Ciclocomputadores Garmin GPS para ciclismo: la guía definitiva

Los ciclocomputadores GPS se han convertido en un complemento prácticamente imprescindible para todo ciclista. Ya sea en la carretera o en la montaña, es cada vez más difícil ver a un amante de la bicicleta sin su ciclocomputador montado en la parte delantera de su bici. Garmin es, sin duda, una de las marcas de referencia en este campo y una de las elecciones preferidas por los consumidores. A continuación, os presentamos una guía de lo más completa sobre ciclocomputadores Garmin GPS.

Escoger ciclocomputador no es tarea fácil. La variedad de opciones que ofrece la marca norteamericana hace que esta decisión necesite algo de reflexión y análisis. Lo más importante es tener en cuenta nuestras necesidades y el uso que le vamos a dar para decantarnos por la opción más adecuada. No es lo mismo si queremos comprar un ciclocomputador pensado para la competición o para pasarlo bien el domingo con los compañeros de grupeta.

Y en estos factores, no solo entra el precio, que también. Hay factores como el tamaño, la facilidad de uso, los datos que ofrece, la posibilidad de conectarlo con otros accesorios de la marca y con las principales plataformas de entrenamiento, la navegación por GPS o la duración de la batería, que también son muy importantes.

Garmin ofrece opciones para todos los gustos, necesidades y bolsillos. En esta guía, repasamos los modelos más actuales, pensados específicamente para la práctica del ciclismo.

Ciclocomputadores Garmin GPS


Garmin Edge 130

Ciclocomputador Garmin Edge 130 – Foto: Garmin

Empezamos este recorrido por el fascinante universo de los ciclocomputadores Garmin con el Garmin Edge 130. Un modelo que, de primeras, podríamos definir como “pequeño pero matón”. Un ciclocomputador que llegó al mercado cómo relevo del Edge 25, hasta el momento el dispositivo más pequeño de la marca americana.

El Edge 130 es una buena opción para aquellos ciclistas que busquen un ciclocomputador sencillo, pero con garantías. No os dejéis engañar por su tamaño ya que es práctico y bastante completo: integra todas las características básicas y no tan básicas de un Garmin Edge.

El 130 es mucho más que un simple cuentaquilómetros e incorpora funciones inteligentes marca de la casa de Garmin. Así pues, se puede conectar rápidamente con cualquier Smartphone. La sincronización vía bluetooth o ANT+ nos ofrece la posibilidad de pasar los datos de forma inalámbrica a Garmin Connect o a Strava, activar funciones “live”, como los Live segments de Strava tan populares a día de hoy o el LiveTrack. Esta última, es una función propia de Garmin que permite que familiares o amigos puedan seguir en todo momento tu posición real gracias a la señal GPS.

A nivel de compatibilidad de sensores, el Edge 130 es compatible con sensores de frecuencia cardiaca, cadencia, velocidad y potencia siempre que estos emitan señal bluetooth o ANT+.

El Edge 130 presenta una estética minimalista. Una dimensión reducida tanto de pantalla como de estructura y peso que lo define cómo un ciclocomputador elegante y fino para cualquier tipo de bicicleta. A nivel funcional el 130 cuenta con 5 botones y la pantalla que tiene es en blanco y negro. El gadget también incorpora funciones habituales como el autopause, o la resistencia al agua IPX7.

Respeto a la navegación del 130, es muy básica y se visualiza a través de líneas de dirección en blanco y negro, de giros y cambios de dirección de los trayectos que tengamos guardados en Garmin Connect o en favoritos de Strava. Algo que en carretera puede ser suficiente.

El Garmin Edge 130 puede encontrarse en el mercado a partir de unos 120€, si hablamos del kit básico. Si queremos incluir el pack de frecuencia cardíaca, cadencia o la opción de MTB, sube un poco el precio, pero no llega a los 200€.

