Los (no tan) modestos

Análisis plantillas World Tour 2022: altas, bajas, líderes, sorpresas.

Parte I: Los súperequipos

Parte II: La amplia gama media

Parte IV: Los equipos españoles

Seguimos con la serie de artículos que desmenuzan las plantillas UCI WorldTeams para 2022 de los equipos masculinos. Caras nuevas, despedidas, nombres importantes, objetivos y jóvenes candidatos a protagonizar irrupciones fulgurantes. En este bloque tratamos las escuadras World Team con presupuestos más ajustados. Además, incluimos a Alpecin-Fenix y Team Arkéa Samsic que, a pesar de ser de la segunda categoría, tienen derecho a correr todas las pruebas del calendario World Tour que deseen.  La cuarta y última parte la dedicaremos a los equipos estatales de las dos primeras divisiones del ciclismo mundial.

ALPECIN-FENIX


Fichajes

Hace no muchas temporadas éste era visto como el equipo de Mathieu van der Poel y sus amigos, casi totalmente enfocado al ciclocrós. Nada de esto aplica ya; pasito a pasito se ha convertido en un proyecto muy serio, también en la ruta. El salto de nivel que da la plantilla en 2022 vuelve a ser notable.

Ayudan fichajes como los de Robert Stannard, algo así como una réplica potencial de Michael Matthews, que deja su sombra en BikeExchange en busca de nuevas oportunidades. Su 2021 fue un poco tibio pero todavía tiene 23 años y mucho margen de mejora. Stefano Oldani es de su misma quinta y parecido perfil: rápido, capaz de pasar subidas de dificultad media, no le hace ascos a las fugas…

Michael Gogl es la tercera incorporación procedente de un WorldTeam. Rodador abnegado, para el recuerdo siempre quedará su Strade Bianche de 2021: formó parte del grupo de siete que se jugó la victoria en el tramo final junto a Van der Poel, Alaphilippe, Bernal, Van Aert, Pidcock y Pogacar. Casi nada.

Otros corredores que acuden a reforzar el equipo son el velocista Jakub Mareczko, una bala en pruebas menores; Sjoerd Bax, que pega el salto desde categoría Continental tras un buen año; o los jóvenes y prometedores Fabio Van Den Bossche (2000) y Maurice Ballerstedt (2001), éste último salido de la cantera de Jumbo-Visma.

Bajas

Dos son las salidas que el equipo puede acusar: la del diamante por pulir Ben Tulett (INEOS Grenadiers) y la del escalador Louis Vervaeke (Quick-Step Alpha Vinyl Team). En el caso de Tulett, siendo británico y con sus números con solo 20 años, parecía inevitable retenerlo ante una proposición del equipo de Brailsford.
Más allá de estas dos bajas, las demás responden a corredores que ya han dado lo mejor de sí como Sacha Modolo (Bardiani-CSF-Faizanè) o los retirados Petr Vakoc, Philipp Walsleben y Roy Jans. Otto Vergaerde, fichado por Trek-Segafredo, todavía tiene años por delante pero hasta ahora su papel en el equipo no era muy relevante.

Líderes

A la espera de lo que puedan sumar los recién llegados Oldani, Mareczko y Stannard, el equipo seguirá necesitando a los mismos tres hombres que el año pasado.

Por encima de todos, Mathieu van der Poel, estrella y emblema indiscutible. Pero también los dos velocistas que en 2021 llegaron a sumar nueve victorias cada uno, con etapas en las tres grandes incluidas. Tim Merlier y Jasper Philipsen tuvieron una campaña dulce, pero en el sprint, las rachas, para bien y para mal, son las que suelen mandar. Si mantienen el mojo ganador, perfecto; si lo pierden, el equipo tendrá que reajustar expectativas, y más teniendo en cuenta la lesión que arrastra Van der Poel y que mantiene en incógnito cuándo podrá competir con garantías.

