Categories: Noticias

El autónomo que es número 1 del mundo. “No lo cambio por un trabajo fijo en la administración”

Publicidad

A cambio de 30 horas semanales, David Valero es el número 1 del mundo en mountain bike. Un hombre de 33 años que antes trabajó de mecánico de bicicletas y de agricultor con su padre. “Soy una de las 100 personas que hay en el mundo que viven de mi deporte”.

 

Hijo de agricultor en Baza (Granada), David Valero respira esfuerzo. En su vida deportiva todo se ha cocinado a fuego lento. Tiene 33 años. El verano pasado fue bronce en los JJOO de Tokio. También abre los ojos al futuro. “Me quedan, como mínimo, cuatro o cinco años”, añade él, casado desde los 25 y padre de un niño de cuatro.

Le confieso que nunca he hablado con un número 1.
Alguna vez habrá hablado.

Publicidad

Le digo que no.
También es mi primera vez. Nunca había sido número 1. Estoy contento porque se demuestra el trabajo. He sido muy regular durante todo el año y me ilusiona que se reconozca para seguir trabajando.

¿Trabaja mucho?
Al final, entreno todos los días. A la semana, calculo que haré unas 30 horas semanales entre bicicleta, gimnasio, core y estiramientos.

Los trabajadores sueñan con trabajar 35 horas semanales.
Pero también le digo una cosa. Mi trabajo no se especifica en horas. Estoy las 24 horas del día pensando en esto. No cierro nunca el negocio. No dejas de pensar nunca en lo que tienes que comer o en lo que tienes que descansar. Como dice usted, es como la funeraria con la diferencia de que aquí no hay turnos. Aquí estoy yo sólo, como los autónomos.

Publicidad

Pero usted es autónomo.
Si, ahora sí, cotizo como autónomo.

¿Y cómo le va?
Me dedico a esto. Es un deporte minoritario que a mí me da para vivir. A lo sumo, hay 100 personas en el mundo que viven del mountain bike y yo soy uno de ellos. No me puedo quejar. No sé me ocurre.

¿Lo cambiaría por un trabajo fijo en la administración?
No, no, de ninguna manera. Hago lo que me gusta. Mi afición es mi trabajo. Gracias a mi afición cambió mi vida. Yo trabajaba en una tienda como mecánico de bicicletas. Antes estuve en el campo con mi padre en la plantación de cereales y hortalizas y la recogida de la aceituna.

La agricultura también es muy dura.
Yo creo que más que esto, sí.

Publicidad

¿Más?
Es mucho más sacrificado. Crea mucho más desgaste. Mi padre tiene 64 años y todavía sigue en el campo. Aún no se ha jubilado. Pero, en definitiva,  es distinto. Yo puedo ir más estresado en competición.  Pero el día a día no es el mismo.

El caso es que el número 1 es usted.
Es difícil decir que eres el número 1 en tu trabajo: ya lo hemos hablado. Siento orgullo y satisfacción. Se reconoce lo que estoy haciendo. Puedo ser hasta un ejemplo para los chavales. Tengo 33 años y me ha costado llegar hasta aquí.  He tenido que sacrificar mucho en mi vida.

¿Por ejemplo?
He tenido que pasar muchos días fuera de casa. Estoy 200 días al año fuera de media. Pero lo valoro y no me quejo, porque el día que no sea así lo echaré de menos. Son etapas de la vida.

¿Y lo había soñado antes?
Nunca lo había pensado. Ha ido todo sobre la marcha. Pero ha venido así.  Ha sido un cúmulo de cosas. Primero, porque pude dedicarme a esto. Seguro que hay gente con más calidad que yo que no ha podido hacerlo.

Al principio perdería dinero.
Seguro. Era mi hobby y lo tenía que pagar. Es más, lo compaginaba con mi trabajo. Estaba mucho más cansado. De mecánico de bicicleta trabajaba ocho horas diarias. Era un horario comercial.

¿Se siente ahora en la gloria?
Estoy contento. Nunca me vi en esta situación. Es nueva para mí.  Los valores son los valores. Nadie es más que nadie. Pero hay que intentar ser el primero en lo tuyo.

Hay trabajos como el de su padre o el mío que apenas te ofrecen esa posibilidad.
Sí, eso es verdad. Pero esa es la suerte es que yo tengo en el mountain bike y por eso estamos hablando ahora.

¿Y no le agobia hablar de usted?
No es para tanto. A mí por la calle me reconocen poca gente a no ser que sea un evento de ciclismo. Este deporte necesita más publicidad. Sobre todo porque la gente lo practica mucho ya que te permite interactuar con la naturaleza.

¿Cuántos años le quedan?
Mínimo cuatro o cinco años. Quiero llegar hasta los JJOO de París. No creo que haya tocado techo. Tengo que seguir. El éxito no me despista a los 33 años. Al contrario. Me hace estar contento. Me ayuda a seguir luchando.

¿Ganaría usted a Pogacar o Evenepoel en mountain bike?
No sé.  No le he visto nunca. No hemos tenido esa oportunidad. Sí le puedo decir que Pidcock en el Mundial hizo cuarto y yo segundo. Pero cada tiene su disciplina. Es como preguntarme si yo sería un buen ciclista de carretera. No lo sé porque no lo he hecho nunca.

 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Alfredo Varona
Publicidad