Inicio Noticias El amor imposible de Indurain en la Vuelta a España: no ganó...

El amor imposible de Indurain en la Vuelta a España: no ganó ni una etapa

Es una de las espinas de la Vuelta, que comienza hoy. A lo máximo,  Miguel llegó a ser segundo en la general por detrás de Melchor Mauri en 1991, en el año que Indurain iba a ganar su primer Tour de Francia.

 

En la Vuelta a España de 1985, Miguel Indurain, con 20 años, fue maillot amarillo durante cuatro días. Fue la primera vez que supimos de él, que lo vimos en las alturas en una grande (más allá de lo que habíamos leído en el Tour del Porvenir). Fue en la segunda etapa en Ourense tras haber realizado un gran prólogo en Valladolid (segundo detrás de Osterbooch).

Sin embargo, la Vuelta a España se iba a convertir en el amor imposible de Indurain. ¿Por qué? La respuesta es clara. La Vuelta nunca fue su prioridad. Y en el único año, que pudo ganarla, se encontró con un Melchor Mauri intratable en las contrarrelojs. Fue en 1991. Acabó segundo de la general y ése mismo año Miguel iba a lograr su primer Tour.

Su vida iba a cambiar para siempre: todo se iba a supeditar al Tour de Francia y en aquellos años no hubo manera de encajar la Vuelta a España (que se corría en el mes de abril) en su calendario.

Indurain ganó 5 Tours de Francia y dos Giros de Italia. Es más,  se puede recordar que ganó 12 etapas en el Tour y cuatro en el Giro. Y, sin embargo, en la Vuelta a España nunca llegó a ganar a ni una sola etapa. Extraño pero real como la vida misma.

Participó en ocho ediciones de la Vuelta. De hecho, la Vuelta fue su primera (1985) y última grande (1996) cuando debió retirarse por una infección vírica en la etapa de los Lagos de Covagonda y que, sin imaginarlo siquiera, iba a significar su retirada definitiva del ciclismo.

Fue un amor imposible el suyo con la Vuelta a España, que comienza hoy en Utrecht. Aquí empezó y acabó todo.

Siempre nos quedará aquel jovencito de 1,90 centímetros, que parecía en las antípodas de un escalador, que en 1985, al día siguiente de ser segundo en el prólogo,  lograba el maillot amarillo.

Después,  tuvo años en los que parecía que no progresaba hasta 1990 cuando fue séptimo.  Aquel año hay que recordar que fue como ayudante de Delgado que ganó la general.

La historia de Indurain en la Vuelta a España se resume, por lo tanto, con letras minúsculas.  Se retiró cuatro veces de las que participó (86, 87, 88 y 96).

Fue 84 clasificado en 1985 y 92 en 1986 hasta los años 90 y 91, en los que fue séptimo y segundo. Y entonces parecía que tarde o temprano llegaría su momento. Pero al final no fue así.  Nunca fue así.  Tuvimos que aceptarlo, tal y como nos lo recuerdan hoy las escrituras de la Vuelta.

 

 


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de BICIO

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad