Categories: Noticias

La nueva vida de Federico Martín Bahamontes, a los 94 años

Publicidad

Hoy cumple 94 años Federico Martín Bahamontes, ‘el águila de Toledo’, el primer ganador español del Tour de Francia en 1959. Un hombre que hoy vive en Valladolid donde se recupera de una osteoporosis.

 

-¿Cómo te llamas? -le pregunto.

-¿Cómo se va a llamar la hija de un campeón? -contesta ella.

Publicidad

Victoria. Ella se llama Victoria y es una de los hijos de Federico Martín Bahamontes, ‘El águila de Toledo’ que hoy cumple 94 años (felicidades, campeón).

Federico Martín Bahamontes, que fue el primer ganador español del Tour de Francia en 1959, está hoy en la cama de un hospital en Valladolid por culpa de la osteoporosis, esa enfermedad que tantas veces es culpa de la edad y que provoca una disminución de la masa ósea.

-Ahora está con una medicación muy fuerte, pero nos ha dicho el traumatologo que en un mes estará mejor -explica Victoria, que justifica que su padre ahora prefiera no hablar, pues se siente “bastante cansado”.

Publicidad

Pero lo importante es que a su edad la cabeza le funciona estupendamente.

-Mi padre siempre será un campeón -explica su hija que, al inicio de la pandemia, cuando cerraron Madrid, convenció a su padre para que se fuese con ella a la Posada Real de Villanueva, en Valladolid.

Desde entonces, Bahamontes vive en Valladolid donde, más allá de estos problemas de huesos, se comporta como un hombre feliz.

Nuestra felicidad también es la de recordar a un hombre de su categoría, la de felicitarle hoy por su cumpleaños. Se lo digo a su hija y asiente, claro.

Publicidad

-Mi padre es mi padre -dice Victoria.

Bahamontes fue un hombre que, antes de ganar a Anquetil, tuvo que pedirle permiso a su madre para ir a correr un Tour en Francia.

Bahamontes también fue el hombre que abrió el camino en el 59 cuando en España no se sabía lo que era el Tour de Francia, que era una prueba que se corría por naciones.

Bahamonres fue, por encima de todo, un rebelde con causa, un hombre que duró 19 años corriendo en los que jamás perdió el hambre de victoria y en los que encontró lo que buscaba: el Tour del 59 cambió su vida, le permitió abrir una tienda y situarse para siempre.

Y no fue fácil. Tampoco era fácil en el 59 porque había mucha competencia y había primeras figuras en todos los países. Pero entonces apareció Federico Martín Bahamontes, que venía de ganar la Vuelta a Suiza.

Y volaba. Era un hombre que volaba en la bicicleta  y que, sólo en los 12 kilómetros de subida al Puy de Dome, le metió cuatro minutos a Anquetil y
dejó a seis corredores fuera de control.

Por eso nunca nos cansaremos de volver a relatar sus hazañas.

Las hazañas de un campeón que, a los 94 años, sigue desafiando a la vida, que es lo que ha hecho siempre.

Y esta gente nunca se cansa de luchar.

Es la fuerza de la costumbre.

Publicidad
Comparte
Publicado por
Alfredo Varona
Publicidad

Artículos recientes

Hábitos saludables para ciclistas

Los deportistas cada vez se cuidan más y los ciclistas no son para nada la…

21 julio 2022

Una parte de nosotros murió en Hautacam

El Tour llega hoy a la cima de Hautacam, donde hace 26 años un ciclista…

21 julio 2022

La agonía de Jakobsen y de los esprinters: el fuera de control

En una etapa del Tour de Francia hay muchos triunfos.  Están los que copan todas…

20 julio 2022

Los datos no engañan. Egan Bernal, listo para competir

El algodón no engaña y los entrenamientos tampoco. Esta semana Egan Bernal colgaba en sus…

20 julio 2022

La victoria más emotiva de Hugo Houle: dedicatoria a su hermano fallecido

Hugo Houle se ha impuesto en solitario en la 16ª etapa del Tour de Francia,…

19 julio 2022

5 errores en la alimentación del ciclista

Somos lo que comemos. No había una mejor frase para dar comienzo a esta publicación…

19 julio 2022