También de puede interesar este análisis más en profundidad del Garmin Edge 130.

Garmin Edge 130 Plus

Una vez visto el Garmin Edge 130, pasamos a analizar a su hermano mayor. O, mejor dicho, el dispositivo que viene para sustituirlo: el Garmin Edge 130 Plus. Una versión que visualmente es idéntica – mismas medidas, peso y tamaño de pantalla – pero que incluye algunas novedades respeto al Edge 130, sobretodo a nivel de funciones. Ninguna es nueva, las hereda de modelos superiores.

El nuevo Garmin Edge 130 Plus incluye ClimbPro, una de las funciones estrella de los dispositivos de gama alta que permite al ciclista visualizar las subidas y los puertos de montaña de forma individual. De esta forma, puedes ver cuánto te queda por corona y gestionar las energías. También ofrece la posibilidad de planificar y subir sesiones de entrenamiento avanzadas creados con Garmin Connect o descargados de Traning Peaks.

El Garmin Edge 130 Plus es la nueva versión del Edge 130 – Foto: Garmin

En este ciclocomputador también podemos encontrar nuevas métricas específicas de MTB como el Grift (la dificultad del trayecto), el Flow (la fluidez entendida cómo la eficacia con la que el ciclista mantiene la velocidad durante una ruta) y el contador de saltos con velocidad, distancia y tiempo en el aire. Sin olvidarnos de la detección de accidentes, la compatibilidad con rodillos inteligentes o el nuevo chipset GNSS de Sony.

Es importante destacar también que la batería dura un poco menos que la del Edge 130. Según el mismo fabricante, pasamos de 15 horas a 12 horas de autonomía. Con todo, es un modelo muy similar al anterior y, por lo tanto, recomendable para aquellos que busquen un ciclocomputador completo, versátil y funcional, pero sin entrar en muchísimos detalles y especificaciones más técnicas.

El Garmin Edge 130 Plus lo puedes adquirir en Amazon desde 199,99 euros con el kit básico. Si le queremos añadir la correa de frecuencia cardíaca HRM-Dual, sale por 249,99 euros.

Garmin Edge 520 Plus

En esta ocasión, cambiamos de serie y nos adentramos al modelo Garmin Edge 520 Plus. Una versión mejorada del Garmin Edge 520, ya descatalogado por la compañía americana. En este sentido, si el 520 era uno de los ciclocomputadores de Garmin más exitosos de los últimos años, el 520 plus también está destinado a serlo porque añade algunas novedades sobre todo en cuánto a navegación.

El Garmin 520 Plus presenta una buena calidad-precio – Foto: Garmin

Es un modelo efectivo y útil tanto para ciclistas más exigentes como para aquellos aficionados que busquen algo fiable y de dimensiones relativamente pequeñas. Una opción de buena calidad precio si lo que se quiere es combinar entrenamiento, sin dejar de lado la navegación.

El Garmin 520 Plus cuenta con una infinidad de funciones y presenta la habitual conexión y vinculación con sensores tanto vía bluetooth como ANT+. A las funciones clásicas de registro de actividades hay que sumarle la posibilidad de utilizar Strava Live o de disponer de una especie de “entrenador personal” que se encarga de estimar tus horas de recuperación al finalizar la actividad. Si se vincula con un sensor de potencia y de frecuencia cardíaca también se puede aprovechar el auto calculo acerca de el Vo2 max y de los diferentes umbrales de potencia y de frecuencia cardíaca.

Además, como decíamos, ha mejorado respeto a la versión 520 en navegación. El Plus dispone de un mapa rutable en color que permite seguir rutas giro a giro, recalcular las mismas y volver al punto de inicio, la función Tendline que permite ver las rutas más populares de la zona, entre otros. Además, la gran mejoría la encontramos en la memoria que tiene, con 15 GB que nos permite incluir más mapas sin necesidad de conexión y de ir descargando y borrando zonas por falta de espacio.