El joven a seguir

En su primera temporada en el equipo, el austriaco Tobias Bayer (1999) mostró el buen ojo de la dirección a la hora de reclutarlo. Tras una primera parte del año más anónima pero sin desentonar, apareció en la etapa del Picón Blanco de la Vuelta a Burgos junto a nombres ilustres. Luego disputó la Vuelta, su primera grande, y también dejó alguna pincelada antes de una desagradable caída en la 12ª etapa. Afortunadamente, su temporada no acabó ahí y pudo hacer buen papel en carreras como el Europeo y el Mundial sub23. Alto, con visos de ser completo, en una plantilla modesta fuera de los sprints y las clásicas parece tener un hábitat idóneo para su desarrollo.

COFIDIS


Fichajes

Abundantes caras nuevas en un equipo acostumbrado a cambiar más o menos un tercio de su plantilla estos últimos años. Dos son los fichajes emblema de esta temporada: Ion Izagirre y Brian Coquard.

El primero viene a apuntalar las opciones en vueltas por etapas, ya sea en la clasificación general o a la caza de victorias parciales. En su programa previsto figuran objetivos como la Itzulia, las Ardenas, el Tour y la Vuelta. Caza mayor.

Coquard, por su parte, llega como nueva referencia para las llegadas. Deberá aportar victorias y también buenos puestos durante todo el año: Cofidis es uno de esos equipos que debe sumar puntos para no quedarse sin licencia WT en 2023.
Quizás un escalón por debajo en la jerarquía pero con expectativas depositadas en ellos, se pueden listar otros corredores. Max Walscheid es seguramente el ejemplo más claro. El gigantón alemán cada vez es menos sprinter y más contrarrelojista y clasicómano para pruebas tipo Paris-Roubaix. Un abanico de recursos que daran presencia al equipo y, con una pizca de suerte, victorias.

Davide Cimolai rozó la victoria en unas cuantas etapas del último Giro d’Italia, así que no parece mala opción para mandar a pruebas donde no estén los mejores velocistas.

En otro terreno, en el de las contrarrelojes, Benjamin Thomas debe coleccionar buenos puestos y, puestos a pedir, alguna victoria en carreras menores. Y tras un paso tibio por Movistar, de Davide Vilella se espera que sea el corredor peleón de sus años en Cannondale y Astana. Si suma puntos en el calendario italiano de clásicas, muy bienvenidos serán.

El resto de incorporaciones oscilan entre peones con oficio (Sander Armée, Wesley Kreder y François Bidard) y savia joven para el amplio calendario francés (Alexis Renard y Alexandre Delettre)

Bajas

Dos nombres importantes dejan el equipo. Elia Viviani (INEOS Grenadiers) fue fichado dos años atrás y el bajón respecto al rendimiento ofrecido en Quick-Step ha sido muy notable. No ha ganado ni una sola carrera en el WT. Su no renovación es más que comprensible; quizás no lo es tanto que su destino sea un equipo puntero.

La salida de Christophe Laporte (Team Jumbo-Visma) no tiene nada que ver. El francés era poco menos que un corredor franquicia, en el equipo desde 2014, con buen rendimiento y generalmente al alza. Ahora que llega a su madurez –acaba de cumplir 29 años- un equipo de los grandes ha llamado a su puerta y no ha dejado pasar la oportunidad.

Las demás bajas son menos significativas y parece que se compensan de sobras con los que llegan. El experimentado Nicolas Edet (Team Arkéa Samsic) ha canviado de aires tras once temporadas en la estructura. Otros veteranos como Fabio Sabatini y Jempy Drucker se han visto más o menos forzados a la retirada, mientras que Nathan Haas se ha pasado al gravel.

Líderes

Junto a las evidentes responsabilidades que deberán asumir Coquard, Izagirre y Walscheid, un nombre centra todas las miradas: Guillaume Martin. La microtemporada pandémica de 2020 le sentó la mar de bien y sumó puestos de honor en todas las rondas por etapas que corrió, cortas y largas. En 2021 no ha estado tan sólido en las vueltas breves, pero entrar en el top10 de Tour y Vuelta no está al alcance de cualquiera. Algo parecido va a intentar este año pero cambiando Vuelta por Giro, debutando así, con muchas ganas, en la prueba italiana.

El conquense Jesús Herrada debe ser otro pilar sobre el que apoyarse el equipo. Tiene capacidad para estar delante en pruebas de un día accidentadas y en vueltas cortas. En las de tres semanas, a luchar por etapas. Debuta ya a finales de enero en Mallorca, donde ya ganó el año pasado y en 2019.

