Filippo Ganna prepara la Paris Roubaix en un velódromo

Uno de los grandes alicientes de la Paris Roubaix del próximo domingo será el de ver a Filippo Ganna en acción. El italiano no cabe ninguna duda de que es uno de los mejores rodadores del mundo y afrontará con mucha ambición el tercer monumento de la temporada.

El corredor del Ineos Grenadiers ha preparado a conciencia la cita y cabe recordar que además de tener una gran potencia en el terreno llano su destreza encima del adoquín no es ni muchísimo menos mala. En 2016 ya ganó la Paris Roubaix Sub23 y ahora pretende hacer lo mismo entre las grandes figuras mundiales. No lo tendrá fácil y es que por delante suyo encontramos a otros grandes favoritos como Mathieu Van der Poel, Mads Pedersen, Kasper Asgreen, Stefan Kung o su compañero Tom Pidcock.

Lo que está claro es que su intención y su gran objetivo en esta parte de la temporada es el de alzar los brazos en el mítico velódromo de Roubaix. Sin embargo, su victoria nos pillaría bastante por sorpresa y es que el italiano no ha corrido ninguna clásica de adoquín en lo que llevamos de temporada.

No deja de parecer curioso también que su puesta a punto haya sido precisamente en un velódromo y es que tal y como avanzó Cyclingnews el campeón olímpico de persecución individual ha simulado el ritmo de carrera en dichas instalaciones.

De esta forma y a través del ciclismo en pista consigue simular los esfuerzos más intensos de la Paris Roubaix. Con esto es de suponer que el trabajo de fondo está más que realizado y que con estas puntillas de intensidad solo pretende poner la guinda al pastel.

Para ello utiliza también el famoso ciclomotor de la pista. La conocida Derny le permite entrenar a su rebufo y simular de esta forma la velocidad y la sensación de rodar en pelotón o en un grupo de escapados. La intensidad es máxima y perder cualquier metro puede suponer la pérdida de la carrera.

La decisión de Ganna sorprende, pero no es la primera vez que un ciclista hace una simulación de carrera curiosa. En 2016 el australiano Matthew Hayman ganó la Paris Roubaix después de entrenar prácticamente de forma integra en el rodillo. El corredor del Orica Greenedge sufrió una tremenda caída semanas antes del acontecimiento y las fracturas le impedían salir a la calle por las vibraciones así que tuvo que inventárselas con un rodillo. Dicho logro también sirvió para dar a conocer mundialmente la famosa aplicación de Zwift.

 

Comparte
Publicado por
Aleix Serra

Artículos recientes

La mujer que hace mejor a Pogacar es una futura abogada

Urška Žigart es una ciclista eslovena que tiene dos años más que él. Compagina los estudios…

25 abril 2022

La cuarta edición de la Gran Fondo Lloret Costa Brava, todo un éxito

Gran jornada de ciclismo la que se ha vivido este domingo en la Costa Brava.…

24 abril 2022

Chris Froome y el Tour de Francia. ¿Sueño o posibilidad real?

Han pasado cinco años desde que Chris Froome levantara su último Tour de Francia, de…

22 abril 2022

El ciclismo de larga distancia. ¿Salud o temeridad?

El boom de la larga distancia sigue apretando con fuerza al mundo del ciclismo y…

22 abril 2022

El ciclista con el que no nos portamos bien

Eric Caritoux es hoy un agricultor de 61 años que en 1984 le ganó la…

22 abril 2022

Categoría de ciclismo de montaña y tipos de MTB

Los tipos de ciclismo de montaña componen un mundo amplio, cada uno con sus peculiaridades.…

21 abril 2022