y sastre por delante de Freire en "los 10 mejores ciclistas españoles" en este periódico y creo que el mismo firmante. Si no se ganaron más mundiales no fue por haber más líderes, en valkenburg por mucho que quisiera se cortó en valkenburg, que hubiera tirado Valverde en vez de meterse en el corte hubiera sido cambiar una plata por alomejor un bronce. Lastima el de Madrid eso es cierto pues habría ganado a boonen de sobra.

Publicado por
Alfredo Varona

Artículos recientes

El día que Armstrong y Ullrich volvieron a rodar juntos… en Mallorca

Atrás quedaron esos años en los que Lance Armstrong y Jan Ullrich fueron rivales en…

29 septiembre 2021

Ganar una Paris Roubaix entrenando en el rodillo. La historia de Hayman con Zwift

Los grandes aficionados al ciclismo estamos 364 días al año esperando que llegue uno de…

29 septiembre 2021

La medalla de Remco Evenepoel

Oro para Julian Alpahillippe, plata para Dylan Van Baarle y bronce para Michel Valgren. Estas…

27 septiembre 2021

Un Alaphilippe desencadenado revalida el título de campeón del mundo en Flandes

Menos de 6 horas. Para ser exactos, 5 horas, 56 minutos y 34 segundos. Este…

26 septiembre 2021

Se quedan sin mundial por llegar una hora tarde a la salida

El prólogo del Tour de Francia de 1989 siempre será recordado por la figura de…

26 septiembre 2021

Entrenamiento spinning para principiantes

Estás a punto de empezar, te has comprado una flamante bicicleta nueva y todo lo…

26 septiembre 2021