El joven a seguir

Stagiare el verano pasado, Axel Zingle (1999) puede ser esta temporada una de les sorpresas agradables del equipo. Los avezados a escudriñar las clasificaciones de carreras menores en las webs de resultados topamos con él el tramo final de la pasada temporada: tercero en la Classic Grand Besançon Doubs, llegando en un grupo de cinco con Girmay Hailu, Vendrame, Pinot y Quintana, fue su mejor logro. Pero no el único: selló otros tres top10 en pruebas 1.1 con buena participación, importando poco si eran llanas o de media montaña.

Sin duda, un nombre a vigilar por ahora en este abundante tipo de pruebas en el calendario francés y belga.

INTERMARCHÉ – WANTY – GOBERT MATÉRIAUX


Fichajes

El otrora seguro de vida Alexander Kristoff es la incorporación de más renombre del equipo belga. Pero el noruego, un tipo duro donde los haya, va a cumplir los 35 y se diría que ha perdido algo de nivel. Aun así, a ver quién le descarta para algún día frío, con mucho desgaste y una pizca de suerte. Mientras tanto, buenos puestos a lo largo del año, todavía los garantiza.

Con Kristoff llega su mano derecha estos últimos años: Sven Erik Bystrøm. El campeón del mundo sub23 en Ponferrada’14 es a día de hoy un ciclista algo infravalorado. No solamente puede ser un gran gregario para su líder, sino que también se saca buenas carreras cuando corre por beneficio propio. En su nuevo equipo es posible que encuentre más oportunidades.

Con Dimitri Claeys y Adrien Petit la plantilla suma dos piezas muy experimentadas en el calendario belga y del norte francés, un caladero de puntos UCI muy fértil para una estructura necesitada de ellos.

De Lotto-Soudal llegan dos corredores todavía jóvenes y a su modo interesantes. Gerben Thijsen (1998) es un velocista que rozó el triunfo en la Vuelta‘20 y Kobe Goossens (1996) es más ligero y orientado a las pruebas por etapas.

El resto de fichajes son también corredores de futuro: el húngaro Barnabás Peák, el danés Julius Johansen, el belga Laurens Huys y el francés Hugo Page, siendo éste último el más joven y tal vez el que atesora más proyección a largo plazo.

Bajas

Con la marcha de Danny van Poppel (BORA – hansgrohe) el equipo pierde un sprinter, quizás no de primera fila, pero que aseguraba presencia en las llegadas de las mejores carreras. A poco que rinda en su nuevo equipo, lo van a echar de menos.
Odd Christian Eiking (EF Education-EasyPost) es la otra baja significativa. A un corredor de buen nivel en casi todo, versátil pero sin destacar especialmente en nada, le hacía falta un espaldarazo como el de la pasada Vuelta. Entonces, es natural que le hayan salido ofertas más llamativas.

Completan este apartado dos corredores de equipo como Jonas Koch (BORA – hansgrohe) y Wesley Kreder (Cofidis); un puñado de retiradas –Pieter Vanspeybrouck, Jasper De Plus y Ludwig De Winter-; y otros hombres que aún no tienen destino conocido como el velocista Riccardo Minali, Maurits Lammertink, Jeremy Bellicaud o Alexander Evans. Una retahíla de nombres que ya han dado todo lo que tenían o que no han cuajado.

Líderes

Es un equipo modesto, quizás la plantilla más floja de los World Team, sin ningún nombre de primera línea una vez para Kristoff parecen haber pasado los años. Aun así, el noruego deberá ser uno de los puntales. Además de él, los corredores que a priori deberían destacar más son Rein Taaramäe, Louis Meintjes y Taco van der Hoorn.

El estonio entra en la recta final de su carrera, pero se vio en la última Vuelta a España que aún le alcanza para poder llevarse a la boca alguna buena victoria. Meintjes es un corredor que tiene un don para la invisibilidad en carrera. Sin embargo el año pasado experimentó un ligero repunte en su rendimiento, entrando en el top20 de bastantes pruebas por etapas de la máxima categoría. Guste o no, este es el rol para el que parece haber llegado al ciclismo profesional, y tiene su mérito. Por su parte, Van der Hoorn  ha firmado un 2021 muy notable, derrochando además un carisma peculiar. Si mantiene el nivel será de los hombres más resultones del equipo.

