El descanso en el ciclismo. Todo lo que debes saber

Entrenamiento, nutrición y descanso. Seguramente no hace falta ni recordar que estos 3 conceptos forman la parte básica y esencial en la preparación de cualquier deportista.

Los ciclistas no son las excepción y es que el ciclismo exige y mucho de las 3 partes.

Que hay que entrenar, creo que todo el mundo lo tiene claro. Aquí no hay secretos ni regalos. O entrenas como es debido o no esperes resultados.

Algo parecido ocurre con la nutrición. La famosa frase de “somos lo que comemos” cobra especial sentido en un deporte en el que las exigencias calóricas y nutricionales son máximas.

Pero y el descanso? Que pasa con el descanso? Pues que a menudo, demasiado a menudo, es el gran olvidado tanto por parte de deportistas como incluso de preparadores físicos.

El descanso el gran olvidado del ciclismo

El descanso en el ciclismo es absolutamente necesario e indispensable. Sin descanso seremos incapaces de asimilar las cargas de trabajo y sin descanso lo único que terminaremos consiguiendo es la aparición de una fatiga que nos mermará nuestro estado físico y mental.

En los casos más extremos una fatiga prácticamente crónica que puede desencadenar en mayores problemas tales como insomnio, irritabilidad o anemia.

Además conviene recordar que descanso significa descanso. Actividades como salir a pasear, irse de cena y tomar copas hasta bien tarde o irse 3 horas a recorrer tiendas durante las rebajas no son lo que precisamente entenderíamos por descanso.

planificar el descanso es tan importante como planificar el entrenamiento. Foto: FB Team Bahrain

Evidentemente cada persona se lo tomará muy diferente en función de su situación personal y de sus objetivos. No tendrá la misma importancia, ni deberá ser tan preciso el descanso en un Sub 23 que aspira al profesionalismo que en un padre de familia que suerte tiene con poder salir a evadirse una vez cada 15 días. Los dos son ciclistas, los dos merecen el máximo respeto pero evidentemente su necesidad y concepto de descanso no será el mismo.

En definitiva lo más importante es tener claro que para progresar hay que descansar y que sin un descanso reconfortante, suficiente e ininterrumpido será imposible aplicar el concepto de la supercompensación. En este sentido recuerda la frase “No somos lo que entrenamos, sino lo que asimilamos”. Como se acostumbra a decir en el argot ciclista a veces el mejor entrenamiento es un buen descanso.

Descanso activo y recuperación activa

En los últimos años parece haberse instaurado la moda de la recuperación activa. Un concepto sumamente interesante pero que a menudo tiende a jugar como una arma de doble filo.

El concepto de “soltar piernas” se esta empezando a tomar a la ligera y no seria la primera vez que encuentras a un compañero de equipo o de grupeta “soltando piernas” a 250 vatios.

“No somos lo que entrenamos, sino lo que asimilamos”

La recuperación activa, o lo que vendría a ser el concepto de regeneración muscular activa puede utilizarse siempre que sea con criterio y respetando los parámetros tanto de intensidad como de volumen.

Nada de apretones, nada de calentones ni nada de subir puertos con toda la “traca” metida.  Plato pequeño, cadencia alta y a oxigenar el musculo.

La recuperación activa, lo que vendría a ser una salida regenerativa, no debería superar los 60 o 90 minutos de duración y su intensidad será siempre a un nivel aeróbico bajo. En zonas de potencia lo equivalente a la Zona 1 (o incluso Z0 para algunos preparadores).

Este tipo de salidas pueden resultar especialmente interesantes el día después de un gran esfuerzo. Por raro que parezca nuestro cuerpo es probable que se sienta algo mejor y tengamos menos dolor muscular si nos movemos que si permanecemos todo el día tumbados.

En cualquier caso también entra en juego un tema más personal. A algunas personas les sientan bien estas sesiones de recuperación activa, mientras que a otras lo que mejor les va es un descanso absoluto. Conocerse a uno mismo es fundamental para saber lo que mejor le funciona al organismo.

El dia de descanso puedes aprovechar para darte un merecido masaje

¿Descanso total?

Lo del descanso total en ocasiones tiende a confundirse como algo negociable. Lo que en absoluto es así.

El descanso total será necesario al finalizar la temporada, momento en el que nuestro cuerpo agradecerá un parón total de por lo menos 15 días o tres semanas, pero también en diferentes puntos de la preparación especifica.

Descansar periódicamente es importante no hacerlo puede acarrear problemas como el temido sobreentrenamiento. En este sentido mi recomendación es que no te lo tomes como que entrenar más siempre es mejor. Prioriza la calidad frente a la cantidad.

Orgánicamente y metabólicamente el descanso total es necesario. Regenerarás tejido muscular, tu cuerpo se relejará e incluso podrás aprovechar el día de descanso para hacerte un masaje o generar un superávit calórico que te vendrá a las mil maravillas de cara a afrontar los próximos entrenamientos.

Es muy importante que los días de descanso también los planifiques. Forman parte de tu rutina y al fin y al cabo son un día más del entrenamiento semanal. 

Si te lleva un entrenador habla con él a menudo. Transmítele como te sientes y en conjunto planificad estos días de descanso en las jornadas que puedan encajarte mejor también a nivel personal.

Cada cuanto tengo que descansar?

¿Bendita pregunta verdad? Pues la verdad es que no hay una respuesta definitiva a esto.

Cada organismo asimila diferente las cargas de entrenamiento y no todo el mundo necesita el mismo descanso ni con la misma frecuencia.

Además el descanso necesario para cada persona puede variar en función de la edad, la condición física, el sexo y evidentemente la salud o el momento de la temporada.

Si te encuentras en pleno mesociclo o afrontando las primeras salidas de la temporada es posible que durante esas semanas “descanses” dos o incluso tres veces por semana, mientras que si estas a un mes de tu gran objetivo, el descanso será menos recurrente pero también más necesario y esperado.

Es muy importante que aprendas a escuchar tu cuerpo, que le des al organismo lo que pide y que ante la duda siempre priorices el descanso frente a una salida no productiva. Si llevas varias noches en vela, te sientes cansado o te ha surgido un problema personal o un imprevisto, tampoco conviene que te martirices. Entiende que lo mejor y lo más acertado es descansar. Afortunadamente tendrás muchos días para poder apretarte las tuercas.

Comparte
Publicado por
Aleix Serra

Artículos recientes

Floy Landis. De ganar el Tour a triunfar vendiendo cannabis

Corría el año 2006 y el Tour de Francia afrontaba la primera edición sin Lance…

20 julio 2021

🚥 Del 10 al 1, las notas del Tour

➓ El factor Van Aert y Van der Poel De acuerdo, ninguno de los dos ha…

19 julio 2021

Los frenos de Pogacar. Disco para la galería y zapata para los días clave

Pasan los años y sigue sin llegar el ciclista que sea capaz de ganar un…

19 julio 2021

Consejos y claves para afrontar tu primera marcha cicloturista

Si ya llevas un tiempo practicando el ciclismo de carretera, seguro que habrás oído hablar…

18 julio 2021

Las pruebas de ciclismo en los Juegos Olímpicos de Tokio

Con un año de retraso por culpa de la pandemia, el próximo 23 de julio…

16 julio 2021

Andar o bicicleta: ¿qué ejercicio adelgaza más?

Andar, correr, subirse a la bici de montaña o quedarse en la estática, ¿qué deporte…

16 julio 2021