También incorpora la detección de accidentes que nos permitirá enviar mensajes de emergencia si sufrimos algún problema. Por el contrario, no dispone de conectividad Wi-Fi, ni de la función ClimbPro.

Seguramente, el Garmin 520 Plus sigue siendo una de las opciones que presenta una mayor calidad-precio de la gama de ciclocomputadores. Y por poco menos 210 euros se puede encontrar en Amazon.

Garmin Edge Explore

El Garmin Edge Explore lo podemos calificar como una versión que sigue la línea de toda la saga de dispositivos con apellido “Explore” “Edge” y “Touring”. Navegación, buena conectividad y facilidad de uso serían sus tres señas de identidad. Un ciclocomputador que da un paso adelante en relación a los modelos de gama más baja en cuánto a recopilación de datos y navegación.

El diseño es similar al Garmin 1030 que veremos más adelante, pero hay cambios significativos. Es decir, no es una copia de su hermano mayor con funciones muy reducidas. El Garmin Edge Explore podría competir con el 820 explore y el Edge explore 1000 pero con algunas modificaciones de diseño.

El Garmin Edge Explore es ideal para el cicloturismo – Foto: Garmin

La pantalla es táctil y las dimensiones del dispositivo son de 55x 105×22 mm. El peso es de 116 gramos según el fabricante y con una duración de la batería de 12 horas.

La navegación es sinonimo de Garmin Cycle Map y de la función trendline, manteniendo idénticas en este ámbito las prestaciones que también ofrece su hermano mayor, el Edge 1030. Destacar que, con este sistema, la navegación es más intuitiva que en versiones anteriores y el avance en comodidad y facilidad de uso es significativa. Además de estar pensado específicamente para recorridos en bicicleta.

El gran atractivo del dispositivo en la faceta de navegación llega con la función Trendiline, una novedad que ya incorporan otros dispositivos y que resulta interesante para cicloturistas y apasionados de una tendencia al alza como es el Bikepacking. Mediante el uso de Trendline puedes examinar las rutas ciclistas más frecuentadas de la zona y en base a ello te recomienda en apenas unos segundos de carga diferentes rutas y alternativas ciclables.

Conectar e interactuar con diferentes dispositivos sigue siendo muy fácil gracias a la tecnología ANT+, además de incorporar también las funciones de Livetrack y Grouptrack.

Para resumir, el Garmin Edge Explore es muy parecido en términos de navegación y recopilación de datos al 1030. Las diferencias importantes las encontramos en el ámbito del entrenamiento específico y funciones de cálculo automático. Así, por ejemplo, no incorpora la estimación del V02 Max, el control de recuperación, los datos de entrenamiento por potencia ni los segmentos de Strava Live.

Así pues, este ciclocomputador que se puede encontrar en Amazon desde 221 euros está pensado sobretodo para aquellos que busquen un dispositivo funcional, intuitivo y a un precio razonable. Es decir, más enfocado al cicloturismo.

Si quieres más detalles del Garmin Edge Explore, échale un vistazo a este artículo dónde se analiza en particular este ciclocomputador.

Garmin Edge 530

El Garmin Edge 520 es un ciclocomputador de gama media – Foto: Garmin

Seguimos analizando los ciclocomputadores en esta guía completa para decidir la mejor opción y subimos un peldaño para detenernos en el Garmin Edge 530. Posiblemente, uno de los modelos estrella de la firma americana que llegó al mercado hace dos años para reemplazar el ya exitoso Edge 520.

La principal característica de esta serie 500, y a tener en cuenta en el momento de escoger, es que Garmin sigue sin querer dar el salto al sistema táctil: los botones siguen siendo el formato para dar las ordenes al dispositivo. Eso sí, los del Edge 530 están más trabajados que los del primer 500 que con el paso del tiempo podían dar algunos problemas por desgaste.