Joven a seguir

Tal vez el único corredor verdaderamente ilusionante de la estructura es Biniam Girmay Hailu (2000). El eritreo es uno de los pocos que puede decir que ganó cara a cara a Evenepoel en el mágico 2018 en que el belga arrasó en categoría junior. Rápido y con capacidad para pasar la media montaña, Girmay llegó al equipo el pasado agosto y hasta comienzos de octubre le dio tiempo de colarse en el top10 de media docena de carreras 1.1 o superiores. Entre ellas, hay que contar su victoria en la Classic Grand Besançon Doubs que ya reseñamos en el apartado referido a Axel Zingle (Cofidis).

Sin la zamarra del equipo, Girmay consiguió la medalla de plata en el Mundial sub23, tras Baroncini. Su remontada en los últimos metros, arrancando desde muy atrás es una muestra muy elocuente de su potencial.

LOTTO SOUDAL


Fichajes

Tiempos de contención para la estructura belga. Si el año pasado ya optaron por completar la plantilla con bastantes corredores que subían del filial, este año tampoco han tirado la casa por la ventana. El capítulo de altas tiene un protagonista principal en Victor Campenaerts, que vuelve al equipo en el que ya había militado en 2018 y 2019. Y regresa como un corredor más maduro y sobre todo más completo. Menos centrado en la contrarreloj, el belga ha demostrado mucho motor para las largas cabalgadas, en solitario, acompañado o tirando de un grupo. En 2021 hizo un muy buen Giro, con premio en forma de victoria de etapa, y una valiosa recta final de año en el Tour de Benelux y en el Mundial celebrado en su tierra. Debería ser uno de los principales recursos del equipo.

Los alemanes Rüdiger Selig y Michael Schwarzmann llegan de BORA – hansgrohe. En estas últimas campañas se han desempeñado como competentes hombres de equipo para el llano y para preparar las llegadas a su velocista. Su labor se presume al servicio de Caleb Ewan, aunque llegado el caso, ambos también pueden sprintar en busca de sus propias opciones.

La plantilla también cuenta con la incorporación de dos corredores jóvenes interesantes. Por un lado, el australiano Jarrad Drizners (1999), al que le tomamos la matrícula siendo un crío durante el verano australiano de 2020, es decir ahora hace justo dos años. Por el otro, sube del filial el belga Arnaud De Lie (2002), todavía por hacer pero que ya sabe qué es ganar etapas en pruebas 2.2 ante rivales de todas las edades.

Completa la lista de fichajes otro corredor patrio, el percherón Cedric Beullens.

Bajas

John Degenkolb es el nombre más emblemático que abandona el equipo. Tras dos temporadas tirando a discretas regresa a la estructura dónde vivió sus mejores años, el ahora llamado Team DSM.

Con la baja de Tosh van der Sande (Team Jumbo-Visma) se debilita un poco el bloque al servicio de Caleb Ewan, pero los recién llegados Selig y Schwarzmann trataran de que no se le eche de menos. Será complicado, llevaba ya diez temporadas en plantilla.En las dos que Stefano Oldani (Alpecin-Fenix) estuvo en la casa adquirió experiencia y se mostró como un ciclista a tener en cuenta de cara al futuro inmediato. Un tipo rápido y hábil que de enfocar algo más su especialidad no tardará en cosechar resultados.

Ni Gerben Thijssen ni Kobe Goossens parecían el advenimiento de un nuevo mesías del ciclismo, pero ponen rumbo a Intermarché – Wanty – Gobert Matériaux a unas edades en las que aún pueden mejorar bastante.

Por último, el polaco-granadino Tomasz Marczyński cuelga la bici de competición totalmente amortizado. A sus 37 años le contempla una carrera profesional de 16 temporadas -las últimas seis en Lotto- en las que ha dado todo lo que tenía.

En definitiva, tal vez el talento que abandona la plantilla es algo superior al que llega. Pero habrá que confiar que los jóvenes que en 2021 pasaron al primer equipo lo compensen con una subida de nivel tras un año de aclimatación.

