Categories: Noticias

Óscar Freire, tricampeón del mundo: “Cuando preparaba el Mundial no me comía ni un sobao”

Publicidad

Los años han pasado pero la memoria es leal con Óscar Freire. Un ciclista que nos hizo mejores en los Mundiales y que hoy, a los 46 años, es un hombre feliz. “Valoro la calidad de vida que tengo”.

 

Aunque parezca que fue ayer, hace ya 10 años que Óscar Freire se retiró del ciclismo. Hoy, es un nombre de 46, que aprecia la calidad de vida que tiene y que valora que su hijo (una promesa del ciclismo de 16 años) le incite a salir en bicicleta. “Me conservo bien”, explica hoy Óscar Freire que, por encima de todo, es un tesoro guardado en la memoria. “Pude durar uno o dos años más, pero cuando llegó el momento me pregunté, ‘¿para qué?’ y ya sí que lo dejé”, recuerda.

 

Publicidad

En mi quiniela de los Mundiales siempre ganaba Óscar Freire.
Fue la carrera que me marcó, sí. De sub-23 ya fui subcampeón del mundo. Y luego de profesionales fui el ciclista más joven de los que ha conseguido ganar tres Mundiales (23, 25 y 27 años).

¿Su hijo no quiere ser ahora campeón del mundo?
No se lo he preguntado, pero todo el mundo quiere ser campeón del mundo. ¿A quién no le gustaría? Pero luego si no eres rápido, y sólo se te da bien la montaña, la mente te cambia.

¿Y su hijo tiene condiciones para serlo?
Tiene 16 años. Hay muchos niños de muchos países que con 16 años ganan carreras. Hay que esperar. Yo recuerdo que con 16 años mi objetivo era ser el mejor. Pensabas como un niño. Creías que el ciclismo era muy fácil. Pero luego, a los 18, te das cuenta de que no es así.

Publicidad

En su época era más fácil ser ciclista. Había más puestos de trabajo.
De eso yo tengo mis dudas. Ahora hay equipos de segundo nivel que te dan la oportunidad. Pero quizás hay menos ciclistas de calidad en España. Por eso no se puede generalizar. Difícil ha sido siempre pasar a profesionales, pero, si tienes cualidades, tendrás oportunidades. Otra cosa es que puedas ser de los mejores.

¿Y vale la pena ser ciclista de la clase media?
Si uno quiere ser ciclista, sí. Sobre todo, porque entonces uno no piensa en el futuro. Te gusta lo que haces y ya está. Y si encima ganas un salario un poco más alto que el de un trabajador de la clase media… Pero todo es muy relativo. Cada caso es diferente. Hay tantas respuestas como ciclistas.

¿Los ciclistas piensan en el dinero?
Sí, como todo el mundo. Al final, nadie corre solo porque le guste. Mira a los futbolistas que se van a Emiratos o a Dubai en sus últimos años de carrera. El dinero es ley de vida, sí. Pero, para mí,  lo importante son los resultados porque lo uno va unido a lo otro. Si eres un campeón te van a pagar como un campeón. De eso no tengas dudas.

¿Y a usted le pagaron como un campeón?
Sí, yo creo que sí. Desde luego nunca me quejé de lo que me pagaban. Pero insisto en que me centré sólo en lo deportivo. Si lo deportivo salía bien lo demás estaba hecho.

Publicidad

Fue un afortunado.
Soy un afortunado. El ciclismo me permite vivir hoy como me gusta. Tengo mis inversiones. Tengo tiempo, que yo lo valoro mucho, y no me puedo quejar de calidad de vida. Pero nadie me regaló nada. Creo que supe ganármelo.

El dinero le ha servido para comprar tiempo.
Bueno, es que no hay que gastar tanto dinero para vivir bien. También es algo muy personal. En el día a día salgo en bici. Me anima mi hijo. Disfruto de la costa en bicicleta. Mis vacaciones no son en sitios paradisíacos. Me basta con ir a pasar el día a los Picos de Europa y al que le gusta leer, ¿acaso hay mejores vacaciones que pasar una tarde leyendo?

¿Cuántas veces ha leído su biografía?
La he leído a trozos porque como me la sé… Hay veces en la que te pones a leerla y te trae buenos recuerdos como las fotografías. Te trasladas adonde un día estuviste. Pero entera no la he leído nunca.

¿Y su hijo ha leído la biografía de su padre?
No lo sé. Hasta hace un año no me hacía mucho caso. Pero yo sé que él tiene algún libro de ciclismo y que le han contado lo que yo he hecho de ciclista.

A los 27 años, usted ya fue tres veces campeón del mundo.
Sí.

¿No fue una locura ir tan rápido?
No. Tenía cualidades y las aproveché casi sin pensar. Tenga en cuenta que en mi familia nadie hizo ciclismo. Estaba desinformado. Sin embargo, ahora cualquier niño tiene información o busca un preparador, hasta un dietista. En  mi época no me preocupaba que iba a comer ni a desayunar. Me sorprendían hasta los compañeros que se cuidaban. Hasta que no llegué a profesional no tuve información eficiente.

¿Podía desayunar un donuts de chocolate?
De profesional desayunaba sobaos, sí, sin  problema. No siempre pero sí muchas veces porque en el deporte no hay que llegar a los extremos. Ahora bien, cuando preparaba un Mundial, suprimía los sobaos de mi dieta y cenaba muy bien la noche anterior. Eso sí que lo recuerdo.

¿Quién le sorprendió más?
Nada más llegar a profesionales, Pantani. Sin querer, te sacaba cinco o seis minutos en un puerto y te preguntabas: ¿cómo es posible?

¿Y Alejandro Valverde?
Valverde me ha sorprendido mucho por esa longevidad con tan buenos resultados. Sólo lo ha hecho él. Por eso cuando ahora veo a estos jóvenes de ahora la duda, que me entra, es cuantos años podrán tener resultados.

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Alfredo Varona
Publicidad