Con unas dimensiones de 50 x 82 x 20 mm, un peso de 78 gramos y una batería de 20 horas recargable en funcionamiento, este ciclocomputador incorpora la mayoría de prestaciones que hemos visto hasta el momento en otros dispositivos. Por citar cuatro ejemplos: los sensores ANT + y Bluetooth, la opción de sincronización con otros dispositivos y sensores, la creación de trayectos y rutas populares, y el Garmin Cycle Map, el Livetrack y Garmin Connect IQ.

El procesador y la capacidad del dispositivo por conectarse a la red a través de Wifi también mejora, lo que permite calcular rutas y recorridos de forma mucho más rápida. El Edge 530, además, presta una atención especial a los aficionados del MTB gracias a las métricas específicas para Mountain Bike que muestran y calculan la dificultad de los trayectos y la fluidez de las bajadas.

Pantallas con registros personales – Foto: BICIO

La navegación también es mucho más propicia al MTB ya que se incluyen datos de la plataforma Trailforks con información real y actualizada de los senderos por los que estamos rodando. Estas funciones inteligentes permiten, por ejemplo, escoger la ruta más rápida, con menos kilómetros o la que presente menos metros de desnivel. Sin olvidarnos de la posibilidad de crear trayectos a medida y de forma rápida, buscando ubicaciones exactas en el mapa que incorpora de serie.

Otra gran función que ofrece el Edge 530 en al apartado de navegación es la posibilidad de crear e importar rutas y segmentos directamente a través de Strava. Por lo tanto, adiós a los cables, los tracks descargados y los ficheros .tcx o .gpx que tantos dolores de cabeza llevaban. El ClimbPro también viene incluido, entre otras funciones inteligentes relacionadas con el entrenamiento.

Así pues, el Garmin Edge 530 es muy recomendable para aquellos ciclistas aficionados que quieran un ciclocomputador GPS para ciclismo con ciertas funciones inteligentes. En Amazon se puede comprar en oferta.

Si después de leer esto, aun quieres más información sobre el Garmin Edge 530, te recomendamos que leas este análisis detallado del Edge 530 con características, opinión y compra.

Garmin Edge 830

Entramos ya en el que podríamos considerar como el podio de Garmin. Al menos, en referencia al precio de salida y a las prestaciones que ofrecen los siguientes ciclocomputadores. En este sentido, la medalla de bronce se la llevaría el Garmin Edge 830.

El Garmin Edge 830 es un ciclocomputador de lo más completo – Foto: Garmin

De entrada, el Edge 830 presenta muchas similitudes con el 530. A nivel de carcasa y de estructura, los dos dispositivos los podríamos considerar gemelos. Pero hay diferencias. Y destacables. Una es el tamaño, que aunque no lo parezca, el 830 es un poco más reducido y, por supuesto, el sistema de la pantalla táctil, un cambio significativo. Las medidas de este dispositivo son de 49 x 73 x 21 mm y el peso es de tan solo 67 gramos.

Tanto el 530 como el 830 están pensados para un perfil de ciclista que ya lleva un tiempo dandole a los pedales y buscan un ciclocomputador que sea más que un simple GPS. Es decir, buscar un dispositivo inteligente para monitorizar todas sus actividades y datos. Y el 830 es un todo terreno en funcionalidad, versatilidad, mapas y, por encima de todo, pantalla táctil.

La mejora del procesador es notable, con lo que las rutas se cargan con más rapidez. Además, una de las principales diferencias con el 530 a nivel de navegación es que permite realizar trayectos hacia puntos de interés general como gasolineras, estaciones… algo que no es posible con el 530.

También dispone de Trailforks, ClimbPro, compatibilidad con Varia, detección de incidentes, mensajería de grupo, alarma de bicicleta al Smartphone en caso de que se mueva de lugar si hemos parado a beber agua o tomar algo, Livetrack, notificaciones inteligentes, Connect IQ, sincronización con Garmin Connect, la posibilidad de crear e importar segmentos y rutas de Strava, y un largo etcétera.