Líderes

La estructura de la plantilla es muy clara. Un líder indiscutible, Caleb Ewan; un grupo nutrido de corredores a su servicio; y luego cinco o seis ciclistas que van un poco a su aire pero que llegado el momento también pueden arrimar el hombro y trabajar en favor del australiano. En este sentido, no pocas veces hemos visto a Thomas De Gendt en cabeza de pelotón en modo ayudante. Tim Wellens y Philippe Gilbert son quizás los que permanecen más ajenos a esta tarea y su cometido es buscarse las castañas por su cuenta. El primero está obligado a presentar resultados y una leyenda de 39 años como el valón, en su última temporada como profesional, aporta al equipo los llamados intangibles… y lo que pueda sumar, bienvenido será.

El recién llegado Campenaerts también tendrá oportunidad de brillo, así como Harm Vanhoucke, lo más parecido a un escalador que por ahora posee el equipo. Por último, no hay que olvidar a dos corredores jóvenes que han brillado en 2021. Hablamos de Florian Vermeersch (1999), con su segunda plaza en el velódromo de Roubaix, y al danés Andreas Kron (1998) cazaetapas veloz y ligero, capaz de llevarse una etapa en la Volta y otra en Suiza.

El joven a seguir

Tras el buen papel de la temporada pasada, Vermeersch y Kron pueden tener ya más status de líder que de promesas. Así que el rol de relativa revelación se lo dejamos a Brent Van Moer (1998). Y decimos relativa porque ya ganó la primera etapa del Critérium du Dauphiné y estuvo a punto de chafar la fiesta al sprint del pelotón en la cuarta etapa del Tour.

En Van Moer tenemos un trotón a la antigua usanza. Alto, fuerte, con motor para las escapadas y que tampoco le hace ascos a las clásicas de pavés. A base de probarlo, seguro que este año le sonríe la suerte alguna que otra vez.

TEAM BIKEEXCHANGE JAYCO


Fichajes

Un nombre sobresale, por su relevancia, y por lo inesperada de la noticia en el momento que llegó, ya avanzado el mes de diciembre. Dylan Groenewegen tenía contrato con el Team Jumbo-Visma, pero las tres partes aceptaron la operación. Y de hecho, tiene todo el sentido del mundo. El equipo neerlandés ha crecido tanto en ambiciones en las generales y en las clásicas que ya no podían ofrecer un calendario ambicioso a su sprinter. Por su parte, Team Bikeexchange Jayco andaba algo necesitado de algún nombre importante y le reciben con los brazos abiertos. Además, Groenewegen se reencontrará aquí con Amund Grøndahl Jansen, quien fuera uno de sus más útiles hombres de confianza durante sus mejores años en Jumbo.

Se antoja interesante también la incorporación de Matteo Sobrero. El piamontés, aún joven (1997), estaba encasillado como buen contrarrelojista. Sin embargo alguna actuación esporádica cuesta arriba esta última temporada hace pensar que puede llegar a ser un corredor más completo.

Con Lawson Craddock el equipo gana un buen hombre de apoyo. Rueda, se defiende subiendo y es capaz de presentar resultados contra el reloj. De otro perfil es el joven talento suizo Alexandre Balmer (2000), que hasta ahora ha compaginado la bicicleta de montaña con la de carretera, mostrando muy buenas maneras en ambas. A seguir de cerca.

Dos jóvenes australianos de físico fortachón como Campbell Stewart (1998) y Kelland O’Brien (1998) completan las novedades de la plantilla, junto con el colombiano Jesús David Peña (2000) y el neerlandés Jan Maas (1996).

Bajas

El de Esteban Chaves (EF Education-EasyPost) es el adiós más significativo de esta temporada. El risueño colombiano lleva unos años lejos de aquel ciclista que en 2015 y 2016 luchaba por la victoria en grandes vueltas y era capaz de ganar en Lombardía. Aun así, todavía es un ciclista valioso, capaz de firmar alguna buena general y buscar una victoria de etapa en cualquier carrera.

El equipo también va a echar de menos a una pieza para la alta montaña de la fiabilidad de Mikel Nieve (Caja Rural – Seguros RGA). También es cierto que este año cumplirá 38 años y su rendimiento parece en ligera regresión.