El Garmin Edge 830 destaca por su pantalla táctil – Foto: Garmin

Las mejoras también llegan de la mano del control de entrenamiento inteligente. Las funciones automáticas de control de recuperación son más precisas ya que en el algoritmo de cálculo se suman otros factores destacados como la temperatura, la altura o la humedad. La aproximación y el cálculo es más real y preciso.

Un sinónimo del 830 es versatilidad, por lo que su público potencial es mucho más amplio que el de un Edge 1030 o el de un Edge 130. Estamos ante una opción de compra perfecta para los que quieran un GPS con mapas, pantalla táctil y fácil de usar. El precio es un poco más elevado que el de sus hermanos pequeños y se puede encontrar en Amazon a buen precio el kit básico y si le añadimos los sensores de frecuencia cardíaca, velocidad y cadencia sale algo más caro pero también bastante ajustado.

También te pueden interesar:

Garmin Edge 830. Análisis, características, opinión y compra.

Garmin Edge 830: como navegar y crear rutas

Diferencias Garmin Edge 830 vs 530. Comparativa y opinión

Garmin Edge 1030

El Garmin Edge 1030 con su caja correspondiente – Foto: BICIO

Nos metemos de lleno en los ciclocomputadores de gama alta de la firma americana, con el Garmin Edge 1030, que en su día llegó para sustituir al Edge 1000. Un dispositivo pensado para los ciclistas más exigentes y que lo quieran tener todo bajo control en sus salidas en bicicleta, ya sea de carretera o de MTB.

El tamaño de la pantalla se incrementa respecto al 530 y 830, por lo que lo convierte en un dispositivo ideal para la navegación GPS y el seguimiento de rutas ciclistas vía track. También incorpora pantalla táctil, con una buena sensibilidad y resolución lo que favorece el manejo, además de poder bloquear el sistema táctil pulsando el botón de encendido durante nuestro recorrido.

El 1030 está pensado para aquellas personas que no les importe ni cargar con unos gramos de más. Aun así, el 1030 sigue siendo un dispositivo perfecto tanto para la competición como para la práctica del cicloturismo. Ofreciendo al ciclista una pantalla grande, intuitiva y con una gran variedad de datos a tiempo real.

Tiene una autonomía cercana a las 20 horas superando las 13-14 horas que ofrecía el antiguo Edge 1000, lo que nos permite cargarlo de manera menos habitual. Con esta autonomía podremos pasar prácticamente toda la semana de entrenamiento sin necesidad de cargar nuestro dispositivo GPS. Además, se le puede añadir una batería externa oficial de Garmin, pensada para las pruebas de larga distancia, con lo que se puede llegar a las 40 horas.

Pantalla táctil bloqueada del Garmin Edge 1030 – Foto: BICIO

La navegación es uno de los puntos fuertes. Primero, por su facilidad de uso y manejo, y después gracias a la incorporación también un mapa totalmente ciclista (el Garmin Cycle Map) con el que te va a calcular las diferentes rutas. A diferencia de otros dispositivos, también ofrece la posibilidad de ir de un sitio a otro sin necesidad de preparar la ruta previamente en el ordenador.

Como el 830, también dispone de ClimbPro, compatibilidad con Varia, detección de incidentes, mensajería de grupo, Livetrack, notificaciones inteligentes, Connect IQ, sincronización con Garmin Connect, la posibilidad de crear e importar segmentos y rutas de Strava, conectividad Bluetooth, ANT+, Wi-Fi y un largo etcétera.

El nuevo dispositivo de alta gama de Garmin también ayuda a pautar y regular mejor las cargas de entrenamiento y a alcanzar la condición física deseada. El ciclocomputador cuenta con diferentes funciones de auto-entrenamiento que te a través de diferentes valores indicarán la efectividad de las sesiones.

Además, también nos da datos gracias al Training Effect en el que se muestra el porcentaje de actividad que hace referencia a un trabajo aérobico y otro al anaeróbico, ideal para saber la intensidad de la actividad. Es un dispositivo de alta gama que ofrece información de los diferentes indicadores de que dispone: cadencia, pulsaciones, potencia, velocidad etc. Con lo que sin duda es un dispositivo ideal para utilizar junto a un buen potenciómetro para ciclismo.

El Garmin Edge 1030 lo puedes adquirir en Amazon a partir de 555 euros.

Garmin Edge 1030 Plus

A nivel estético el GPS es algo más estético y elegante

Y llegamos al final de esta guía completa para escoger el mejor ciclocomputador Garmin con el que es, seguramente para muchos, la joya de la corona de la marca americana. Estamos hablando del Garmin Edge 1030 Plus. Tal y como ya hiciera con otros modelos y con la idea de seguir ofreciendo versiones mejoradas para la misma gama de producto Garmin decidió sacar al mercado este nuevo modelo.

El hermano mayor del Edge 1030, llega al mercado con un diseño algo más compacto y completamente negro. Con lo que gana en elegancia y finura. Y en la línea, en cuánto a imagen, del Edge 830 y 530. Además, las imágenes se ven ligeramente más nítidas y menos azuladas.

Una de las primeras diferencias que encontramos con el 1030 está en la memoria (pasa de 16GB a 32GB) y la autonomía (incrementa 4 horas, pasando de 20 a 24). A nivel de prestaciones también se ha mejorado el procesador. Un cambio que el usuario apenas notará, más allá de ganar algo de tiempo a la hora de cargar trayectos y recorridos dentro de un mapa.

Los mapas también han visto incrementada su oferta dentro del dispositivo. Ahora cualquier versión del Edge 1030 plus vendrá con mapas rutables de América, África y Europa.

La novedad más importante la encontramos con las sesiones de entrenamiento personalizadas. Es decir, el propio Garmin es capaz de sugerirnos en función de métricas inteligentes unos tipos de sesiones u otras. El V02 Max, la carga de entrenamiento o los datos de potencia y pulso serán algunos de los factores que modificaran estos plannings.

Así pues, las diferencias se encuentran en pequeños detalles que irán en función de las necesidades más específicas de cada ciclista. Lo que está claro es que estos dispositivos de gama alta de Garmin ofrecen unas prestaciones y una cantidad de datos más que suficientes para la gran mayoría de aficionados a la bicicleta. En este caso concreto, el diseño y también el precio acabarán de decantar la balanza para los más indecisos.

Puedes comprar en oferta el Garmin Edge 1030 Plus a través de Amazon.

Comparte
Publicado por
BICIO

Artículos recientes

Adelanta a un equipo profesional con bicicleta de paseo y sin pedalear.

Muchas veces nos olvidamos de que la bicicleta es más que un deporte. Un medio…

2 mayo 2021

Ácido láctico en el ciclismo: ¿Qué es y cómo afecta?

Hay muchos conceptos que rodean el mundo del ciclismo y del deporte en general. Uno…

1 mayo 2021

Colombia frente a Ecuador. La disputa por el reinado del ciclismo sudamericano.

El ciclismo es un deporte cada vez más global y así lo reflejan también la…

30 abril 2021

Podcasts indispensables sobre ciclismo

Hasta la fecha, en BICIO hemos recomendado películas sobre ciclismo, documentales para ver en el…

30 abril 2021

Rafa Nadal ya tiene su propia bici: una Mondraker de MTB

El tenista Rafa Nadal también se suma al mundo del ciclismo y lo hace de…

29 abril 2021

Julián Gorospe, a los 61 años: “Ahora, el médico importa más que el director”

Fue uno de los mejores de la generación de Perico Delgado con el que no…

29 abril 2021