Robert Stannard (Alpecin-Fenix) está claramente en otra fase de su carrera y por eso sorprende su marcha. Tal vez se sentía a la sombra de Matthews pero irse al equipo de Van der Poel no parece la solución ideal. Debe ser que la propuesta del equipo belga es mejor en todos los sentidos.

La plantilla también despide con agradecimiento a dos veteranos como Brent Bookwalter y Andrey Zeits. El primero se retira y el segundo regresa a Astana.  Por su parte, el joven húngaro Barnabás Peák (1998) no ha acabado de cuajar y empieza etapa en Intermarché – Wanty – Gobert Matériaux.

Líderes

Además de Groenewegen, dos nombres asumen la responsabilidad de sacar resultados de primera línea. No es ninguna sorpresa, se trata de los mismos de 2021: Michael Matthews y Simon Yates. Ambos estuvieron algo debajo de las expectativas, sobre todo Matthews que a pesar de su presencia habitual en puestos de honor no consiguió levantar los brazos ni una sola vez. Este año deberá hacerlo sí o sí y el hecho de compartir filas con Groenewegen no puede ser un atenuante, son dos ciclistas compatibles.

Simon Yates, por su parte volverá al Giro a intentar, cuanto menos, igualar su podio del año pasado. Además deberá aportar alguna actuación de enjundia más el resto de temporada. Si puede ser en un escenario como el Tour de Francia, mejor.
Aunque en un escalón inferior, cabe mencionar a Lucas Hamilton. El escalador australiano seguro que gozará de calendario para su lucimiento personal en muchas carreras donde no acuda Yates. El año pasado ya sacó buenas generales en París-Niza, la Volta y el Tour de Romandía. ¿Por qué no subir un peldaño más?

El joven a seguir

Tras un primer año de aclimatación a la máxima categoría, se pueden esperar buenas cosas de Kevin Colleoni (1999). Su 2021 fue discreto pero para nada malo. Cumplió perfectamente de apoyo en la mayoría de carreras y, en las que las jerarquías no le encorsetaban, anduvo bastante delante. Fue el caso de la Coppi e Bartali o el Tour de Hungría.

Hasta la fecha, y en categoría sub23, se ha mostrado como un corredor bastante versátil. Capaz de subirse al podio en la general del Giro Ciclistico d’Italia en 2020 y de mostrar punta de velocidad en grupos reducidos. Otra perla italiana de la fecunda generación de 1999, junto a los Bagioli, Battistella, Zana o Aleotti.

TEAM DSM


Fichajes

Tras cinco años fuera de la estructura, John Degenkolb vuelve a casa. Ya no es aquel corredor capaz de ganar en una misma temporada Milán-San Remo y Paris-Roubaix, ese se perdió en el maldito accidente de enero de 2016. Sin embargo, aún le quedan unas cuantas buenas carreras en las piernas, además de la experiencia y buen carácter que puede contagiar al equipo.

El equipo sigue firmando muchos jóvenes, como es el caso esta vez de dos corredores de uno de los equipos de moda, el Uno-X noruego. Llegan el ganador de la Paris – Tours Espoirs Jonas Iversby Hvideberg (1999) y el danés Frederik Rodenberg (1998).

Del equipo de desarrollo suben hasta cuatro chicos: Tim Naberman (1999), Leon Heinschke (1999), Henri Vandenabeele (2000) y Marius Mayrhofer (2000). Los dos últimos parecen los más prometedores, pero el tiempo y la carretera dirán.

Bajas

Capítulo más extenso y, al menos a día de hoy, más sustancial que el de incorporaciones. Las salidas de este equipo son noticia en los últimos años, debido a lo recurrentes que son entre corredores que muestran talento. Se dice que los métodos del equipo son muy rígidos, con protocolos establecidos para casi cualquier cuestión y no todo tipo de ciclistas se sienten cómodos. Uno de ellos parece haber sido Tiesj Benoot, que abandona la plantilla tras solo dos años. Ha priorizado un papel menos protagonista en Jumbo-Visma que el liderazgo en la mayor parte del calendario que aquí presuntamente tendría.

Tres cuartos de lo mismo ocurre con quienes fueron la revelación del equipo en 2020 y en 2021: Jay Hindley (BORA – hansgrohe) y Michael Storer (Groupama – FDJ), respectivamente. O con Ilan Van Wilder (Quick-Step Alpha Vinyl Team), joya de la cantera belga alrededor del cual se podría construir un proyecto de futuro pero que  no ha terminado de modo muy agradable su paso por la estructura.

Por motivos algo distintos también parten Felix Gall (AG2R Citroën Team), Chad Haga (Human Powered Health), Max Kanter (Movistar Team) y Jasha Sütterlin (Bahrain – Victorious). Son también, a priori, marchas menos significativas.
Por último, señalar que Nicolas Roche se retiró a finales de 2021, con 37 años y 17 temporadas de profesional.

Líderes

Como hemos visto, la plantilla, la más joven y de largo de todos los World Team, se ha debilitado. Eso exige a los corredores más prestigiosos tirar del carro. Será el caso de Romain Bardet, quien en su primer año en el equipo pareció encontrarse a gusto corriendo toda la temporada fuera de suelo francés. Lejos del Tour y los focos, hizo Giro y Vuelta a buen nivel.

Soren Kragh Andersen deberá sobreponerse a un mal año. 2021 fue una temporada bastante aciaga para el danés, con numerosas caídas y contratiempos. Aun así, fue de los protagonistas de los kilómetros finales de la Milán – San Remo, una prueba más que puede estar delante en la mayoría de grandes clásicas del calendario.

Cees Bol es otro de los corredores importantes con la obligación de presentar mejores resultados que la pasada campaña. Empezó bien, con una victoria en la Paris-Niza, pero no volvió a alzar los brazos en todo el año. A un velocista, sobre todo si es el primero en la jerarquía del equipo, se le exige más. De lo contrario, Alberto Dainese, tres años más joven, podría rebasarle en estatus interno. De todos modos, al italiano también parece que le falta subir un peldaño: cinco veces entre los cinco primeros en la pasada Vuelta a España, pero ninguna victoria.

El joven a seguir

Mucho donde elegir en una plantilla con hasta 14 corredores con 23 años o menos a inicio de 2022. Para ser sinceros, seguiremos con interés a la mayoría, aunque a algunos más de cerca. Es el caso del todavía rematadamente joven Marco Brenner (2002), que ahora ya sabe qué significa correr una temporada entera con los mayores.  O el de Andreas Leknessund (1999), un ciclista al que puede haberle llegado el momento de la eclosión. Su 2019 en sub23 fue bueno, pero su 2020 en el continental de su país Uno-X fue aún mejor.

Esta última temporada ha padecido los inconvenientes de aterrizar todavía joven a la categoría de élite, en un equipo nuevo y de management particular… Pero aun así ha dado destellos de calidad en pruebas de nivel como la Flecha Brabanzona o el Tour de Suiza. Buen contrarrelojista, también muestra capacidades para las vueltas por etapas -sin ser un escalador todavía afinado- y se maneja en clásicas de cotas. Esta temporada debe empezar a definir su perfil más competitivo y asomar a menudo entre los primeros.

TEAM ARKÉA SAMSIC


Fichajes

La de Hugo Hofstetter suena como la incorporación más ilusionante para el equipo bretón. Su punta de velocidad y capacidad de adaptación al adoquín le convierten una pieza muy valiosa para sumar puntos en las múltiples pruebas de un día adaptadas a su perfil. También es una opción para asistir a las grandes vueltas a las que no acuda Bouhanni.

Con Nicolas Edet el equipo gana un corredor experimentado, fajado en incontables fugas en vueltas por etapas. Se rompió el brazo durante el pasado Giro d’Italia pero debería estar a punto para esta temporada.

El resto de altas responden a ciclistas más jóvenes. Algunos ya con algo de experiencia pero resultados discretos, como Simon Guglielmi y Michel Ries. Otros, dan el salto a profesionales tras un paso notable por categorías inferiores: hablamos del francés Kevin Vauquelin (2001) y del italiano Alessandro Verre (2001), excompañero de Juan Ayuso en el Team Colpack Ballan.

Bajas

Diego Rosa (EOLO-Kometa) y Thomas Boudat (Go Sport – Roubaix Lille Métropole) son los dos corredores con más trayectoria que abandonan el equipo. Sin embargo, su rendimiento estas últimas temporadas ha sido bastante discreto.
Con Bram Welten (Groupama – FDJ) pasa el contrario. Su nombre quizás pasa más desapercibido para el aficionado medio, pero los resultados presentados en la pasada campaña son bastante mejores. El neerlandés, de 24 años, parece en fase ascendente de su carrera, mientras que de los dos anteriores se diría más bien el contrario. La prueba es que Welten salta a un World Team mientras Rosa y Boudat  militarán en 2ª y 3ª división respectivamente.

Líderes

¿Qué puede ofrecer Nairo Quintana en 2022? De la respuesta a esa pregunta depende buena parte del papel del equipo en esta campaña, en la que tiene derecho a correr todas las pruebas del WT que desee. El colombiano sigue siendo la referencia de una estructura que se prodigará más de lo habitual fuera del calendario francés y belga.

Parece que Nairo ya no está para generales, al menos las de las grandes vueltas por etapas. Aun así, puede seguir siendo uno de los mejores escaladores del mundo en días puntuales. Solo necesita tener puntería eligiendo esas jornadas. En su programa, el Tour de Francia y la Vuelta a España.

Warren Barguil es la otra carta de consideración que posee la plantilla para las carreras con cuestas. Sin duda menos brillante que Quintana, el bretón lleva alguna temporada luciendo más en clásicas duras que en grandes vueltas. Sin ir más lejos, en las Ardenas siempre rinde y asoma por los primeros puestos. Esas pruebas serán uno de sus objetivos de nuevo y este año debutará en el Giro. Conseguir una bonita victoria de etapa está perfectamente a su alcance.

En otro tipo de terreno, Nacer Bouhanni será la referencia. Las carreras con las llegadas masivas más importantes contarán con su participación: Tour de Francia, Tirreno-Adriático y de nuevo a probar fortuna en la Milán –San Remo, una carrera que últimamente se ha puesto carísima para los velocistas puros. El año pasado su rendimiento fue bastante regular a lo largo de todo el año. Pero le faltó la victoria: los seis segundos puestos que cosechó deben hacerle encarar 2022 con hambre. Si no le salen las cosas, la presencia de Hofstetter amenaza con disputarle la jerarquía.

El joven a seguir

Plantilla tirando a veterana, en este caso. Hay unos cuantos corredores con temporadas por delante que resultan interesantes, pero ya en la franja de los 25 o 26 años. Hablamos de Miguel Eduardo Flórez o Connor Swift, sobre todo. Por debajo de esta generación, poco donde escoger, además de los ya mencionados Verre y Vauquelin. Pero la apuesta es clara: Matis Louvel (1999).

Su sorpresiva victoria en la Vuelta a Castilla y León adorna su hoja de resultados. Pero no es del todo aislado. Por ejemplo, en la Vuelta a la Comunidad Valenciana se asomó al top10 final gracias a una buena crono e hizo buenos puestos en clásicas franco-belgas otoñales. Alto, potente, atesora punta de velocidad, rueda bien, pasa repechos… Cuenta con margen para definir sus especialidades y sacarles rédito.

Comparte
Publicado por
Borja Barbesà

Artículos recientes

la tercera temporada de “El dia menos pensado” ya tiene fecha de estreno

Los amantes al ciclismo estamos de enhorabuena y es que ya tenemos fecha oficial para…

11 marzo 2022

Multa y retirada de carnet para Remco Evenepoel

No todo son alegrías en casa de Remco Evenepoel. El ciclista del equipo Quick Step…

11 marzo 2022

La verdadera marea naranja. La pasión por el Euksaltel Euskadi

Naranja más ciclismo igual a Strava. ¡Error! La verdadera marea naranja del ciclismo es la…

11 marzo 2022

La bicicleta ideal. Lo que te interesa saber

Hay muchas bicicletas en el mundo con una cantidad infame de modalidades, marcas, modelos y…

10 marzo 2022

La Volta a Catalunya: etapas, perfiles y recorrido

La Volta a Catalunya ha presentado las etapas, los perfiles y el recorrido completo de…

10 marzo 2022

Jumbo Visma consigue su segundo triplete en la Paris Niza

La actuación del equipo Jumbo Visma en la prestigiosa Paris Niza está siendo espectacular. El…

9 marzo 2022